Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Dia de la Felicidad: Practica la fraternidad

© DR
En sentido de la fraternidad
Comparte

Un libro une la fraternidad y el amor al prójimo con la psicología y la neurociencia

Paloma Rosado ha formado parte del departamento de comunicación de varias ONGs y ha ejercido el periodismo durante más de veinte años. Después de adentrarse en los secretos de la mente e investigar en psicológica perinatal, el duelo infantil y la cooperación social ha decidido publicar la obra: “La revolución de la fraternidad”.
 
Para esta autora, la fraternidad va a ser la gran protagonista de las próximas décadas y explica a Aleteia los últimos treinta años de investigaciones neurocientíficas y psicológicas que confirman que la fraternidad es la llave de la felicidad; de la cotidiana y la trascendente, la que da sentido a la vida del ser humano: “El hecho de que la relación ‘felicidad del ser humano’ y ‘ fraternidad’ nos llegue desde la ciencia, y se suma a lo que llevan siglos exponiendo las grandes tradiciones filosóficas y religiosas. Es revolucionario ¿no crees?”

En el libro hablas de la revolución de la fraternidad. Todos tenemos clara la libertad y la igualdad. ¿Dónde ha quedado la fraternidad?

Pues desgraciadamente arrinconada, olvidada y necesitada de un ‘proceso de restauración’. Ha desaparecido de nuestro imaginario social. Nadie duda de la dimensión ilustrada de la libertad y la igualdad pero… ¿la fraternidad?
 
Fíjate, ni siquiera nos viene a la mente cuando enumeramos cualidades deseables para nosotros o para nuestros hijos. Podemos desear inteligencia, fortaleza, alegría, entusiasmo… pero ¿fraternidad? ni se nos ocurre… Pero creo que ¡al fin! le está llegando su momento a la fraternidad.

Investigaciones neurocientíficas y psicológicas muestran que la fraternidad es la llave de la felicidad. ¿Qué relación hay entre fraternidad y neurociencia?
 
Efectivamente desde que en los años 80 se introdujeron las técnicas de neuroimagen en los laboratorios de psicología y se empezó a estudiar la felicidad y el cerebro del ser humano, se están descubriendo interesantísimas relaciones.
 
Hoy sabemos que la felicidad no perecedera del ser humano se asienta en las actitudes fraternas como la empatía, la compasión, el atruísmo…  Y esto es realmente revolucionario.
 
El hecho de que la relación ‘felicidad del ser humano’ y ‘ fraternidad’ nos llegue desde la ciencia, y se sume a lo que llevan siglos exponiendo las grandes tradiciones filosóficas y religiosas es revolucionario ¿no crees?

El mandamiento del amor: “Amaos los unos a los otros” ¿Tendría entonces base científica?
 
Entro en el campo de la opinión si te lo confirmo. Pero la ciencia no manda, ofrece evidencias objetivas. ¿Qué pasa en el cerebro cuando el individuo reacciona ante un estímulo compasivo? Pues que las zonas relacionadas con el bienestar reciben mayor cantidad de oxígeno, es decir se activan.
 
¿Todo el mundo tiene el mismo sentido de fraternidad o el darse a los demás también puede ser genético? El que es fraterno, ¿nace o se hace?

No lo sabemos aún. Hoy conocemos que la inteligencia tiene una heredabilidad de 0,7 sobre 1 y la extroversión el 0,5 pero sobre la fraternidad no hay datos.
 
Lo que sí se ha estudiado en la universidad de California es que la felicidad está determinada en un 50% por factores genéticos, un 10% por aspectos circunstanciales y en un 40% por factores la propia actitud deliberada e intencional. Es decir, ¡tenemos mucho espacio para actuar sobre ella! Podemos hacer mucho para ser más felices y conseguirlo.

¿Cómo es la felicidad que nace de la fraternidad?

Mira, según Martin Seligman hay tres tipos de felicidad. La que nace del placer de los sentidos, hedonista y perecedera; la que surge al entregarse profundamente a una actividad y sentir que se para el tiempo y la que se da cuando una persona se trasciende a sí misma y se pone al servicio de algo más grande que uno mismo. Esta última es la implica el espíritu fraternal. Aunque, si se puede, lo interesante es poder practicar las tres conjuntamente ya que se pueden sumar…

En un mundo, ahora mismo postmoderno… ¿puede ser el amor y la fraternidad el nuevo principio para cambiar la crisis de valores actual?

No es un nuevo principio, es muy viejo. Pero el hombre postmoderno tiene, por primera vez, acceso a una información para él incuestionable, que le plantea ‘si quieres ser feliz, practica la fraternidad’.
 
No me resisto a resumirte un experimento que se ha hecho recientemente en la Universidad de Chicago. Se colocaron una pareja de ratas en una jaula. Una podía moverse por ella libremente y la otra estaba retenida e inmovil dentro de un tubo transparente. La que estaba libre no paró de dar vueltas y mostrarse inquieta hasta liberarla. Incluso fue así cuando, en una segunda parte del experimento, la tentaron con chocolate. Una de las autoras del estudio afirmaba que, dadas las bases biológicas compartidas en los mamíferos, cuando los seres humanos actuamos sin empatía, vamos en contra de nuestra naturaleza.
 

El altruismo, el darse a los demás, la compasión o la caridad, ¿son sólo cuestiones religiosas, éticas o espirituales?
 
Los nuevos estudios evidencian que no. Son cuestiones históricamente unidas a la religión, la filosofía, la espiritualidad… pero estos experimentos neurocientíficos evidencian que también forman de la psicobiología. Está en nuestra naturaleza. Pero como todos sabemos, el ser humano es libre y elige…
 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.