Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 17 abril |
San Roberto de Molesmes
home iconDesde Roma
line break icon

El Papa: La Iglesia, mamá misericordiosa que no cierra nunca las puertas

Radio Vaticano - publicado el 18/09/13

Francisco invita a meditar los Diez Mandamientos “en positivo”

En la audiencia general de hoy en la plaza San Pedro, el Papa ha vuelto a hablar de la Iglesia como madre: “Me gusta mucho esta imagen –dijo-, por eso quiero volver sobre ella porque esta imagen me parece que dice no sólo cómo es la madre Iglesia, sino cuál debe ser siempre su rostro”.

El Papa ha destacado tres cosas, “siempre mirando a nuestras madres, a todo lo que hacen, lo que viven, lo que sufren por sus hijos”, continuando lo que dijo el pasado miércoles.

“Y yo me pregunto: ¿qué hace una madre?”, dijo: “antes que nada enseña a caminar en la vida, enseña a ir bien en la vida, sabe cómo orientar a los hijos, intenta siempre indicar el camino justo en la vida para crecer y convertirnos en adultos”.

Y prosiguió: “Y lo hace con ternura, con afecto, con amor, siempre también cuando trata de enderezar nuestro camino porque nos hemos desviado un poco en la vida o tomamos caminos que llevan hacia un acantilado”.

“Una madre sabe lo que es importante para que un hijo camine bien en la vida y no lo ha aprendido de los libros ¿eh?, lo ha aprendido de su propio corazón –constató-. La universidad de las mamás es el propio corazón: allí aprenden a llevar adelante a los hijos. ¡Esto es bello!”.

“La Iglesia –prosiguió- hace lo mismo: orienta nuestra vida, nos da las enseñanzas para caminar bien. Pensemos en los Diez Mandamientos: nos indican un camino que recorrer para madurar, para tener puntos sólidos en nuestro modo de comportarnos”.

Respecto a los Diez Mandamientos, recalcó que “son fruto de la ternura, del mismo amor de Dios que nos los ha dado. Vosotros podréis decirme: ‘¡son mandatos! ¡Son un conjunto de “no”, “no”, “no”! Yo quisiera invitaros a leerlos –quizás los habéis olvidado un poco- y meditarlos en positivo”.

“Veréis que están relacionados con nuestro modo de comportarnos hacia Dios, hacia nosotros mismos y hacia los demás, lo mismo que nos enseña una madre para vivir bien”, explicó.

Y continuó. “Nos invitan a no hacer ídolos materiales que después nos esclavizan, nos recuerdan a Dios, a tener respeto por los padres, a ser honestos, a respetar al otro… Probad a verlos así y a considerarlos como su fuesen las palabras, las enseñanzas que nos da la mamá para ir bien en la vida. Una madre no enseña nunca lo que está mal, quiere sólo el bien de sus hijos, y así hace la Iglesia”.

Después dijo una segunda cosa: “Cuando un hijo crece, se convierte en adulto, toma su camino, asume sus responsabilidades, camina con sus propias piernas, hace lo que quiere; a veces pasa que por salirse de su camino le sucede algún accidente. La madre siempre, en todas las situaciones, tiene la paciencia de continuar acompañando a sus hijos”.

“Lo que la impulsa es la fuerza del amor; una mamá sabe seguir con discreción, con ternura, el camino de los hijos y también cuando se equivocan encuentra siempre el modo de comprender, para estar cercana, para ayudar”, aseguró.

“Nosotros decimos que una madre –en mi tierra decimos- que una madre “sabe dar la cara” ¿Qué quiere decir esto? Una mamá sabe poner la cara por sus propios hijos, está preparada para defenderlos siempre”, dijo.

“Pienso en las madres que sufren por sus hijos encarcelados o en situaciones difíciles –confesó-: no se preguntan si son culpables o no, continúan queriéndolos y a menudo sufren humillaciones, pero no tienen miedo, no dejan de darse a sí mismas. Las mamás saben dar la cara, por los hijos”.

“La Iglesia es así, es una madre misericordiosa, que entiende, que siempre intenta ayudar, animar a sus hijos que se han equivocado y que se equivocan, no cierra nunca las puertas de la casa; no juzga, sino que ofrece el perdón de Dios, ofrece su amor, que invita a retomar el camino también a sus hijos que han caído en un profundo abismo, la mamá no tiene miedo de entrar en su noche para dar esperanza”, explicó.

Y continuó: “Y la Iglesia no tiene miedo de entrar en nuestras noches, cuando estamos en la oscuridad del alma, de la conciencia, para darnos esperanza: eh, ¡la Iglesia es Madre y actúa así!”.

El Papa concluyó con un último pensamiento: “Una madre sabe pedir, llamar a todas las puertas por sus propios hijos, sin calcular, lo hace con amor. Y pienso en cómo las mamás saben también llamar, sobre todo, ¡a la puerta del corazón de Dios!”.

“Las madres rezan mucho por sus propios hijos, especialmente, por los más débiles, por los más necesitados, por los que en la vida han tomado caminos peligrosos o equivocados”, añadió.

“Hace pocas semanas celebré en la iglesia de San Agustín, aquí en Roma, donde se conservan las reliquias de la madre, Santa Mónica –recordó-. ¡Cuántas oraciones elevó a Dios aquella santa Madre por su hijo, y cuántas lágrimas derramó!”.

“Pienso en vosotras, queridas mamás: ¡Cuánto rezáis por vuestros hijos, sin cansaros! Continuad rezando, confiando vuestros hijos a Dios; ¡Él tiene un corazón grande! –exhortó-. Llamad a la puerta, a la del corazón de Dios, con la oración, por los hijos. Y así hace también la Iglesia!”.

“Porque la Iglesia –dijo- pone en las manos del Señor, con la oración, todas las situaciones de sus hijos. Confiemos en la fuerza de la oración de la Madre Iglesia: el Señor no permanece insensible. Sabe siempre sorprendernos cuando no lo esperamos. ¡La Madre Iglesia lo sabe!”.

“Estos –concluyó- son los pensamientos que quería comunicaros hoy: veamos a la Iglesia como una buena madre que nos indica el camino a recorrer en la vida, que sabe ser siempre paciente, misericordiosa, comprensiva, y que sabe colocarnos en las manos de Dios. ¡Gracias!”.

Tags:
iglesiapapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Miriam Díez Bosch
¿Un santo en el Titanic?
3
RIVELAZIONE
Maria Paola Daud
La Virgen que se apareció en Roma, revelándose a un adventista
4
MARIA DEL VALLE
Esteban Pittaro
Conmoción en Argentina por una joven que falleció tras un aborto ...
5
PADRE CEPEDA
Cecilia Zinicola
El beso de Jesús, la historia de un párroco bendecido con un pequ...
6
SANDOKAN
Inma Álvarez
La verdadera historia de Sandokán: era español y obispo
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.