Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa Francisco, "Juan Bautista" de nuestro siglo

Ary Waldir Ramos Díaz - Radio Vaticano - publicado el 24/05/14

Así le describió el patriarca latino de Jerusalén en la Misa en el Estadio de Amman

El Papa Francisco ha precidido este sábado la Misa en el International Stadium de Amman en Jordania en el marco de su viaje a Tierra Santa.  Durante la celebración 1.400 niños han hecho la comunión y el Patriarca Latino de Jerusalén se ha dirigido al Papa Francisco comparándolo a Juan el Bautista.“Usted es el bautista de nuestro siglo, que prepara el camino para nuestro Salvador” dijo. 

Antes de la ceremonia, el Papa ha dado una vuelta entre la multitud en el jeep abierto para dar la mano y saludar a las personas. En una verdadera fiesta de las culturas unidas en la fe, el canto litúrgico del hosanna ha sido cantado en árabe, al igual que el padre nuestro. 

Un gesto significativo ha sido el intercambio de la paz durante la ceremonia, además recordando la búsqueda de la pacificación de los conflictos en acto en Medio Oriente y sobre todo considerando el conflicto en Siria, que comparte la frontera con Jordania.

Se ha destacado la presencia de los refugiados cristianos de varias nacionalidades (palestinos, sirianos, iraquíes) en la Misa en el Estadio de Amman. La convivencia pacífica entre musulmanes y cristianos en Jordania es un ejemplo, así también lo ha destacado el Papa en su discurso. En este sentido, la misa ha sido un verdadero encuentro de fraternidad. 

Antes de la bendición del Pontífice, el Patriarca latino de Jerusalén, Fouad Twal le ha dirigido palabras de agradecimiento y reconocimiento. “Santo Padre, grande es nuestra alegría en encontrar en su persona a Jesucristo, que está en medio a nosotros” dijo. 

Francisco el nuevo bautista 

“Vemos la bonita figura de Juan Bautista, patrón de Jordania. Usted Santo Padre es el bautista de nuestro siglo, que prepara el camino al Salvador y exige la conversión del corazón. Qué alza su voz contra toda injusticia, contra toda violencia en defensa de los más débiles. Santo Padre necesitamos tanto de su palabra serena, fuerte, y decidida. Pero no por último, necesitamos de su sonrisa y de su buena salud”, afirmó el Patriarca latino de Jerusalén 

Detrás del altar se ha puesto una tienda, símbolo de la tradición jordana y signo de convivencia pacífica entre todos los pueblos. La tienda de color negro ha sido puesta en medio a las figuras de las dos imágenes representativas de los dos papas Juan XXIII y Juan Pablo II, detrás del la Cruz. 

El Patriarca ha recordado que la fiesta espiritual de recibir al Sucesor de Pedro en Tierra Santa coincide con la fiesta nacional de Jordania. “La Jordania guiada por su majestad, Real Al-Husseini de Amman, festeja con orgullo, la fiesta de independencia, junto al gobierno, al pueblo, y las instituciones educativas y sociales, que le auguran su bienvenida para que usted pueda asegurar en la fe a los fieles y a los pastores”.  

El líder espiritual confirmó que el Papa en este viaje podrá ver con sus ojos “los tantos desafíos que el Patriarcado latino de Jerusalén tiene delante”. La diócesis de Jordania representa la parte más numerosa por cantidad de familias e instituciones, así como un numeroso grupo de sacerdotes y seminaristas en la región. 

“La Tierra Santa conoce demasiadas divisiones” afirmó. La Iglesia Católica está comprometida en un esfuerzo de unidad, sobretodo en su interior. “Somos una Iglesia que escucha y acompaña al pueblo de Dios con sus modestas fuerzas”. “Jordania es una Iglesia pequeña y de recursos modestos pero es rica de su elemento humano”. 

Canonización de María Alfonsina

Por otro lado, el Patriarca ha pedido al Papa por el pronto anuncio de la canonización de la beata, Maria Alfonsina, la co-fundadora de la Congregación de las Monjas del Rosario, la Unica Congregación autóctona de Tierra Santa. 

Además, el Patriarca ha denunciado las inmigraciones forzadas de los más jóvenes. “No hay una familia cristiana en Jordania que no tenga un hijo en el exterior. Las mejores mentes emigran. “Es una verdadera hemorragia humana”.

El Papa después de dar la bendición a los fieles y de salir de la sacristía, se ha trasladado a Betania más allá del Jordán, lugar del bautismo de Jesús. El Papa también encontrará en la Iglesia latina a los refugiados sirios y a los jóvenes discapacitados. 

Homilía pronunciada por el Papa Francisco:

En el Evangelio hemos escuchado la promesa de Jesús a sus discípulos: "Yo le pediré al Padre que les envíe otro Paráclito, que esté siempre con ustedes" (Jn 14,16). El primer Paráclito es el mismo Jesús; el "otro" es el Espíritu Santo.
Aquí nos encontramos no muy lejos del lugar en el que el Espíritu Santo descendió con su fuerza sobre Jesús de Nazaret, después de que Juan le bautizara en el Jordán (cf. Mt 3,16). Hoy me dirigiré allí. Así pues, el Evangelio de este domingo, y también este lugar, al que, gracias a Dios, he venido en peregrinación, nos invitan a meditar sobre el Espíritu Santo, sobre su obra en Cristo y en nosotros, y que podemos resumir de esta forma: el Espíritu realiza tres acciones: prepara, unge y envía.

En el momento del bautismo, el Espíritu se posa sobre Jesús para prepararlo a su misión de salvación, misión caracterizada por el estilo del Siervo manso y humilde, dispuesto a compartir y a entregarse totalmente. Pero el Espíritu Santo, presente desde el principio de la historia de la salvación, ya había obrado en Jesús en el momento de su concepción en el seno virginal de María de Nazaret, realizando la obra admirable de la Encarnación: "El Espíritu te llenará, te cubrirá con su sombra –dice el Ángel a María- y tú darás a luz un Hijo y le pondrás por nombre Jesús" (cf. Lc 1,35). Después, el Espíritu actuó en Simeón y Ana el día de la presentación de Jesús en el Templo (cf. Lc 2,22). Ambos a la espera del Mesías, ambos inspirados por el Espíritu Santo, Simeón y Ana, al ver al Niño, intuyen que Él es el Esperado por todo el pueblo. En la actitud profética de los dos videntes se expresa la alegría del encuentro con el Redentor y se realiza en cierto sentido una preparación del encuentro del Mesías con el pueblo.

Las diversas intervenciones del Espíritu Santo forman parte de una acción armónica, de un único proyecto divino de amor. La misión del Espíritu Santo consiste en generar armonía –Él mismo es armonía– y obrar la paz en situaciones diversas y entre individuos diferentes. La diversidad de personas y de ideas no debe provocar rechazo o crear obstáculos, porque la variedad es siempre una riqueza. Por tanto, hoy invocamos con corazón ardiente al Espíritu Santo pidiéndole que prepare el camino de la paz y de la unidad.

En segundo lugar, el Espíritu Santo unge. Ha ungido interiormente a Jesús, y unge a los discípulos, para que tengan los mismos sentimientos de Jesús y puedan así asumir en su vida las actitudes que favorecen la paz y la comunión. Con la unción del Espíritu, la santidad de Jesucristo se imprime en nuestra humanidad y nos hace capaces de amar a los hermanos con el mismo amor con que Dios nos ama. Por tanto, es necesario realizar gestos de humildad, de fraternidad, de perdón, de reconciliación. Estos gestos son premisa y condición para una paz auténtica, sólida y duradera. Pidamos al Padre que nos unja para que seamos plenamente hijos suyos, cada vez más conformados con Cristo, para sentirnos todos hermanos y así alejar de nosotros rencores y divisiones, y amarnos fraternamente. Es lo que nos pide Jesús en el Evangelio: "Si me amáis, guardaréis mis mandamientos. Yo le pediré al Padre que os dé otro Paráclito, que esté siempre con vosotros" (Jn 14,15-16).

Y, finalmente, el Espíritu envía. Jesús es el Enviado, lleno del Espíritu del Padre. Ungidos por el mismo Espíritu, también nosotros somos enviados como mensajeros y testigos de paz.

Qué necesidad tiene el mundo de nosotros como mensajeros de paz, como testigos de la paz. Es una necesidad que tiene el mundo, el mundo nos pide que lo hagamos. Llevar la paz, dar testimonio de la paz.

La paz no se puede comprar: es un don que hemos de buscar con paciencia y construir "artesanalmente" mediante pequeños y grandes gestos en nuestra vida cotidiana. El camino de la paz se consolida si reconocemos que todos tenemos la misma sangre y formamos parte del género humano; si no olvidamos que tenemos un único Padre del cielo y que somos todos sus hijos, hechos a su imagen y semejanza.

Con este espíritu, abrazo a todos ustedes: al Patriarca, a los hermanos Obispos, a los sacerdotes, a las personas consagradas, a los fieles laicos, así como a los niños que hoy reciben la Primera Comunión y a sus familiares. Mi corazón se dirige también a los numerosos refugiados cristianos, también nosotros, en nuestro corazón, nos dirigimos a ellos, a los numerosos refugiados cristianos provenientes de Palestina, de Siria y de Iraq: lleven a sus familias y comunidades mi saludo y mi cercanía.

Queridos amigos, queridos hermanos, el Espíritu Santo descendió sobre Jesús en el Jordán y dio inicio a su obra de redención para librar al mundo del pecado y de la muerte. A Él le pedimos que prepare nuestros corazones al encuentro con los hermanos más allá de las diferencias de ideas, lengua, cultura, religión; que unja todo nuestro ser con el aceite de la misericordia que cura las heridas de los errores, de las incomprensiones, de las controversias; la gracia de enviarnos, con humildad y mansedumbre, a los caminos, arriesgados pero fecundos, de la búsqueda de la paz. Amén.

Tags:
papa franciscotierra santaviaje apostólico
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.