Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 21 abril |
San Anselmo de Canterbury
home iconActualidad
line break icon

¡Gracias desde Venezuela, monseñor Parolin!

Aleteia Team - publicado el 04/09/13

Carta abierta al nuevo Secretario de Estado vaticano desde el país americano

RCL les invita a leer este artículo de agradecimiento y despedida a Monseñor Pietro Parolin, escrito por María García de Fleury, profesora universitaria en Venezuela

De todas las elecciones que hacemos hay una que fija los horizontes y el marco de toda nuestra vida. Todas las demás decisiones las tomamos en referencia a esta opción fundamental. Implícita o explícitamente, damos a nuestra vida una dirección básica, un significado completo. Monseñor Pietro Parolin eligió ser sacerdote de la Iglesia católica y asumió, entre otros, el voto de la obediencia. Obediencia a sus superiores viendo en ella, la obediencia a Dios. Siendo fiel a ese voto ha asumido, a lo largo de su vida diferentes cargos, entre ellos el de ser nuncio en Nigeria, en México, en Venezuela. Ahora, el Papa Francisco lo llama para ser el Secretario de Estado del Vaticano. Para asumir un cargo de inmenso responsabilidad e impacto mundial.

Ese hilo conductor de la obediencia que ha recorrido en toda la extensión de su vida, sus decisiones y acciones, ahora lo llevan de nuevo al Vaticano.

Sin duda, para Monseñor Parolin existe un principio, una orientación profunda en la vida, un ideal vital que aspira a realizar, y al que se subordinan todos los demás valores o proyectos. Su opción fundamental de vida es una actitud y una orientación primaria de vivir la vida y misión que Dios pensó para él.

Como sacerdote, el núcleo y los cimientos más profundos de su vida están en su relación con Dios y esta ha sido la base de todas sus acciones y elecciones.

Hombre de gran cultura, de gran profundidad de pensamiento, decisiones acertadas y sabias, se ha destacado por su cercanía.  En su sencillez, los bienes materiales, la fama, los logros personales y el poder sobre los demás han sido mucho menos importantes que los gestos de bondad, de generosidad y de amor que en estos años ha prodigado hacia los venezolanos.  Esto ha contribuido a que, entre nosotros, Monseñor Parolín halla brillado con un resplandor nuevo.

Con su espíritu de obediencia, Monseñor Pietro Parolin, llegó a Venezuela hace unos cuatro años. Venía como nuevo Nuncio a esta tierra donde el conflicto Iglesia-Gobierno estaba en gran auge. Se presentó como una persona llena de humildad, pero en su mirada se veía su pulcra educación, el conocimiento profundo de muchas situaciones y despedía el anhelo de ayudar. No necesitaba palabras. Desde sus primeros días pudimos captarlo.

Se dedicó a recorrer el país, a hablar con la gente en su español bien hablado con acento italiano dando a cada uno la sensación de que era muy importante para él y que el problema o el comentario que se le hacía era interesante.

A pesar de las dificultades, del volumen inmenso de trabajo ha sabido llevar adelante su trabajo respetuosa, eficiente y consistentemente, teniendo siempre presente su ser sacerdotal.  Cuando habla o responde cartas, busca conducir a las personas a Dios, a la felicidad y a la paz.

Es un acto de justicia, agradecerle todo lo que ha hecho por nuestra Patria y por tantas personas. No hacerlo sería ingratitud y la ingratitud es una de las espinas más crueles que llevamos dentro los seres humanos. El mejor tiempo que alguien puede invertir es el que utiliza en agradecer. Hoy, queremos agradecerle su dedicación y entrega a Venezuela y los venezolanos. Como decía Martín Descalzo: “lo bueno del amor y del agradecimiento es que ambos son gratuitos y un poco absurdos. Pero valen más de lo que aparentemente valen”.

Decir adiós a una persona tan admirada y apreciada nunca es tarea fácil. Hay un largo futuro por delante. Siempre seguiremos sabiendo de él, pero ya él no sabrá igual de nosotros. Cuando alguna vez nos crucemos en la vida, sabrá que es algún venezolano cuando le demos nuestra saludo tradicional: “Bendición Padre”. En ese momento, seguro recordará, con su sonrisa afable, a estos hijos de la Virgen de Coromoto que luchan por una Patria con paz y desarrollo.

Monseñor Parolin, gracias por su labor, gracias por su amistad, gracias por su cercanía. Sepa que en Venezuela, deja un recuerdo muy grande y significativo. “Que Dios lo bendiga siempre”!

Tags:
curia romanavenezuela
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
DIOS ASI LO QUISO
Adriana Bello
Juan Luis Guerra y Ricardo Montaner le cantan al amor eterno
2
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
3
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
Amii Stewart
Silvia Lucchetti
Amii Stewart: Un día la estatua de la Virgen me habló
6
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
7
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.