Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué postura tomar ante los videojuegos violentos?

Julio de la Vega-Hazas - publicado el 12/08/13

Hay que distinguir entre el héroe y el sádico, las hazañas y la violencia gratuita

En buena parte de los videojuegos hay violencia, de una forma u otra. Hay enemigo, y que acabar con él, sea matando extraterrestres, o el ejército enemigo, o derribar aviones, hundir barcos, etc.

Evidentemente, la posible preocupación no tiene que ver con los daños causados, pues éstos no existen: todo es virtual, nada es real. Va más bien por el posible efecto de incitación a la violencia, sobre todo en los más jóvenes. Se parte de la idea de que tienden a imitar lo que ven, sobre todo cuando, como sucede en los videojuegos, no solo ven, sino que actúan.

Sin embargo, zanjar la cuestión aceptando esto sin más y desaprobando esos juegos es una simplificación bastante menos realista de lo que parece a primera vista.

Si volvemos atrás, antes de que existiera toda esta revolución informática, encontramos unos niños que a los cuatro años disfrutaban ruidosamente cuando el héroe del guiñol del parque sacudía unos cuantos estacazos a la bruja.

Pocos años después pedía a los reyes un disfraz de guerrero –de romano, vikingo, cowboy o lo que fuera- con sus armas de juguete. Lo que leía tampoco era pacífico: desde cuentos en los que había que acabar con el dragón, pasando por comics del Capitán Trueno o de hazañas bélicas, hasta las novelas de autores como Salgari, donde ya en la tercera página aparecía un cadáver de muerte violenta.

¿Creó todo esto una generación violenta? La verdad es que no; el factor que aumentó los índices de violencia en la sociedad fue la irrupción de la droga.

El equívoco radica en la consideración de la violencia misma. Hoy está de moda pensar que toda violencia es inmoral, y no es así. Guste o no, la violencia –una violencia medida, controlada: solo la imprescindible- se hace necesaria como último recurso para restaurar la justicia y el orden social. Si no fuera así, no habría policías ni cárceles. Y así se mostraba en tebeos, películas y demás. No era la exaltación de la violencia, sino de la hazaña.

Ciertamente, algún personaje se pasaba de la raya como vengador justiciero, pero en esencia era así. A la vez, se transmitía la idea de que en esta vida hacía falta luchar para salir adelante, aunque se sabía que la lucha rara vez iba a significar repartir tortazos, y las hazañas quedaban en la imaginación como una soñada utopía.

¿Qué ocurre con los videojuegos? Que muchos responden más o menos a este patrón mencionado, pero hay unos cuantos que no. Y hay que saber distinguir. No es lo mismo el héroe que el sádico. De ahí que, viendo la mercancía, hay que valorar y descartar como inconvenientes algunos juegos: los que se recrean en la violencia o, peor, en la crueldad; los que piden al jugador una violencia gratuita o, peor, injusta.

¿El resto son inofensivos? Bueno, no del todo. Sucede con ellos algo parecido –en realidad, el fenómeno es el mismo- que con el Quijote respecto a los llamados libros de caballerías. Por lo visto, podían acaparar la atención, de forma que el pobre hidalgo no vivía para otra cosa que leerlos y dejar volar la imaginación con ellos. En una palabra, se enganchó.

Con la mayoría de los videojuegos, éste es el peligro real, por lo que requieren una moderación en su uso y una educación que enseñe a vivir la templanza con ellos (y esto vale para los pequeños… y también para los mayores). Cosa que, en honor a la verdad, no es fácil.

Tags:
internetviolencia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.