Aleteia

Mensajes encriptados

Comparte
En la habitación de «mi benjamina» hay un dibujo que empezó hace días, pero que va completando de vez en cuando.

Me hace gracia el recorrido de este trabajo porque en otras ocasiones esos folios con los que «trastea» a media tarde terminan en una cajita en su habitación, en la nevera, debajo de mi almohada o en mi bolso.

Éste que os digo, sin embargo, no me cabe ninguna duda que tiene un significado especial para ella.

Todo empezó después de un día en el que una amiga se había reído de lo que ella había dibujado. Un clásico de colegio en la vida de cualquier niño.

En casa nadie le dimos mucha importancia, pero ella sí. El comentario le había dejado mal cuerpo a la chiquilla y era algo que debía «purgar». Por eso un par de tardes después «mi benjamina» apareció con un folio en el que había escrito: «Cada uno dibuja lo que le da la gana».

A mí no me hizo falta pensar mucho para darme cuenta de cuál era la intrahistoria de esta frase. Así que aproveché la oportunidad que me brindó para reforzar su autoestima un poco.

Volvió a encerrarse en la habitación para ponerse a dibujar -ahora en la intimidad y sin riesgos de que nadie tirara por tierra su trabajo- los naranjos que no le habían gustado a su amiga.

«Mi adolescente favorito», que había seguido la jugada atraído por la ternura que siempre encuentra en su hermana pequeña, también se acercó a acompañarla en este momento, sencillo y crucial a partes iguales.

Pero lo mejor estaba por llegar.

Después de encerrarse una vez más, «mi benjamina» convocó en el comedor a toda la familia para cantarnos una canción inventada, que decía así:

Cada uno dibuja lo que le da la gana.

Cuando alguien dice algo te molesta,

No tienes que hacer caso.

Tienes que irte a jugar con quien te trate bien.

Sería incapaz de reproducir la melodía, pero el mensaje nos dejó a todos «flipping in colours», que dicen los mayores.

Con la puesta en escena de su composición, su padre y yo dimos por zanjado el tema. Prueba superada.

El dibujo y la letra de la canción, sigue rondando por la habitación a modo de trofeo de una batalla importante. Y desde luego lo es.

Hoy que no ha habido colegio ha vuelto a colocar el trozo de papel que ya empieza a estar un poco tiñoso, presidiendo la historia del día con sus muñecos. Todo parece indicar que la frase, el dibujo y la canción todavía tienen mucho recorrido.

@amparolatre

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Top 10 Amparo Latre Gorbe
  1. Más leido
    |
    Más popular
Ver más