Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La deshumanización de un país

© PublicDomainPictures
Comparte

Hay que dejar de ser cómplices o neutros, y volver a ser hermanos para poder frenar el mal

Estamos siendo testigos de acciones que no pueden ser analizadas solamente bajo las premisas de un debate político o económico. La presencia de signos de una cultura de la muerte que secuestra, tortura, practica el ensañamiento y viola los derechos privados y procesales, cambia la impostación de cualquier juicio. No podemos seguir evadiendo la pregunta por el talante humano que hemos ido forjando como nación y que nos ha llevado a ser cómplices del mal, con acciones individuales subestimadas como males menores, que han propiciado un hecho trágico como es la deshumanización de un país.
 
Hay actitudes que deshumanizan: la teología las llama pecado personal o estructural. Cuando se da un proceso de aparente irreversibilidad y se siente que ya no existe nadie que no esté afectado, entonces podemos hablar, como dice Jean Nabert, de un exceso del mal. Es ahí cuando aquello que es injustificable pasa a ser insoportable, pues se pierde la capacidad de escándalo ante la existencia de normas violadas sin límite y el cierre de caminos de pacificación.
 
Hemos vivido, por años, un proceso de acostumbramiento, como lo llamaba Max Picard. Hemos perdido esa línea de demarcación entre la vida y la muerte, el sentido y el sinsentido. Se ha instaurado la triste sensación del morir cotidiano que nos deshumaniza, y se trata de algo peor que temer a la muerte misma porque nos roba la esperanza.
 
Lo más trágico del mal es que tales acciones, según Hayden, nos paralizan, nos convierten en seres superfluos, desmoralizados, quebrantados en nuestra dignidad, y dejamos de tratarnos como seres únicos e irrepetibles. Se impone, entonces, hablar del mal y llamar la atención a la responsabilidad de cada uno, por acción u omisión, en la situación actual. No será la Providencia Divina ni el legalismo formal lo que nos salvará. En una cultura mayoritariamente cristia na cabe parafrasear a Wiesel ante Auschwitz: «ha fracasado el cristianismo». Nos referimos a la crisis en la transmisión profética de esos valores que nos han inspirado.
 
Es imperativo reconocer que hemos fracasado y necesitamos convertirnos. Esto implica, hoy, escuchar a las víctimas, pues son signos vivientes de esa herida abierta que necesita ser sanada; ellas han padecido el mal y claman por una reconciliación nacional. Hay que dejar de ser cómplices o neutros, y volver a ser hermanos para poder frenar el mal. Se atribuye a Burke esta frase: «lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada».
 
El mal no nace por imposición de un régimen, sino de personas que voltean sus miradas ante los males menores, como el de la violencia verbal y física que hoy caracteriza a los que ejercen funciones públicas. Esto «jamás ha hecho otra cosa que destruir… encender las pasiones; acumular odio… y precipitar a los hombres a la dura necesidad de reconstruir… sobre los destrozos de la discordia» (Juan XXIII).
 
Doctor en Teología
 
rlteologiahoy@gmail.com
 
@rafluciani
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.