Aleteia logoAleteia logoAleteia
miércoles 17 abril |
Santa Bernardita Soubirois
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Por qué a los malos les va bien? ¿Y a los buenos, mal?

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family
SENSIBLE-EMOTION-WOMAN-REFLEXION-shutterstock_1823140607.jpg

Shutterstock I tommaso79

Mónica Muñoz - publicado el 05/03/24

"Si me porto bien, bien me irá". Esa es nuestra lógica, sin embargo, no siempre ocurre así, y cuando nos va mal, nos preguntamos ¿dónde está Dios?

Cuando somos niños creemos que la vida es sencilla, todo queda en las manos de nuestros padres, que resuelven lo que nosotros no podemos y nos enseñan que siempre hay que portarse bien, para que, por lógica, nos vaya bien. Esto lo creemos sin dudar pero, ¿qué pasa si nos comienza a cambiar la suerte y, a pesar de nuestro buen comportamiento, nos va mal?

¿Por que a los malos les va bien?

Es muy común escuchar preguntas como esa. ¿Por qué a los malos les va bien? Y, como respuesta, pensamos en rebelarnos a los designios de Dios. Es inconcebible que a quienes nos esforzamos por hacer la voluntad de Dios, se nos vengan encima los problemas y a los que hace de su vida un desorden no. O, al menos, eso aparentan.

Sin embargo, tendríamos que pensar con cabeza fría y analizar lo que verdaderamente ocurre. Primero, recordemos que Dios quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad (1 Tim 2, 4). No quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva (Ez 33, 11).

El Señor nos ama como somos y no nos condena, nos da la oportunidad de alcanzar la redención que nuestro Señor Jesucristo ganó para todos con su muerte en la Cruz. Por eso, la vida que tenemos, es ese tiempo que Dios nos regala para salvarnos.

El tiempo se acabará

Pero, cuidado. No somos eternos. Un día moriremos y se habrá terminado el tiempo de gracia para salvarnos. Es ahí donde se revelará la verdad al malvado y comprenderá que ya no podrá evadirse de su destino final. Recordemos lo pasó al rico Epulón: vivió en la opulencia, ignorando al pobre Lázaro, y cuando ambos murieron, el rico fue al castigo eterno y el pobre al seno de Abraham (Lc 1, 19-31). Se terminó el plazo.

Y de la misma manera, el que permanece fiel se purifica en la prueba, que le ayudará a entrar sin mancha en el Cielo. Pasa como lo menciona el libro del Eclesiástico:

“Hijo, si te decides a servir al Señor, prepara tu alma para la prueba. Endereza tu corazón, sé firme, y no te inquietes en el momento de la desgracia. Únete al Señor y no te separes, para que al final de tus días seas enaltecido. Acepta de buen grado todo lo que te suceda, y sé paciente en las vicisitudes de tu humillación. Porque el oro se purifica en el fuego, y los que agradan a Dios, en el crisol de la humillación. Confía en él, y él vendrá en tu ayuda, endereza tus caminos y espera en él”

(Eclo 2, 1-6)

La lógica de Dios y la nuestra no se parecen

Por eso, aunque parezca que a los malos les vaya bien, es solamente que la infinita misericordia de Dios les está dando la oportunidad de redimirse; pero en vida, no después.

Y a los que se portan bien, cuando les llega la prueba, será para fortalecerlos, aumentar su fe y purificarlos, con la promesa de que ningún sufrimiento en esta vida será inútil, si se ofrece a Dios y se une a la cruz de Cristo.

Esa es la lógica de Dios, que en nada se parece a la nuestra, pero que nos llevará a la gloria eterna, si somos fieles.

Este artículo está reservado a los miembros de Aleteia Family

¿Ya eres miembro?

¡Gratis! - Sin ningún compromiso
Puedes cancelar en cualquier momento

Descubre los beneficios:

Aucun engagement : vous pouvez résilier à tout moment

1.

Acceso ilimitado a todo el nuevo contenido de Aleteia Family

2.

Publicidad limitada

3.

Acceso exclusivo a publicar comentarios

Apoya a medios que promueven los valores católicos
Apoya a medios que promueven los valores católicos

Tags:
cielodiosmalpecado
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.