Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 19 mayo |
San Juan I, papa y mártir
Aleteia logo
Curiosidades
separateurCreated with Sketch.

Una Coca-Cola para Juan Pablo, una Fanta para Benedicto

Coca-fanta-Benoit-XVI-Jean-Paul-II.jpg

Rogelio A. Galaviz C./Flickr CC by NC 2.0 / CHRISTOPHE SIMON / AFP

Jean Paul II et Benoît XVI étaient tous deux de grands amateurs de sodas.

Cyprien Viet - publicado el 15/04/24

¿Qué beben los papas cuando se relajan? Mientras que al Papa Francisco se le ha visto habitualmente tomando mate, la bebida nacional de su Argentina natal, sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI tenían gustos diferentes: el Papa polaco era un gran bebedor de Coca-Cola, y su sucesor alemán tendía más hacia la Fanta y la cerveza

La famosa frase “necesitamos santos que lleven vaqueros y beban Coca Cola”, atribuida a veces al Papa Francisco o a Juan Pablo II en las redes sociales, es en realidad apócrifa. Sin embargo, Juan Pablo II, que es cierto que no llevaba vaqueros, es el primer santo del que se tiene constancia que bebiera regularmente esta bebida gaseosa.

Estrechamente vinculado a la diáspora polaca en Estados Unidos, donde había estado varias veces como cardenal, el futuro Papa era un gran amante de la Coca-Cola, un producto que, obviamente, era difícil de encontrar en la Polonia comunista. Sus biógrafos cuentan que, durante el Concilio Vaticano II, el entonces joven obispo de Cracovia acudía regularmente a la sala de refrescos durante el descanso de última hora de la mañana para tomarse una Coca-Cola. Este gusto continuó durante todo su pontificado. Quienes le acompañaron en avión recordarán que a menudo se pedía a un discreto técnico de Radio Vaticano, Alberto, que se asegurara de que siempre tuviera algunas latas de reserva cuando viajaba.

El punto álgido del vínculo entre Juan Pablo II y esta bebida se remonta a la Jornada Mundial de la Juventud organizada en Denver en 1993. Estados Unidos fue el país anfitrión de este encuentro internacional, que sirvió de prueba logística antes de acoger la Copa del Mundo de Fútbol al año siguiente, y los Juegos Olímpicos tres años después: para aprovechar al máximo las infraestructuras, Brasil asumiría la misma “trilogía” 20 años más tarde.

Menos de cuatro años después de la caída del Muro de Berlín, la JMJ de Denver se convirtió en una celebración de la victoria del capitalismo y de sus símbolos. El nombre de Coca-Cola, en blanco sobre fondo rojo, ocupaba un lugar destacado detrás del podio de celebración, al igual que el del fabricante de cigarrillos Marlboro, en rojo sobre fondo blanco. Este despliegue de marcas en una reunión religiosa fue duramente criticado por la ensayista canadiense Naomi Klein en su libro No Logo, una de las principales obras del movimiento antiglobalización.

La omnipresencia de Coca Cola y McDonald’s, que suministraban las comidas, también sigue siendo un recuerdo doloroso para la “vida interior” de quienes participaron en la JMJ de Denver, recuerda el historiador Charles Mercier en su libro Iglesia, jóvenes y globalización – Historia de la JMJ (Bayard, 2021).

La disponibilidad de refrescos y cerveza en el lugar del encuentro final, en detrimento del agua potable, fue responsable de que miles de peregrinos sufrieran deshidratación e intoxicación alimentaria. La excesiva visibilidad de los patrocinadores llevó a los organizadores de las JMJ posteriores, especialmente en París en 1997, a favorecer formas más discretas de patrocinio y a proporcionar a los peregrinos una dieta más equilibrada.

Benedicto XVI, fan de la Fanta mezclada con cerveza

“Para el cardenal Ratzinger, siempre era Fanta”, recuerda el propietario de un restaurante de Borgo, barrio cercano al Vaticano, donde era asiduo el que fuera Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe hasta 2005.

Durante su pontificado, la prensa británica calculó que Benedicto XVI bebía cuatro latas al día… ¡o mil 460 al año! Aunque esta extrapolación pueda parecer excesiva, el gusto del Papa alemán por la Fanta fue confirmado por su propio secretario, monseñor Georg Gänswein.

En su contundente libro de memorias, Nada más que la verdad, relata que a Benedicto XVI le gustaba beber Fanta, que a veces mezclaba con cerveza… Esta extraña mezcla le funcionó bastante bien al pontífice que más tiempo vivió de la historia, y “que nunca tuvo problemas digestivos”, asegura monseñor Gänswein en su relato.

Natural de Baviera, Benedicto XVI también era un gran amante de la cerveza como así lo demuestran numerosas fotos, como la de la celebración de su 90 cumpleaños en abril de 2017 en el monasterio Mater Ecclesiae, donde el Papa emérito, sentado junto a su hermano Georg, sorbe una jarra llena.

En su libro de entrevistas con el periodista Peter Seewald, Últimas conversaciones,Benedicto XVI recuerda con nostalgia su experiencia del Concilio Vaticano II y los momentos de tiempo libre durante los cuales se iba de “borrachera” al barrio romano de Trastevere con sus compañeros teólogos.

El ambiente de estas reuniones era probablemente más tenue y delicado que el de un “tercer tiempo” tras un partido de rugby, pero este recuerdo matiza la imagen de austeridad que a menudo se asocia a Joseph Ratzinger.

Tags:
benedicto xvicuriosidadJuan Pablo II
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.