Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconEspiritualidad
line break icon

Papa Francisco: También Dios llora, como un padre por sus hijos

Filippo Monteforte/AFP

Pope Francis looks on during an audience with members of the Neocatechumenal Way missionary movement in  Paul VI hall, at the Vatican on February 1, 2014. Francis met with several thousand members of the Neocatechumenal Way, a community founded in Spain in the 1960s that seeks to train Catholic adults in their faith and is known for sending large families as missionaries around the world.   AFP PHOTO / Filippo MONTEFORTE

Radio Vaticano - publicado el 04/02/14

Homilia de hoy en la Domus Santa Marta

También Dios llora: su llanto es como el de un padre que ama a sus hijos y que no reniega nunca de ellos aunque sean rebeldes. Es lo que ha afirmado Papa Francisco esta mañana durante la Misa presidida en la Casa Santa Marta.

Las lecturas del día presentan la figura de dos padres: el rey David, que llora la muerte del hijo rebelde Absalón y Jairo, jefe de la sinagoga que pide a Jesús que cure a su hija. El Papa explica el llanto de David cuando recibe la noticia del asesinato de su hijo, no obstante este luchase contra él para conquistar el reino. El ejército de David ha vencido, pero a él no le interesa la victoria, “espera a su hijo”. ¡Sólo le interesaba su hijo! Era el rey, el jefe del país, ¡pero también era padre! Cuando le llega la noticia del fin de su hijo, se sintió sacudido por un temblor, subió al piso de arriba y… lloró”.

“Cuando se iba decía: ‘Hijo mío, Absalón, ¡hijo mío! ¡Hijo mío, Absalón! ¡Ojalá hubiera muerto yo en tu lugar! Absalón, hijo mío ¡hijo mío!’. Este es el corazón de un padre, que no reniega nunca de su hijo. ‘Es un bribón, es un enemigo. ¡Pero es mi hijo!’. Y no reniega de la paternidad: solo llora. Dos veces llora David por un hijo suyo: esta y la otra vez que llora por la muerte del hijo del adulterio. También aquella vez hace ayuno, penitencia para salvar la vida del hijo. ¡Era su padre!”.

El otro padre es el jefe de la sinagoga, “una persona importante, afirma el Papa, pero ante la enfermedad de la hija no se avergüenza de arrodillarse a los pies de Jesús: ‘Mi hijita se está muriendo, ven a imponerle las manos, para que se salve ¡y viva!’. No se avergüenza”, no piensa en lo que puedan decir los demás, porque es padre. David y Jairo son dos padres.

“¡Para ellos dos lo único que es importante es el hijo, la hija! No hay nada más. ¡Lo único importante! Nos hace pensar en la primera cosa que nosotros le decimos a Dios en el Credo: ‘Creo en Dios Padre…’ Nos hace pensar en la paternidad de Dios. Pero Dios es así. ¡Dios es así con nosotros” ‘Pero Padre, ¡Dios no llora!’ ¡Cómo que no! Recordemos a Jesús cuando lloraba al mirar a Jerusalén: ‘¡Jerusalén, Jerusalén! ¡Cuántas veces he querido recoger a tus hijos, como la gallina reúne a sus polluelos bajo las alas!’ ¡Dios llora! ¡Jesús lloró por nosotros! Y ese llanto de Jesús es figura del llanto del Padre, que quiere que todos estemos con Él”.

“En los momentos difíciles”, destaca Papa Francisco, “el Padre responde. Recordemos a Isaac cuando se va con Abraham a hacer el sacrificio: Isaac no era tonto, se había dado cuenta de que llevaban la leña, el fuego, pero no el cordero para hacer el sacrificio. ¡Tenía angustia en el corazón! ¿Y qué dice? ‘¡Padre!’. Y enseguida le responde: ‘Aquí estoy, hijo mío!’. El Padre responde”. Así, Jesús, en el Huerto de los Olivos, dice “con esa angustia en el corazón: ‘¡Padre, si es posible que pase lejos de mí este cáliz!’. Y los ángeles bajaron a darle fuerza. Así es nuestro Dios: ¡es un Padre! ¡Un Padre así!”. Un Padre como el que espera al hijo pródigo que se fue “con todo el dinero, toda la herencia. Pero el padre lo esperaba” todos los días y “lo vio desde lejos”. “¡Este es nuestro Dios!”, observó el Papa, y “nuestra paternidad”, tanto la de los padres de familia como la paternidad espiritual de obispos y sacerdotes, “debe ser como esta. El Padre tiene una unción que viene del hijo: ¡No puede entenderse a sí mismo sin el hijo! Y por esto necesita del hijo: lo espera, lo ama, lo busca, lo perdona, lo quiere cerca de sí, tan cerca como la gallina quiere a sus polluelos”.

“Volvamos hoy a casa con estas dos imágenes: David que llora y el otro, el jefe de la sinagoga, que se postra ante Jesús, sin miedo a convertirse en vergüenza y que se rían de él. En juego estaban sus hijos: el hijo y la hija. Y con estas dos imágenes digamos: ‘Creo en Dios Padre…’. Y pidamos el Espíritu Santo, porque solo es él, el Espíritu Santo, el que nos enseña a decir ‘¡Abbá, Padre!’. Es una gracia. Poder llamar a Dios ‘¡Padre!’ con el corazón, es una gracia del Espíritu Santo. ¡Pedídsela a Él!”

Tags:
papa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.