Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Ni primicia, ni batacazo: Benedicto XVI explicó que “celibato no es un dogma”

abouna.org
Comparte

Unas palabras de monseñor Parolin sacadas de contexto provocan un revuelo

“El celibato no es un dogma de la Iglesia y se puede discutir porque es una tradición eclesiástica”. Esta frase se convirtió en titular de prensa los últimos días, luego de que fuera sacada de contexto de una entrevista concedida a El Universal por el nuevo Secretario de Estado Vaticano, Mons. Pietro Parolin.
 
Aunque se creó revuelo, como el que están interesados en crear quienes aseguran el absurdo de que el Papa Francisco es pro Teología de la Liberación, o ateo; el celibato ni es dogma, ni está abierto mundialmente a debate.
 
La primicia o batacazo, como se dice en argot periodístico, la tuvo en realidad Peter Seewald, quien en su libro-entrevista con Benedicto XVI “La sal de la Tierra”, cuyo volumen tuve el gusto de devorar –y casi memorizar- varias veces, hace preguntas sobre el celibato, obteniendo respuestas amplias y claras.
 
Seewald le dedica todo un capítulo al tema, que en la quinta edición (2005) se lleva nada menos que 8 páginas. Transcribo pasajes de esos interesantes textos en los que el entonces Cardenal Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, más tarde Benedicto XVI –hoy Papa emérito- fija clarísima posición:
 
-“Por otra parte, no es un dogma. ¿El problema se debatirá algún día en el sentido de elegir una forma de vida de celibato o no-celibato?”
 
“En efecto, no es un dogma. Es una costumbre de vida que, desde muy temprano, se fue formando en el interior de la Iglesia por muy buenas razones bíblicas. (…) No es un dogma, es una costumbre de vida que creció en el seno de la Iglesia y que, naturalmente, lleva consigo el riesgo de que haya caídas. Si se apunta tan alto, puede haber caídas.
 
“Yo creo que lo que la gente de ahora tiene contra el celibato es que ven a muchos sacerdotes que, en efecto, en su interior no están muy de acuerdo, y entonces lo viven hipócritamente, mal, o no lo viven en absoluto, o lo viven angustiados, y dicen que…
 
-“…Destruye a los hombres…”
 
“Cuanta menos fe haya, más caídas habrá. Y con eso se consigue que, además, el celibato pierda prestigio y no se le reconozca todo lo que tiene de positivo. (…)
 
-“Pero si las cifras de las rupturas del celibato son exactas, se puede decir que, de facto, el celibato hace tiempo que ha fracasado. Por eso le repito la pregunta: ¿Se abrirá un día el debate sobre la posibilidad de una libre elección?”
 
“En cualquier caso ha de ser de libre elección. Más aún, antes de la ordenación hay que afirmar bajo juramento que se hace libremente y porqué se quiere. A mí siempre me molesta mucho que se diga que nuestro celibato es obligatorio y que se nos ha impuesto.
 
“Se vive el celibato desde el principio, por una palabra dada. Pero habría que poner más atención durante la preparación al sacerdocio, para que esa palabra sea seriamente dada. (…) Yo creo que, en el fondo, suprimiendo esa condición no mejoraría nada, lo único que se conseguiría es disimular un poco una auténtica crisis de fe. Para la Iglesia, indudablemente, que haya algunos, pocos o muchos, que viven doble vida es una tragedia. (…)
 
“…Son costumbres en la vida de la Iglesia que, aunque estén muy bien cimentadas y fundamentadas, no hay por qué contemplarlas como totalmente absolutas”.
 
“La Iglesia se cuestionará con toda seguridad muchas cosas, una y otra vez, como acaba de suceder en los dos últimos sínodos. Pero, partiendo siempre de la historia de la cristiandad de occidente, y por todo lo que subyace en el fondo de esta cuestión, creo que la Iglesia no debe pensar que si se decidiera a solucionar esa «desadaptación» saldría ganando; saldría perjudicada con toda seguridad”.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.