Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 25 septiembre |
Virgen de la Merced
home iconActualidad
line break icon

Los cristianos en Reino Unido, empleados de segunda clase

Aleteia Team - publicado el 15/01/13

Un fallo del TEDH permite discriminar a los cristianos en sus lugares de trabajo

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) ha resuelto que el Reino Unido no violó la Convención Europea de Derechos Humanos en tres de cuatro casos de cristianos que se sintieron discriminados en el trabajo a causa de su religión.

En estos cuatro casos, los empleados cristianos (Nadia Eweida, Shirley Chaplin, Lillian Ladele y Gary McFarlane) fueron sancionados por sus superiores e incluso perdieron sus trabajos por su compromiso con su fe y su conciencia (casos nº 48420/10, 59842/10, 51671/10 y 36516/10).

Eweida y Chaplin llevaban una pequeña cruz colgada al cuello.
Ladele se negó a registrar una pareja del mismo sexo.
Y al consejero matrimonial Mc Farlane le echaron del trabajo por compartir con sus superiores sus dudas morales sobre  sus capacidades personales para aconsejar a parejas del mismo sexo.

El Tribunal solo encontró una violación en el caso de la señora Eweida porque otros empleados sí que podían llevar símbolos de otras religiones.

En los casos casos de Chaplin, Ladele y McFarlane, el Tribunal decidió que no se había violado el derecho a la libertad religiosa.

El TEDH se basa en “el margen de apreciación” del Estado para justificar sus decisiones, considerando que no es desproporcionado despedir a un empleado por negarse a quitarse una pequeña cruz  (en el caso de Shirley Chaplin), por rechazar asumir un nuevo deber profesional (celebrar uniones entre personas del mismo sexo), caso de Lillian Ladele, o por exponer a sus jefes dudas morales sobre el consejo a parejas del mismo sexo (caso de Gary McFarlane).

Hay que recordar que Shirley Chaplin llevaba ya desde hacía  años la cruz en el cuello cuando trabajaba y nunca nadie le había dicho nada; mientras que Gary McFarlane solo planteó cuestiones morales al tratar con parejas del mismo sexo.
Respecto a Lillian Ladele, trabajaba en el registro antes de que esta ley se aprobara; es más: nunca aceptó esta responsabilidad y podría haber cambiado fácilmente a otro puesto de trabajo.


El Centro Europeo por la Ley y la Justicia (ECLJ) mostró su grave preocupación por esta decisión de la Cuarta Sección del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y desea que estos casos se remitan al Tribunal Superior.

Para su director, Grégor Puppinck, “lo más inaceptable de todo este asunto es que se considere proporcional el despido de los empleados a la necesidad de hacer cumplir al empleador “las políticas de igualdad y diversidad” que están dirigidas a luchar contra la discriminación sexual, racial y religiosa”.

“¿Cómo puede considerarse proporcional el despido de un empleado cuando era más fácil para el encargado recolocarlo en otro puesto y con otras tareas?”, pregunta.

En su opinión, “el rechazo de los encargados a recolocar a los empleados no es más que una sanción ideológica que significa que, por principio, no hay lugar para “cristianos intolerantes” en el grupo de trabajo”.

“Muchas democracias occidentales han elegido la promoción del modelo de “reajustes razonables” para permitir que una sociedad heterogénea pueda convivir en el respeto mutuo, pero esta no es la opción que se ha elegido”, declaró.

Con esta sentencia, el tribunal “ha elegido la imposición monopólica de la ideología postmoderna sobre las conciencias individuales y las creencias religiosas, en lugar de elegir una forma mas plural y respetuosa de la diversidad”.

“Estas decisiones son un ejemplo perfecto de lo que el Papa Benedicto llamó “la dictadura del relativismo”, una sociedad en un consenso de moralidad donde no hay lugar para los que continúan teniendo  un juicio moral de la conciencia”, señaló en un comunicado.

El ECLJ intervino como tercera parte (amicus curiae) en los procedimientos ante el TEDH en dos de los casos ( Ladele v.Reino Unido y McFarlane v. Reino Unido) y presentó observaciones escritas ante el Tribunal.
El director del ECLJ participó también en la audiencia como asesor en el caso de Nadia Eweida.
Tags:
justicia sociallibertad religiosa
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
2
Claudio de Castro
El purgatorio y la misteriosa alarma de las 3 a.m.
3
Ary Waldir Ramos Díaz
Papa Francisco: Puede que yo merezca insultos, pero la Iglesia no
4
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa Francisco afirma que la ideología de género es «diabólica...
5
Maria Paola Daud
Cuando la Virgen María detuvo la lava del volcán Etna
6
crisis man
Marzena Wilkanowicz-Devoud
Los poderosos consejos de 3 monjes para vencer la desgana
7
ANMOL RODRIGUEZ
Domitille Farret d'Astiès
Atacada con ácido cuando era bebé, Anmol Rodriguez supera e inspi...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.