Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Debemos estar a la altura de las expectativas del otro?

Stefan
Comparte

La verdadera autenticidad pasa por ser fiel a la voluntad de Dios

Qué gran dilema, ¿no? Cuantas veces nos ponemos como metas las metas que el otro tiene para nosotros: mis padres, mi pareja, mis hijos, mis amigos, mis vecinos… ¿Debo ser complaciente con la imagen que el otro tiene de mí?

Las cadenas pueden ser muy pesadas en nuestras vidas… aunque sean cadenas invisibles.

Vivir de prestado

Una vez un amigo me contó que abandonaba todo lo que hasta ese momento constituía su manera de vivir. De pronto se había dado cuenta que había tratado de estar a la altura de las exigencias de los demás. Y así había elegido un estado de vida determinado y se había comportado en consecuencia. Por una circunstancia particular hizo click en su vida y decidió vivirla él “solo”, es decir, de acuerdo a lo que percibía como lo que su conciencia le pedía. Es uno de los tipos más inteligentes que he conocido en mi vida. Por eso me sorprendió lo que me estaba planteando. Hoy lo veo muy feliz con esa su determinación vital.

Cuanta gente que vive de la misma manera. La presión social los condiciona y prefieren contentar al otro antes que angustiarse con respuestas vivenciales que sean las contrarias a las que ellos eligirían. Y conste que no estoy diciendo que eligen obrar el mal. Estoy hablando de elegir entre dos cosas que son igualmente buenas y honestas.

Ser auténtico

Esta es la sed más importante de nuestro mundo actual. Pero… en nombre de la autenticidad se comenten muchas veces disparates. Es que la autenticidad no es hacer lo que me viene en ganas en este momento… todo lo contrario.

La autenticidad es la fidelidad al propio ser, no a la percepción que yo tengo de mi. Por eso la verdadera autenticidad nace de encontrar las raíces mismas de lo que soy. Y esto tiene una fuente precisa: Dios y su plan de amor que me ha creado, redimido y santificado.

La autenticidad no pasa por estar a la altura de las expectativas de los que me rodean. O a mis intereses personales. La verdadera autenticidad pasa por ser fiel a la voluntad de Dios, como decíamos ayer.

¿Me equivoco en esto que he planteado? ¿Qué opinás vos?

Tags:
libertad
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.