Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 16 septiembre |
San Cornelio y san Cipriano
home iconDesde Roma
line break icon

Benedicto XVI hace una relectura del Concilio Vaticano II

Inma Álvarez - publicado el 14/02/13

Llevar el “verdadero Concilio”, el reto del Año de la Fe

En este año de la Fe, el deber de todos es que el "verdadero" Concilio Vaticano II “llegue y que se renueve verdaderamente la Iglesia”. Han sido las palabras del Papa Benedicto XVI a los párrocos de Roma, a quienes recibió en el Aula Pablo VI, en un esperado encuentro ya casi en el final de su pontificado.

Sin discurso escrito y sin detenerse, el Papa habló durante casi una hora de una de las cuestiones más importantes de su pontificado: la hermenéutica de la ruptura o de la continuidad con la que hay que considerar el Concilio Vaticano  II. Un debate que ha surgido continuamente durante estos ocho años de pontificado, y que se hizo especialmente agudo con el intento de superar el cisma de Lefebvre y el Motu Proprio Summorum pontificum sobre el usus antiquor de la misa.

Este papa, testigo excepcional de los debates conciliares, en los que participó como experto invitado por el cardenal de Colonia – el mismo contó algunas divertidas anécdotas sobre ello –, desgranó uno a uno los temas de mayor controversia: la cuestión litúrgica, la eclesiología, el estudio de la Escritura y la relación con el mundo contemporáneo.

Pero ante todo, subrayó que no se trató de una ruptura con la tradición, y lo hizo recordando uno de los gestos más significativos del Concilio, cuando los Padres conciliares rechazaron los textos preparados con anterioridad por el Sínodo romano, y se lanzaron a un debate profundo sobre la Iglesia: no fue un acto revolucionario, subrayó, sino de conciencia.

Muchos sectores de la Iglesia en aquellos momentos, recordó el Papa, eran conscientes de su propio anquilosamiento ante los retos del mundo contemporáneo. La Iglesia, afirmó, rememorando los sentimientos de aquella época, no debía ser un ente del pasado, sino la fuerza del futuro.

Se detuvo en primer lugar en la importancia de la renovación litúrgica traída por el Concilio, pues, reconoció, había llegado un momento en que se daba de hecho “casi” una liturgia paralela: por un lado los fieles leían sus libros de oración; por otro, el sacerdote y los asistentes realizaban el acto litúrgico.

Es verdad que el Concilio no resolvió muchas cuestiones prácticas que luego han suscitado controversia, reconoció, pero sí puso el principio fundamental: hablar de Dios, y de la liturgia como adoración a Dios, poner a Dios en el centro.

Otro de los principios que el Concilio subrayó, dijo el Papa, fue poner el misterio de la Pascua como centro de la vida cristiana. A este propósito, como ya hizo en otras ocasiones a lo largo de su pontificado, recordó la importancia del domingo, que lejos de ser el “fin de semana”, debe ser vivido por los fieles como el primer día, como la nueva creación.

Pero, subrayó, esta reforma buscaba favorecer la participación de los fieles en la liturgia, no cambiar el sentido de ésta. Inteligibilidad no significa banalidad, este fue un error posterior de interpretación del Concilio.

En conexión con el tema de la liturgia, el Papa abordó la cuestión de la eclesiología. Una cuestión en la que muchos han interpretado que el Concilio Vaticano II, poniendo el acento en el término “Pueblo de Dios” y “colegialidad”, corregía al Vaticano I, que ponía el acento en la suprema autoridad e infalibilidad del Papa.

No fue así, subrayó el Papa, recordando que las reflexiones del Vaticano I fueron interrumpidas por la guerra franco prusiana de 1870. La infalibilidad del Papa era un elemento, pero no el único, del ser de la Iglesia. Faltaba una reflexión sobre el Cuerpo Místico.

El error de interpretación en este caso, subrayó el Papa, es haber visto a la Iglesia con ojos humanos, como un ente institucional, y no como un organismo, un cuerpo vivo espiritual. Desde esta óptica, la cuestión de la colegialidad (el gobierno de los obispos en comunión con el Papa) era vista como una lucha de poder.

La intención del Concilio iba más allá, explicó; fue insistir en el principio de la comunión, por el que el cuerpo místico es un ser completo en el que la Iglesia, cada uno de los creyentes, está unido a Cristo, y así a los cristianos de todos los tiempos.

El acuñamiento del término Pueblo de Dios, que expresaba la continuidad con el Antiguo Testamento, explicó el Papa, respondía más bien a la comprensión de la Iglesia desde una eclesiología trinitaria: Cuerpo de Cristo, Pueblo de Dios y Templo del Espíritu Santo.

Sobre la interpretación de la Sagrada Escritura, el Papa explicó que el Concilio supuso el redescubrimiento de la centralidad de la Escritura, y al mismo tiempo, de la necesidad de su interpretación por parte de la tradición de la Iglesia: si no, afirmó, la Escritura es una letra muerta que puede ser interpretada de cualquier forma.

Respecto a la cuestión de la declaración Nostra Aetae, el Papa subrayó que se trata de un documento providencial que respondía de una forma muy concreta a los desafíos de la época, especialmente después del Holocausto del pueblo judío en la Segunda Guerra Mundial.



El texto ha sido transcrito en italiano por Radio Vaticano:  http://it.radiovaticana.va/news/2013/02/14/benedetto_xvi_incontra_i_parroci_di_roma:__grazie_per_il_vostro_amore_/it1-664841

Tags:
benedicto xvi

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Arthur Herlin
Una biblia hallada en un infierno
2
Claudio de Castro
La oración que rezo después de comulgar
3
SINDONE 3D
Lucandrea Massaro
El Hombre de la Sindone, reconstruido en 3D: ¡Son verdad los Evan...
4
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: «Este vuelo tiene algo de despedida…»
5
EUCHARIST
Philip Kosloski
Esta hostia eucarística fue filmada sangrando y latiendo como un ...
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa al clero: «Por favor ¡no más homilías largas de 40 minuto...
7
IMAGINE
Angeles Conde Mir
El Vaticano hace las paces con “Imagine” de John Lennon
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.