Aleteia

¿En qué punto están los estudios sobre la Sábana Santa?

© P.M WYSOCKI / LUMIÈRE DU MONDE
Comparte
Comenta

Entrevista al profesor Bruno Barberis, presidente del Centro Internacional de Sindonología

¿En que punto están los conocimientos científicos sobre la Sábana Santa? ¿Cuáles son los problemas que todavía no han sido resueltos? El problema de mayor interés, y al mismo tiempo más complejo, es el de la determinación de las modalidades de formación de la imagen. Hablamos con el profesor Bruno Barberis, docente de Mecánica racional en la Universidad de Turín y presidente del Centro Internacional de Sindonología, en vísperas de la exposición de la Sábana Santa de Turín.
 
“La investigación científica sobre la Síndone, entendida en sentido moderno, se inició en 1898 –explica el profesor Barberis- después de que la primera fotografía, realizada por Secondo Pia, además de revelar la negatividad de la imagen impresa en ella, consintió un examen detallado tanto de la tela como de la misma imagen. Fueron los médicos los primeros que evidenciaron las numerosas heridas presentes en el cuerpo del hombre de la Sábana que prueban que se trata de la imagen dejada por un hombre adulto que fue flagelado primero y después crucificado, con características y especificaciones que están relacionadas con lo que está descrito en los Evangelios sobre las torturas y la crucifixión sufrida por Jesús de Nazaret.
 
Sobre la forma de formación de la imagen (normalmente un cadáver no deja restos sobre una sábana) son numerosas las hipótesis hasta ahora propuestas. En ningún caso los resultados experimentales resultan verdaderamente satisfactorias (es decir estrechamente comparables con la imagen de la Síndone) y algunas características son, hasta hoy, irreproducibles. Los resultados obtenidos por diversos equipos de estudiosos permiten afirmar que es altamente probable que la imagen haya sido producida por el cadáver de un ser humano y excluir que sea la obra de un artista a través del uso de una técnica de reproducción”.
 
“El camino científico se ha caracterizado por la aparición, en todo el mundo, en especial en los últimos cincuenta años, de centros y de grupos de investigación entre los que destaca el Centro internacional de Sindonología, fundado en Turín en 1959, que tiene el deber de asistir al arzobispo de Turín, en calidad de Custodio Pontificio de la Síndone. Recientemente los estudios y las investigaciones se han extendido a otros campos como la biología, la informática, la química y la física”.
 
En base a los conocimientos actuales, los expertos han establecido “con certeza” que: “la imagen tiene características similares a las de un negativo fotográfico y es tan superficial que solo afecta a las fibras del tejido en un espesor del milésimo de milímetro; la imagen fue producida por un cadáver de un ser humano que sufrió numerosas torturas, además de los suplicios de la flagelación y de la crucifixión, cuyas marcas son visibles de una forma anatómicamente perfecta; en la Síndone hay numerosas marcas de sangre humana del grupo AB provocada por heridas de origen traumático. No se trata de una pintura, ni de una obra realizada mediante técnicas de reproducción conocidas. El polen encontrado en la Sábana nos permiten saber que pasó un tiempo en Palestina y Anatolia antes del siglo XIV. La imagen posee características tridimensionales especiales: existe una estrecha correlación  (confirmada con la generación por ordenador) entre el rostro del hombre de la Sábana Santa y la iconografía del primer siglo del rostro de Jesús. En la parte de atrás de la Sábana está ausente la imagen corpórea , pero son visibles las manchas de sangre”.
 
Todavía hay elementos sin certificar. Barberis los explica: “la edad del lino: los estudios teóricos y experimentales sucesivos a la datación medieval (1260-1390 d.C.) establecida por los exámenes realizados en 1988 con el método C14 revelan alteraciones muy probables de distinto tipo (del tejido, ambientales, biológicos, químicos…) que en su conjunto pueden haber modificado considerablemente el resultado de la datación “rejuveneciendo” la tela; además se ha criticado los resultados del análisis estadístico de los datos por su representatividad de las muestras tomadas”.

“En cualquier caso los expertos no consiguen entender todavía como se ha podido formar la imagen corpórea en la Sábana: todas las teorías propuestas hasta hoy no son suficientes, o porque no han sido respaldadas por pruebas experimentales serias o porque han dado como resultado características físico-químicas muy distintas a las que posee la imagen sindónica o que son solo parcialmente similares; el proceso que ha causado la formación de la imagen sindónica es desconocido todavía y harán falta más estudios teóricos y experimentales para poder llegar a su identificación”.
 

Newsletter
Recibe Aleteia cada día