Aleteia

Dominicos salen a las calles de Washington a cantar villancicos

© DR
Comparte

Algunos religiosos respondían a los que se paraban a preguntar

El blanco hábito con solemne capa negra que distingue a los dominicos no estaba esta vez en los púlpitos o en el confesionario, sino en las calles de la capital de los Estados Unidos. Y no propiamente predicando o exhortando sino… cantando.
 
Hermanos estudiantes y frailes de la Casa Dominica de Estudios, junto con las Hermanas Dominicas de Santa Cecilia y las Hermanas Dominicas de María, se trasladaron de su priorato o convento para cantar villancicos a los transeúntes de las céntricas calles de Washington, el pasado 16 de diciembre.

Es claro que los transeúntes no permanecieron indiferentes ante el sacro espectáculo, y algunos de ellos paraban para preguntar sobre lo que ocurría, y de ahí a indagaciones sobre el sentido de la Navidad, sobre el catolicismo.
 
Para ellos, había también religiosos que no cantaban, pero que los atendían diligentemente.
 
El Hermano Dominico Vicente Ferrer Bagan, quien dirigió el coro, explicó que los hermanos y hermanas esperaban llegar a la gente cantando los "cantos de alegría de la Navidad".
 
Este es el segundo año consecutivo en el que los hermanos han ido a cantar villancicos en el centro. La tradición comenzó como una actividad de los estudiantes para el Año de la Fe.
 
"A uno de los hermanos se le ocurrió la idea", dijo el hermano Bagan, y los otros hermanos concordaron en que era una buena iniciativa salir a las calles "en el espíritu de la Nueva Evangelización" , para " recordar a la gente la realidad de Dios en el mundo", en torno a la Navidad.
 
"Haces algo cultural o creativo o algo así, y la gente empieza a hablar", explicó el Padre Benedict Croell, director de vocaciones de la Provincia dominica, y agregó que el "recorrido de los villancicos" es un método de evangelización en sintonía con el carisma de la orden dominica, que incluye estar "afuera con la gente e implicado con la cultura".
 
"Queremos llevar el Evangelio a la gente. La humanidad que todos compartimos y el reconocimiento de quién es Dios", resaltó el Padre Croell, eso "es lo que queremos testimoniar ".
"Nuestro esfuerzo fue simplemente difundir una cierta alegría de la Navidad", dijo . "Estamos aquí para desearles una Feliz Navidad".
 
Artículo originalmente publicado en Gaudium Press.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.