Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconA Fondo
line break icon

Una vida no manipulada

© Florence DURAND / SIPA

Ilustración sobre la clonación humana

L'Osservatore Romano - publicado el 03/02/14

El progreso en la investigación ofrece esperanza a métodos que hallan células estaminales sin tener que destruir a los embriones, pero es necesario cambiar de actitud

Ha suscitado interés la publicación de la revista Nature Communication sobre un método que permitiría obtener células de embriones de vasta escala sin destruir al mismo embrión como hasta ahora ocurre.

Es verdad que, como afirma Karl Tryggvason del Karolinska Institute (que ha llevado a cabo el estudio), “existe una gran diferencia ética entre un método de eliminación celular que permite la supervivencia del embrión y un método que le provoca la muerte”. No obstante – comenta Augusto Pessina – aunque esta aproximación podrá salvar la vida a muchos embriones, no resuelve el uso de embriones humanos que se ha vuelto algo común en muchos laboratorios del mundo.

“Sin entrar en el mérito de la fecundación in vitro, quedan – continúa Pessina – algunos aspectos toscos relacionados con esta nueva técnica. Puesto que un embrión tiene un padre y una madre, ¿qué papel tienen los padres en la programación de embriones de uso con objetivo terapéutico? ¿Cuáles son los derechos garantizados a un embrión voluntariamente creado para un uso terapéutico?

Tryggvason declara que, “después del retiro, el embrión puede ser recongelado o “teóricamente” implantado en el útero”. ¿Por qué “teóricamente”? ¿Significa que quizá no sabemos si sobrevivirá y si tendrá un desarrollo normal? Y si tiene un desarrollo y nace, ¿podrá hacer uso de los derechos sobre sus células que serán utilizadas en terapia (quizá por una multinacional farmacéutica)?

Parece evidente que, sin quitar valor al descubrimiento, el problema ético no se ha resuelto porque tiene una raíz antropológica y no técnico-científica. Como afirmaba el gran bioquímico Erwin Chargaff, “nosotros no sabemos qué es la vida. Y, sin embargo, la manipulamos como si fuera una solución salina”. 

Tags:
bioeticacelulas madreembrión
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.