Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 20 abril |
Santa Inés de Montepulciano
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Una lección cuaresmal de la guerra en Ucrania para todo el mundo

Reading the Bible

4Max | Shutterstock

John Burger - publicado el 11/03/24

En un mundo lleno de ruido y distracciones, tenemos que darnos cuenta de que una Palabra es mucho más que un vehículo de información

Este artículo forma parte de una serie. Puedes leer la primera parte aquí.

Seis meses después de que Rusia lanzara una invasión a gran escala de Ucrania, el alcalde de Kiev, Vitaliy Klitschko, dijo que los ucranianos necesitaban “una palabra de esperanza más que pan”. Hizo este comentario en una conversación con el jefe de la Iglesia greco-católica ucraniana, Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk.

Las primeras semanas de la guerra, cuando la gente se refugiaba de los misiles rusos y se cometían atrocidades contra la población civil en lugares como Bucha, coincidieron con la Cuaresma, una época en la que se anima a los cristianos a dedicar más tiempo a la oración y a la lectura de las Escrituras.

Ahora, dos años después, en la Cuaresma de 2024, puede decirse que un mundo cansado de la guerra -bombardeado por las malas noticias de Gaza, Sudán, Burkina Faso y muchos otros puntos conflictivos- necesita “una palabra de esperanza más que pan”.

En una entrevista reciente con la edición de Aleteia en inglés, Su Beatitud Sviatoslav reflexionó sobre su experiencia en los dos últimos años, con su nación completamente movilizada para intentar repeler al invasor ruso.

Una cosa que ha llegado a apreciar mejor es el poder de la palabra, tanto humana como divina. Ha analizado cómo el mal uso de las palabras conduce a la guerra y ha sido testigo de cómo las personas prosperan cuando contemplan la Palabra de Dios. Ha llegado a apreciar mejor su papel como obispo a la hora de llevar esa Palabra a la gente.

“Viviendo en medio de una cultura del ruido -demasiada información que te golpea cada día- hemos perdido la sensación de la importancia, del poder de una palabra”, dijo Su Beatitud a Aleteia. “Una palabra no es un simple vehículo de mensaje e información. Una palabra no es un simple ruido que me ayuda a comunicar. Una palabra es un poder”.

El Verbo se hizo carne

Según la Biblia, la Palabra es el poder creador de Dios.

“Con su Palabra, Dios creó el mundo”, dijo Sviatoslav.

Y Dios dijo: “Hágase la luz”, y se hizo la luz.

“En el principio era el Verbo”, nos dice el Evangelio de san Juan.

Los seres humanos reflejan el poder creador de Dios a través de las palabras, señaló Sviatoslav. Las palabras tienen un efecto, y por eso Cristo advierte que hay que elegirlas con cuidado, e incluso abstenerse de usarlas si es necesario.

En el Evangelio de Mateo leemos: “El día del juicio la gente dará cuenta de cada palabra que diga sin cuidado”.

“Si maldigo, la maldición es un poder maligno que destruirá”, dice Su Beatitud. Pero una palabra de bendición es el “poder del bien que cura, que eleva el Espíritu, que trae esperanza”.

Sviatoslav se da cuenta de que, como obispo en tiempos de guerra, debe ser un mensajero, “un portador de la Palabra de Dios. … Soy testigo del extraordinario poder de la Palabra de Dios, que cura, crea nuevas situaciones, ilumina nuevas perspectivas, ayuda a la gente a encontrar la presencia de Dios en su vida, a aumentar su resistencia, a inspirarles”.

Las guerras y los rumores de guerra siguen llenando las ondas diariamente. La Cuaresma es el tiempo en que los cristianos se dan cuenta de que, les guste o no, se enfrentan a sus propias batallas espirituales.

El ayuno, la oración y los sacrificios por los demás ayudan a clarificar nuestra posición y lo que está en juego. Apagar el ruido que nos golpea de la mañana a la noche es necesario de vez en cuando, para ayudarnos a contemplar nuestro próximo movimiento. Sentarse y leer la Palabra de Dios, como en la práctica de la lectio divina, puede darnos esa resistencia extra en nuestro camino hacia la victoria.

Tags:
cuaresmaguerrapalabraucrania
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.