Aleteia

Rezar entre fogones

Comparte

Unas sencillas recetas para rezar en familia

Permiso, gracias y perdón nos decía el Papa hace unas semanas. Son las tres palabras calve a poner en práctica para lleva adelante nuestra familia…pero junto a ellas, nos recordaba el Papa Francisco el último domingo de octubre en el encuentro con todas ellas en Roma, no debemos olvidar el papel de la oración; oración en el seno del matrimonios cristiano: “Rezar juntos el esposo por la esposa y viceversa porque lo necesitan para el largo viaje de la vida que realizan juntos.

Esto lo ha entendido y lo ha puesto en práctica perfectamente, de forma muy televisiva además la delegación de Familia y Vida de la archidiócesis de Toledo, a través de su proyecto Family Chef, “que busca ayudar a las familias cristianas, de una manera muy sencilla y concreta, a vivir en sus hogares la liturgia doméstica”.

Unas cuantas familias numerosas de esta archidiócesis han redactado unas “recetas para orar en familia”, a partir de su experiencia de fe y las han puesto en común, en formato atractivo que se envía por correo electrónico a todos las familias que lo pidan… con instrucciones incluso para los más pequeños de la casa.

La receta de este mes de noviembre se centra en la oración de la mañana. Los chefs proponen como ingredientes tres oraciones que los más pequeños de la casa conocen bien: el Jesusito de mi vida, el Avemaría y el Ángel de la Guarda.

El tiempo de elaboración, con lenguaje muy de fogones ronda los 2 minutos, pero en el caso de que no salga todo perfecto el primer día el chef, en sus consejo, recomienda una virtud básica del cocinero: la paciencia.

Podemos decir que esos pequeños momentos de dar gracias a Dios por nuestra familia, por lo que vivimos cada día, por esa alegría de estar juntos trasladarán también la armonía a nuestra vida e irradiar esa felicidad a todo cuanto hacemos a diario…

Ese primer paso que da la pareja, que da el matrimonio va haciendo a nuestros hijos aprender a ver la oración también como algo natural y necesario.

Recetas con un ingrediente muy económico y sin embargo que cunde eternamente, que nos ayudará a hacer más fuerte nuestra familia. Ya sabemos… la familia que reza unida, permanece unida. Y es que como decía el Papa Francisco, rezar en familia vuelve fuerte a la familia.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.