Aleteia logoAleteia logoAleteia
martes 16 abril |
San Damián de Molokai
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

5 síntomas que te avisan que ya tienes que confesarte

Miłość nieprzyjaciół

pathdoc | Shutterstock

#image_title

Mónica Muñoz - publicado el 18/02/24

Así como las enfermedades del cuerpo se detectan por los síntomas, las del alma también nos dan indicadores para saber que ya es necesario acudir a la confesión

El pecado mortal mata la gracia santificante que recibimos en el bautismo, que borró el pecado original y nos hizo hijos de Dios. El Catecismo de la Iglesia católica nos enseña que:

“La gracia de Cristo es el don gratuito que Dios nos hace de su vida infundida por el Espíritu Santo en nuestra alma para sanarla del pecado y santificarla: es la gracia santificante o divinizadora, recibida en el Bautismo. Es en nosotros la fuente de la obra de santificación” (CEC 1999).

Jesús instituyó la confesión

Cuando crecimos y tuvimos uso de razón, pudimos entender que, cometiendo una falta grave, volveríamos a caer en la desgracia de la muerte espiritual. Por ese motivo, el Señor Jesús instituyó el sacramento de la confesión (Jn 20, 23) para que se nos perdonaran los pecados y se restaurara la gracia perdida:

“Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perdón de los pecados cometidos contra El y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que ofendieron con sus pecados. Ella les mueve a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones” (LG 11) (CEC 1422)

Los pecados veniales nos debilitan

Una vez restaurada la gracia, tenemos que ser cuidadosos con muestro comportamiento, en todos los aspectos y sentidos, para no cometer pecados graves. Sin embargo, inevitablemente caeremos en pecados veniales, que van debilitando nuestra voluntad y disminuyendo la gracia santificante.

De este modo, comenzaremos a necesitar “cargar baterías” confesándonos nuevamente. Pero, ¿cómo saber qué ha llegado ese momento?

Los síntomas de que ya es necesario confesarse

Así pues, como toda enfermedad se detecta por los síntomas, cuando el alma se enferma también presenta indicadores. Estos son algunos:

1
Nos enojamos fácilmente

Cuando recién nos confesamos, toleramos actitudes y situaciones que, entendemos, no son personales y comprendemos que el otro está pasando por un mal momento. Pero, conforme pasa el tiempo, esa paciencia se agota y cuesta justificar al prójimo. Sentimos que la sangre hierve y explotamos a la menor provocación.

2
Cedemos a la tentación

Cualquiera que esta sea, la tentación siempre está presente, nos rodea y espera a que nos descuidemos para atacar y hacernos tropezar. Cuando eso pasa, el foco rojo se enciende: ¡Urge volver a terreno seguro! nada mejor que una buena confesada para reforzarnos.

UPSET

3
No queremos orar ni ir a Misa

Nos empieza a invadir una pereza espiritual inexplicable. Si no somos asiduos a la oración, pues menos tendremos ganas de rezar. Y asistir a la santa Misa nos parece innecesario, ponemos pretextos para acudir, hasta que faltamos y caemos en cuenta de que fuimos vencidos.

4
Tenemos pensamientos pesimistas

El panorama espiritual presenta nubes negras, nos cuesta ser optimistas, incluso nos inclinamos a pensar mal de los demás porque nada nos parece bien y le encontramos defectos a todos.

5
Nos sentimos tristes

La tristeza se hace presente, y no sabemos exactamente por qué. Creemos que todos están en nuestra contra, que no aprecian lo que hacemos y que tal vez estaríamos mejor lejos de nuestra familia, amigos o compañeros de trabajo. No nos gusta nuestra apariencia y nuestra autoestima decae, a pesar de que sabemos que por ser hijos de Dios, hechos por Él, tenemos una dignidad invaluable.

Seguramente podemos agregar otros síntomas, pero si presentas alguno de estos, no lo pienses más y ve a confesarte, el Señor te recibirá con amor como al hijo pródigo:

 “Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado”. (Lc 15, 23-24).

Tags:
confesionpecadopenitenciasacramento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.