Aleteia

¿Cómo reaccionar si “okupan” mi propiedad?

© Mauricio LIMA / AFP
Okupas duermen en un bajo
Comparte

Buscando respuestas a un dilema de conciencia

Las “okupaciones” pueden deberse a múltiples razones –necesidad, voluntad de denuncia, estilo de vida, “caradura”,…-, ofrecer gran variedad de matices –salubridad, convivencia vecinal, planes de futuro,…- y requerir diversas respuestas –pasividad, violencia, diálogo,…-, pero siempre sitúan al propietario del inmueble en una situación comprometida.

Como a Manuel Márquez, un vecino de Mataró (Barcelona, España) cuyos inquilinos ocupaban ilegalmente un piso suyo tras 6 años de litigios.

Hace unos días vio por las redes sociales que «sus okupas» estaban de vacaciones en Ibiza y decidió recuperar su casa.

Llamó al timbre. Nadie contestó. Reventó la cerradura y entró. Se encontró con una vivienda llena de suciedad. Después tapió la puerta para dificultarles la vuelta a los okupas, que por otra parte han mostrado en varias ocasiones una actitud violenta, según han denunciado algunos vecinos.

Cuántas veces la justicia humana no hace respetar los derechos del propietario, o lo hace con demasiada lentitud e imperfección…

Sin embargo a los que se toman la justicia por su mano no siempre les va bien (aunque a veces sí). Manuel, por su reacción, podría ser acusado de allanamiento de morada.

¿Cómo actuar entonces, cuando no respetan tu derecho a la propiedad?

Diálogo

Intentar dialogar y buscar otras soluciones para el apoyo en vivienda, trabajo y acompañamiento social a través de mediadores como Caritas y si lo rechazan, denunciar, es lo que hizo el arzobispado de Burgos (España) ante una ocupación ilegal de un inmueble vacío de su propiedad en 2013.

En ese caso, el delegado diocesano de Caritas se reunió con los okupas después de enterarse de la ocupación por el aviso del vecino de los bajos del edificio (su local se había inundado al abrir los okupas la llave de paso del agua).

“La respuesta del arzobispado fue intentar dialogar con los ocupantes, ofreciéndoles la posibilidad de buscar otras soluciones, a través de la mediación de Cáritas diocesana para el apoyo de vivienda, trabajo y acompañamiento social”, explicó el arzobispado en un comunicado.

Pero los okupas insisten en vivir allí. “Es nuestro domicilio, al menos provisionalmente”, indica una carta pegada en la puerta de la casa, que advierte también que cortar el agua “supone un delito contra los derechos básicos”.

El inmueble no reúne las condiciones de salubridad para habitarse. Cuando llegaron los okupas no había luz ni agua corriente y estaba lleno de cucarachas. La ocupación provocó deterioros en los bajos y quejas de  la comunidad de vecinos.

Denuncia

Ante esta situación, el arzobispado denunció el caso ante los juzgados de Burgos. Ello no significa que se desentienda de las necesidades de las personas necesitadas de vivienda.

Al contrario, sigue trabajando por paliar las consecuencias de la pobreza y la exclusión y precisamente sus viviendas vacías están al servicio de la red de pisos de Caritas para acoger a estas personas.

De hecho, Caritas apoya en Burgos a personas afectadas por desahucios. En concreto en el año 2012 atendió a 184 familias con ese problema. Cada día duermen en albergues y casas de acogida de Caritas 76 personas sin vivienda.

Levantando la mirada…

La okupación de una propiedad, como todo en la vida -lo bueno y lo malo-, es una oportunidad.

Antes de reaccionar, reflexionar y orar ayuda a aprovecharla para bien y tomar una decisión que haga valer la justicia sin descuidar la misericordia.

Aquí algunas preguntas que podrían ayudar a encontrar una respuesta:

  • ¿En qué situación se encuentran las personas que han ocupado la propiedad?
  • ¿Cómo me afecta a mí esa ocupación?
  • ¿Qué medios propios tengo para que se respete la propiedad del inmueble okupado?
  • ¿Alguien podría ayudarme?
  • ¿Cuáles son los recursos legales que existen en mi país para arreglar una situación así?
  • ¿Qué me dice a mí esta situación en este preciso momento de mi vida? ¿Qué reacción es la necesaria?

 

[Este post fue editado y actualizado el 27 de agosto de 2020]

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.