Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Decálogo para no olvidar a los que nunca se olvidaron

© DR
Comparte

Una buena manera de preparar el día de difuntos

Proponemos un buen decálogo para vivir de forma provechosa el próximo día de difuntos: aquellos seres queridos que nos precedieron en la vida y en la muerte, y cuyo recuerdo puede ser muy oportuno. Es una forma de agradecer el don de la vida (que viene de las generaciones que nos precedieron) y de pensar en su sentido último. Una pausa en el camino, muy necesaria. 

1. Reza todos los días por aquellos que te han precedido en el camino de la vida. Lo que eres y, tal vez lo que tienes, se lo debes a ellos. ¿Rezas por los que te aguardan al final de tu camino?

2. Saborea, siempre que puedas, la paz o la calma de un camposanto. Te ayudará a relativizar el excesivo aprecio por lo superficial y, sobre todo, te educará a vivir apuntando a lo necesario. ¿Vives con sentido de trascendencia?

3. Trata a tus difuntos con respeto. Si incineras, guarda sus cenizas en el lugar que les corresponde: el camposanto. ¿Por qué elevamos monumentos a las mascotas y, en cambio, lanzamos sin escrúpulo alguno, en el mar o en el monte los restos de nuestros seres queridos? ¿Tal vez porque en el fondo nos estorban? ¿Tal vez porque no queremos obligaciones de llevar flores, derramar lágrimas o rezar oraciones?

4. No olvides que, la Misa, es sufragio  –por la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo- por los fieles difuntos. Una misa, además de valor infinito, es ofrenda y es comunión, es súplica por aquellos que necesitan un último empujón para el encuentro con el Padre. ¿Encargas el “regalo” de una misa, de vez en cuando, a tus difuntos?

5. Guarda las formas debidas cuando, la muerte de un ser querido, llame a tu puerta. NI lo de antes (todo de negro) ni lo de ahora…todos bailando al día siguiente del funeral. En el término medio la virtud y, la muerte, es muerte aunque queramos adornarla de blanco.

6. En el cumpleaños o en el día del fallecimiento de un familiar, la mejor forma de felicitarle es nuestra presencia en la comunidad cristiana. ¿Por qué tan poca pereza para cualquier evento y tanto freno para recordar, rezar y honrar a nuestros difuntos con una misa?

7. El camposanto, entre otras cosas, es ciudad de los que duermen con la esperanza de resucitar. La cruz, una imagen de María o de los Santos nos sugieren que, detrás de una losa, hay unos labios que profesaron la fe en Cristo hasta el último día. No dejemos que la secularización lo invada todo. ¿Cuidas los signos visibles de tu ser cristiano?

8. Guarda de los que te han precedido aquello que te legaron como grandes lecciones sobre la vida, la fe, la Iglesia, la sociedad o la familia. Olvida, por el contrario, todo aquello que te pareció poca virtud en ellos. Dios, como Padre, sabrá lo qué es trigo o lo cizaña en su camino. ¿Guardas grata memoria de los tuyos?

9. Da gracias a Dios por tus difuntos. Reflexiona si has estado a la altura mientras estuvieron vivos junto a ti. ¿No crees que resulta fácil llorar por unas horas, acercar flores al que ya no las necesita o guardar las apariencias por tres días?

10. Recuerda la fe de tus padres. Profésala. Consérvala. No dejes que la guadaña del relativismo te robe o te corte aquellos valores que te hacen invencible, fuerte, eterno. No permitas que, los agoreros del “Dios no existe” logre convencerte de lo que, en realidad, es pasajero: el mundo y sus escaparates risueños pero caducos.

Escrito por Javier Leoz

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.