Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 18 septiembre |
Santa Hildegarda de Bingen
home iconEspiritualidad
line break icon

Dios (y no la TV) en el centro de la familia

© DR

Monseñor Jaume Pujol - SIC - publicado el 18/12/13

Todo lo que constituye un hogar es bueno –también el televisor, por supuesto- pero debemos procurar que quede espacio preferente para Dios

En 1917, en plena Primera Guerra Mundial, el papa Benedicto XV añadió a las letanías del Rosario la jaculatoria “Reina de la paz”, implorando la paz del mundo. En la clausura del concilio Vaticano II, Pablo VI pidió que añadiéramos otra: “Madre de la Iglesia”, para poner a la Iglesia bajo la protección de la Virgen. El último añadido a las letanías, es de Juan Pablo II, y fue “Reina de la familia”. Son tres preocupaciones, expresadas de este modo, por diversos pontífices: la paz, la Iglesia, la familia.

Este domingo último del año, la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada Familia, presentándonos el ejemplo del hogar de Nazaret en el que confluyeron las tres personas más amadas por los cristianos: Jesús, María y José.

Son un modelo de fe y fidelidad. Allí está la Virgen María, aquella que “conservaba todas las cosas en su corazón”, aquel corazón que iba a ser traspasado de dolor, según la profecía del anciano Simeón en el templo.

La alegría y el dolor se mezclaron en las vidas de María y de José. Los evangelistas nos dejan pocas palabras de la Virgen y ninguna del santo patriarca, pero sí nos cuentan sus acciones, siempre movidas por los mensajes que Dios le enviaba, desde la aceptación de su esposa en momentos de duda, hasta la huida y retorno de Egipto.

En la familia de Nazaret, Dios ocupa un lugar central. El jefe de la familia, José, y la madre, María, viven en función de Jesús. Y aquí podemos preguntarnos: ¿ocupa Dios un lugar central en nuestra casa? ¿O lo ocupa el televisor?, por poner un ejemplo.

Todo lo que constituye un hogar es bueno –también el televisor, por supuesto- pero debemos procurar que quede espacio preferente para Dios. No vaya a pasar como en algunos hogares que yo he visto en los que hay tanta cantidad de muebles, mesitas, cuadros, alfombras, jarrones y otros adornos, que puede resultar incómodo vivir allí.

Supongo que se me entiende. Lo que deseo es alertar para que la cantidad de ocupaciones y preocupaciones que pueda albergar una familia, no le lleve a dejar en último término su relación con Dios, que es el sello de toda familia cristiana.

Cuando era pequeño, en mi pueblo y en tantos otros, llegaba a casa una capillita de madera que contenía tres figuras: la Virgen, San José y el Niño en medio. La dejaban en casa unos días, le encendíamos una vela y rezábamos ante ella. Luego, los niños generalmente, la llevábamos a una casa vecina para que continuara el recorrido.

Falta muy poco para que termine un año y comience otro: 2014. Con este motivo se preparan toda clase de celebraciones. Está muy bien, pero démosle un sentido a este cambio en el calendario, más allá de las campanadas, las uvas y los fuegos artificiales. Hagamos el propósito de recibir, junto al Año Nuevo, a Jesús en nuestros corazones y en nuestra familia. Y pidamos que Jesucristo sea siempre el centro de nuestras vidas.

Por monseñor Jaume Pujol Bacells, Arzobispo de Tarragona. Artículo publicado orginalmente por SIC 

Tags:
diosfamilia

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Gelsomino del Guercio
Los asombrosos diálogos entre el diablo y un exorcista del Vatica...
2
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
3
Maria Paola Daud
Quiso usar una Hostia para hacer brujería y… comenzó a sangrar
4
PAURA FOBIA
Cecilia Pigg
La oración corta que puede cambiar un día estresante
5
VACCINE
Jaime Septién
¿Covid-19: vacunarse o no vacunarse?
6
BEATRIZ
Pablo Cesio
¿Dónde está Beatriz? El extraño caso de la mujer que desapareció ...
7
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.