Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 15 abril |
San Damián de Molokai
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Tenía razón Lutero? Sí, pero se equivocó

MARTIN LUTHER

DugDax I Shutterstock

Javier Ordovás - publicado el 21/02/14

Católicos y protestantes: puntos comunes y diferencias

“Tengo otras ovejas que no son de este redil, a esas también es necesario que las traiga y oirán mi voz y formarán un solo rebaño con un solo pastor” (Palabras de Jesús en Juan 10,16).

Los primeros cristianos comenzaron a vivir, practicar, evangelizar y, al mismo tiempo, crecían y se organizaban. Fueron definiendo y exponiendo de manera clara y formal la doctrina en la medida en que se encontraban críticas o dudas que reclamaban la seguridad de una definición para mantener una unidad doctrinal, que mantuviera su identidad de institución estable y fiel a la doctrina de Cristo.

Los distintos Concilios fueron convocados precisamente para definir puntos doctrinales y hacer frente a las discusiones suscitadas entre cristianos.

En los concilios también se trataban y dictaban normas de disciplina y organización. Los Concilios han trazado el caminar del Magisterio de la Iglesia.




Te puede interesar:
​¿De dónde salen las normas de la Iglesia católica?

De forma admirable, en los primeros siglos (Concilio de Nicea, año 325) la Iglesia define en el credo:

“Creo en Una Iglesia, Santa, Católica y Apostólica”.

Cada uno de estos adjetivos (notas de la Iglesia) ha hecho correr miles de libros y, por desgracia, ríos de sangre.

Desintegración del cristianismo

Los Doce, incultos, “borrachos del Espíritu Santo” (H 2,14), pusieron los cimientos de esa Iglesia, mientras que ¡paradojas de la vida! los intelectuales, eruditos y líderes como Lutero, Zuinglio, Calvino, pusieron en marcha una estructura religiosa de desintegración, con miles de grupos dispersos por criterios nacionales, atomizados por espíritus locales y dependientes del liderazgo de cada pastor.

Han creado miles de rebaños fuera del redil: luteranos, calvinistas (reformados y presbiterianos), congregacionales, metodistas, anabaptistas, bautistas, pentecostales, adventistas, etc.

A todos ellos se les suele denominar evangélicos, aparte de los anglicanos, que tienen otro origen histórico.




Te puede interesar:
Papa Francisco a evangélicos: “Tenemos el mismo bautismo, caminemos juntos”

Inicios del protestantismo

Todos estos grupos, que  a su vez, se subdividen y fragmentan en  denominaciones, proceden de sus principales líderes del inicio: Martín Lutero, Ulrico Zuinglio, Juan Calvino y John Knox.

En sus inicios, estos fundadores protestantes contaron con un fuerte apoyo político de príncipes de la Europa de entonces, deseosos de debilitar la influencia de la Iglesia de Roma en el Occidente.

La Iglesia llevaba, por entonces, dieciséis siglos defendiendo la unidad; los protestantes llevan más de cuatro siglos generando su propia desunión.

Los protestantes, al no admitir más autoridad doctrinal que la Biblia, con la libre y personal interpretación de cada uno, no pueden establecer una unidad doctrinal.

Puntos comunes entre los protestantes

Entonces cada grupo, con su pastor o pastora, y su denominación tiene su propia doctrina. A pesar de ello hay una serie de puntos comunes entre ellos, que les distancia y separa de la Iglesia Católica,  que suelen resumir en los siguientes:

Sola scriptura”: la única fuente de autoridad para la doctrina está en la Biblia.

Sola fidei”: Solo mediante la fe en Cristo el hombre recibe la salvación gratuita.

Sola gratia”: el hombre recibe la salvación de parte de Dios de forma gratuita. El hombre no puede merecer o adquirir la salvación por sus propios medios.

Solus Cristus”: el único mediador o intercesor entre Dios y los hombres es Cristo: no aceptan la intercesión de los santos.

«Soli Deo gloria”: solamente a Dios se puede dar gloria, adoración y veneración.

En el Concilio de Trento, con sus tres etapas (1545-1563) se abordaron esas afirmaciones de los protestantes. Y se han escrito desde entonces muchas páginas al respecto.


crucifijo desde abajo

Te puede interesar:
Las «rarezas» que dividen a católicos y protestantes

Todo empezó con las indulgencias

Y todo esto empezó por un asunto en el que Lutero tenía razón pero, no supo darle el debido cauce: la explotación comercial de las indulgencias por parte del clero corrupto.

En el mismo Concilio de Trento la Iglesia corrige esos abusos y marca la disciplina en ello y en otros muchos desórdenes de gran parte del clero de la época.

Desde dentro de la Iglesia muchos fieles estaban reclamando la reforma en ese punto y en otros muchos que el propio Lutero no combatió.

El problema del orgullo

El problema de Lutero y otros separados de la Iglesia, como el propio Enrique VIII o algunos de la llamada teología de la liberación, y otros muchos más, sencillamente es la exagerada autoestima de la propia opinión y amor propio, el orgullo frecuente en los intelectuales, que por no dar el brazo a torcer se ven obligados a intentar desarrollar coherentemente su error inicial hasta el final.

Calvino termina por considerarse el único intérprete autorizado de la Biblia y creando su propia Ciudad Estado teocrático en Ginebra.

Enrique VIII, que comenzó como un buen católico, incluso escribiendo un catecismo, realiza un cisma cuando la Iglesia no puede consentirle ni aprobarle más caprichos matrimoniales.




Te puede interesar:
¿Quiénes son los anglicanos y qué les separa del catolicismo?

Un cristiano también puede purificar (unido a Cristo)

Una cosa es denunciar los abusos de las indulgencias y otra negar que un cristiano pueda purgar, expiar y purificar por sus propios pecados y por los ajenos.

Cristo, con su vida, pasión y muerte, rescató, purgó y expió por nuestros pecados: los cristianos, nos unimos a Él cuando le imitamos en eso y nos unimos a su redención.

A partir de ahí, Lutero tiene que negar la posibilidad de que el hombre pueda hacer acciones meritorias y después y, por tanto, que sólo la fe y sólo la gracia pueden salvarnos.

Está negando la libertad y la responsabilidad humanas. Llegan hasta una especie de determinismo paternalista o, al revés, a un paternalismo determinista, como quieras llamarlo.

Finalmente, cada pastor protestante y cada fiel evangélico se convierte en un intérprete autónomo de la Biblia.

Tags:
historialuteroprotestantes
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Dicas de amor
Una hermana es más que una amiga, es la mitad de nuestro corazón
4
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
5
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
6
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
7
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.