Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 28 octubre |
El Señor de los Milagros
Aleteia logo
home iconActualidad
line break icon

El preso y las pizzas

Eddie Welker

Kathy Schiffer - publicado el 03/02/14

El 6 de mayo de 2007, a Philip Workman se le ofreció una última comida antes de su ejecución por un crimen que no cometió: te sorprenderá lo que escogió

En mayo de 2007, mujeres y hombres sin hogar en Nashville, Tennessee y en todo Estados Unidos se dieron un festín con pizzas vegetarianas, cortesía de un compañero condenado a muerte de nombre Philip Workman, un sin techo, adicto a la cocaína, condenado en 1982 por el asesinado de un policía de Memphis seguido de un robo fracasado a un restaurante de la cadena Wendy’s.

En los años siguientes, sin embargo, Workman- restablecido de las drogas- encontró su camino en Cristo. El reverendo Jane Fisler Hoffman, un ministro de Cristo de la Iglesia Unida, que visitó a Workman en prisión y a la esposa del ex policía, explicó el encuentro de este preso con Dios.

Habló de no haber encontrado sentido en el cristianismo hasta que tuvo un sueño en el que caía en un profundo hoyo. Una cuerda bajaba hasta él. Estaba seguro de que la cuerda se alejaría de él, pero lo intentó de todas maneras. La cuerda no se movió y él escaló hasta el piso de su celda. Sintió que Dios lo había alcanzado y lo había sacado de su desesperación. Desde entonces comenzó a leer, a rezar y a estudiar la Biblia”.

Al mismo tiempo, el caso contra Workman había comenzado a aclararse: cinco de los originales jurados firmaron una declaración jurada renunciando a la sentencia y al veredicto, citando evidencias balísticas y médicas que no habían sido presentadas en el juicio original, y que apuntaban en la escena a un tiroteo accidental de otro oficial.

Además, un testigo de la acusación, Harold Davis, se retractó en su testimonio anterior, admitiendo que había rellenado un informe falso para recolectar una recompensa que le permitiría comprar drogas.

En 2000, tanto el ex abogado del distrito que había llevado el caso como la hija del policía asesinado pidieron al gobernador que le concediera clemencia a Workman.

A pesar de la nueva información, la pena y la sentencia se llevaron a cabo; a las 2.00 a.m. del miércoles 7 de mayo de 2007, Workman fue ejecutado por inyección letal.

El último día de su vida se le permitió escoger su última comida; y en lugar de escoger una suntuosa última comida para él, Workman pidió que se les diera una pizza vegetal a todos los sin techo localizados cerca de la Riverbend Maximum Security Institution. La prisión rechazó la petición, basándose en que iba en contra de sus políticas hacer actos de caridad.

Al extenderse en las noticias la muerte de Workman esa mañana, los ciudadanos locales supieron de su generosidad en sus últimas horas. Primero unos cuantos, luego más y más personas comenzaron a encargar pizzas para entregarlas a los centros para personas sin hogar.

Una mujer alcanzó los 1.200 dólares al comprar 150 pizzas, que fueron entregadas al Rescue Mission de Nashville. El presiente del People for the Ethical Treatment of Animals leyó la historia y mandó otras 15 pizzas vegetales a la Rescue Mission. Una estación de radio de Minneapolis ordenó 17 pizzas para entregar al Oasis Center, un refugio en Nashville que ayuda a unos 260 adolescentes en crisis. Al pasar la noche, más pizzas se entregaban al centro. Y mientras los diarios nacionales informaban sobre esta historia, los sin techo de todo el país recibieron pizzas vegetales, un tributo  al hombre de suave voz que llevaba puesta una gorra de béisbol en la que estaba escrito: “¿Qué haría Jesús?”.

La vida de Workman había terminado; pero su historia continúa. También continúan las controversias sobre la pena capital en los Estados Unidos.

Tags:
derechos humanosestados unidospena de muerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa cuenta que vio un milagro por intercesión de la Virgen de...
2
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lectores en la misa
3
QUIÑONEZ
Pablo Cesio
Álex Quiñónez, una muerte cargada de violencia que vuelve a enlut...
4
ABUSE
Pablo Cesio
La niña de 11 años embarazada tras ser violada que reabre el deba...
5
Hardship of Life
Dolors Massot
Premio Siena Award a la fotografía de un refugiado sirio con su h...
6
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.