Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

“Sexting”: los peligros de exhibirse

Monkey Business Images
Comparte

Compartir información con contenido sexual a través del móvil o el ordenador pone en riesgo la integridad personal

Producir fotos, vídeos o textos con contenido sexual y difundirlos supone una falta de respeto al cuerpo y a la dignidad personal y conlleva riesgos. Si recibes este material, bórralo y evita colaborar con ello, aconseja un artículo sobre el “sexting” publicado en la web de la arquidiócesis mexicana de León.
 
“Sexting” es una palabra tomada del inglés que incluye dos palabras –sex (sexo) y texting (envío de mensajes)- y consiste en difundir o publicar contenidos, principalmente fotos y vídeos, de tipo sexual producidos por el propio remitente, a través del teléfono móvil o de otro dispositivo tecnológico.

Esta moda conlleva riesgos muy altos: la amenaza de la privacidad, daños psicológicos, acoso,… Personas que se han exhibido de esta manera o han difundido estos materiales se han expuesto después a la burla y el chantaje, al ciberacoso, a la pérdida del puesto de trabajo, a la manipulación, a la cárcel e incluso a una muerte violenta.

"Desde el momento de enviarlos perdemos por completo el control de dichos materiales, poniendo en riesgo nuestra integridad como personas y la de nuestro cuerpo, prestándonos fácilmente a que los demás nos falten al respeto del mismo modo en que nosotros no lo faltamos”, advierte el artículo.
 
Respecto al aspecto moral de esta práctica, el Catecismo de la Iglesia Católica indica que “el escándalo constituye una falta grave cuando por acción u omisión se induce deliberadamente a otro a pecar”. 
 
“La pornografía consiste en sacar de la intimidad de los protagonistas actos sexuales, reales o simulados, para exhibirlos ante terceras personas de manera deliberada”, explica el punto 2354. “Ofende la castidad porque desnaturaliza la finalidad del acto sexual –añade-. Atenta gravemente a la dignidad de quienes se dedican a ella (actores, comerciantes, público), pues cada uno viene a ser para otro objeto de un placer rudimentario y de una ganancia ilícita. Introduce a unos y a otros en la ilusión de un mundo ficticio”.
 
Las autoridades civiles también penalizan la producción y distribución de determinado material pornográfico. En México, por ejemplo, el Código Penal Federal considera un delito, en su artículo 202, el “exhibicionismo corporal con fines lascivos o sexuales, reales o simulados, con el objeto de video grabarlos, fotografiarlos, filmarlos, exhibirlos o describirlos a través de anuncios impresos, transmisión de archivos de datos en red pública o privada de telecomunicaciones, sistema de cómputo, electrónicos o sucedáneos”.

En España el Código Penal (art. 197) establece penas de cárcel por revelación de secretos (la difusión de imágenes sexuales de este tipo, por ejemplo) y si en las imágenes aparecen menores puede considerarse creación y distribución de pornografía infantil. 

El artículo publicado en el apartado dedicado a los jóvenes de la página web diocesana de León, aconseja no producir ese material, “ya que por más precauciones que se tomen, nunca se está totalmente inmune de la difusión que puedan tener estos materiales, pues una vez que sale de tu celular no sabes en qué manos puede caer tu imagen”.
 
“Y si lo llegas a recibir no ayudes a su difusión, y bórralos inmediatamente, ya que con todas estas actitudes ayudas a un delito que es penado dentro de nuestra sociedad, y en carácter de personas no vamos concorde a la moral, faltándole al respeto a nuestro cuerpo y a la dignidad de nuestro prójimo", continúa.
 
Finalmente, aconseja: “Conoce a las personas y no te dejes manipular, nunca pidas ni proporciones estos materiales, ya que a la larga es una actividad peligrosa, ya que los medios de comunicación cada vez son más rápidos y eficientes, ayudando a la manipulación y exhibición de datos personales, como lo es nuestro cuerpo  que es Templo del Espíritu Santo”.

Más información: Guía sobre adolescencia y sexting: qué es y cómo prevenirlo 
 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.