Aleteia

¿Qué es el “Regina Coeli” y cómo se reza?

Comparte
Comenta

La oración a la Virgen que en el tiempo pascual sustituye al Ángelus

El Regina Coeli (Reina del cielo) es una oración que los fieles rezan a la Virgen María en lugar de la oración del Ángelus durante el tiempo pascual, desde la Vigilia de Pascua hasta el medio día del sábado de Pentecostés.
 
Cantar a María “¡Alégrate!” es una tradición que se remonta al siglo XII y que fue extendida por la comunidad de los franciscanos, según informa Gaudium Press.
 
Como muchas oraciones, las primeras palabras que la componen le dan su nombre, que la Iglesia recuerda aún en su latín original: Regina Coeli.
 
Esta antífona mariana es uno de los cuatro himnos del tiempo de Pascua que se incluyen en la Liturgia de las Horas, y que se rezan desde el Sábado Santo, víspera de la Resurrección del Señor, hasta el domingo después de Pentecostés.
 
Forma parte de la oración litúrgica nocturna llamada Completas. Su brevedad y sencillez, además de su hermoso significado teológico, hacen de esta oración una de las más bellas expresiones de la alegría pascual.
 
Se desconoce el origen del Regina Coeli, pero una bella tradición lo atribuye a San Gregorio Magno, Pontífice y Doctor de la Iglesia, quien habría escuchado los
primeros tres versos de la boca de los ángeles mientras realizaba procesión descalzo por las calles de Roma. A la composición celestial el Santo Papa habría añadido únicamente la cuarta frase de la oración: "Ruega por nosotros a Dios".
 
La antífona original es adaptada para ser recitada como oración, de una forma similar a la del Ángelus, tomando su forma presente y agregando una oración final:
 
V. Alégrate, Reina del cielo. Aleluya.

 
R. Porque el que mereciste llevar en tu seno. Aleluya.
 
V. Ha resucitado, según predijo. Aleluya.

 
R. Ruega por nosotros a Dios. Aleluya.
 
V. Gózate y alégrate, Virgen María. Aleluya.

 
R. Porque ha resucitado Dios verdaderamente. Aleluya.
 
V. Oremos: Oh Dios que por la Resurrección de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, te has dignado dar la alegría al mundo, concédenos por su Madre, la Virgen María, alcanzar el gozo de la vida eterna. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
 
R. Amén.

Comparte
Comenta
Temas de este artículo:
oracionpascuavirgen maria
Newsletter
Recibe Aleteia cada día