Aleteia

Oración a Cristo Rey

CHRIST THE KING STATUE
Comparte

De un joven Juan XXIII: «Me consagro a tu servicio, para la vida y para la muerte, Tú me ofreces, como emblema, y como arma de guerra, tu cruz»

¡Salve, oh Cristo Rey!
Tú me invitas a luchar en tus batallas,
y no pierdo un minuto de tiempo.
Con el entusiasmo que me dan mis 20 años y tu gracia,
me inscribo animoso en las filas.

Me consagro a tu servicio, para la vida y para la muerte.
Tú me ofreces, como emblema, y como arma de guerra, tu cruz.
Con la diestra extendida sobre esta arma invencible
te doy palabra solemne y te juro con todo el ímpetu de mi amor juvenil
fidelidad absoluta hasta la muerte.
Así, de siervo que tú me creaste, tomo tu divisa,
me hago soldado, ciño tu espada, me llamo con orgullo Caballero de Cristo.
Dame corazón de soldado, ánimo de caballero, ¡oh Jesús!,
y estaré siempre contigo en las asperezas de la vida,
en los sacrificios, en las pruebas, en las luchas, contigo estaré en la victoria.

Y puesto que todavía no ha sonado para mi la señal de la lucha,
mientras estoy en las tiendas esperando mi hora,
adiéstrame con tus ejemplos luminosos a adquirir soltura,
a hacer las primeras pruebas con mis enemigos internos.
¡Son tantos, oh, Jesús, y tan implacables!
Hay uno especialmente que vale por todos:
feroz, astuto, lo tengo siempre encima,
afecta querer la paz y se ríe de mi en ella,
llega a pactar conmigo, me persigue incluso en mis buenas acciones.

Señor Jesús, Tú lo sabes, es el Amor Propio,
el espíritu de soberbia, de presunción, de vanidad;
que me pueda deshacer de él, de una vez para siempre,
o si esto es imposible, que al menos lo tenga sujeto,
de modo que yo, más libre en mis movimientos,
pueda incorporarme a los valientes que defienden en la brecha tu santa causa,
y cantar contigo el himno de la salvación.

Beato Juan XXIII. Diario del Alma

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.