Aleteia

Necesita Dios al hombre?

Comparte
Esta es la eterna pregunta que por siglos la humanidad se ha hecho.  Y yo, a menudo la hago: “¿Me necesita Dios?”

He leído cientos de respuestas y reflexiones, algunas tan profundas que no logro comprender. Y cuando llego al final, sin concluir nada, me encuentro con estas palabras que redefinen mi vida y mi relación con el Padre:

“Os he amado con un amor eterno” (Jer 31, 3).

Al tiempo, sigo buscando respuestas.

¿Qué somos para Dios? ¿Por qué nos creó?

Encuentro algunas claves en la santa Biblia y en la vida de los santos, porque ellos fueron los que más cercanos estuvieron de Dios. Le conocieron mejor que nadie, vivieron en su presencia, experimentaron su gracia y descubrieron su amor y su presencia en nuestros semejantes.

Dios no nos necesita para hacer sus obras, pero nos ama. Y amar a una persona en cierta forma es necesitarla. Pregúntenle a una enamorada por su novio: “¿Lo necesitas?” El amor hace que necesitemos a los demás. Por eso pienso que el Dios, que es Amor, por este mismo amor en una forma, que no logro descubrir ni comprender, nos necesita. Quiere nuestro amor, como el amado anhela el amor de su amada y sueña con ella.

Dios es amor y todo en Él se basa en esto. “lo hace por amor”.

Dios te busca. Y te ama.

En la Biblia encuentras una pista. ¡Y me encanta!

“Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros.” (II Corintios 5, 20)

Esto me hace comprender que para Dios somos importantes.

Las Escrituras están llenas de referencias a la relación del hombre con Dios y cómo nos ha ido mostrando el camino que desea que transitemos.  Desde los 10 mandamientos has las Bienaventuranzas.

¿Me necesita Dios? No lo sé.

Sé que me pide confiar.  Y tal vez necesito cuestionarlo menos y confiar más. Abandonarme en sus brazos paternales.

Mi vida entera ha sido una búsqueda incesante de Dios. He procurado comprenderlo, conocerlo y amarlo. Me maravillo al pensar en Él, en su eternidad, su Misericordia, su Amor infinito.

Al final lo único que me importa es saber esto que Él nos dice cada día, a cada instante:

“Os he amado con un amor eterno” (Jer 31, 3).

 

…………….

Te invito querido lector a escuchar y compartir este audio blog con un bello testimonio grabado por nuestro autor.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.