Aleteia logoAleteia logoAleteia
sábado 02 marzo |
Santa Ángela de la Cruz
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

La visión sobre ser mujer de una filósofa católica

shutterstock_2129383172.jpg

PeopleImages.com - Yuri A/ Shutterstock

Theresa Civantos Barber - publicado el 13/01/24

¿Qué significa ser mujer? La brillante filósofa Santa Teresa Benedicta de la Cruz describió la esencia del alma femenina

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

¿Qué significa ser mujer? Esta pregunta, a pesar de ser tan sencilla. parece increíblemente difícil de responder en el mundo actual. Sin embargo, a la hora de explicar algo tan profundo como la feminidad, resulta útil recurrir a los escritos de los santos y de otros pensadores católicos.

En el fascinante episodio del podcast The Thomistic Institute, la profesora Catherine Pakaluk, abordó el tema «Edith Stein y la Gestalt del alma femenina». La doctora explica el pensamiento de la brillante filósofa Edith Stein (también conocida por su nombre religioso, Santa Teresa Benedicta de la Cruz) sobre lo que significa ser mujer.

Santa Teresa Benedicta creía que los hombres y las mujeres comparten una naturaleza humana universal como seres racionales ordenados hacia la excelencia y creados para conocer, amar y servir a Dios.

También entendía que los hombres y las mujeres, aunque iguales en dignidad y propósito, ¡en realidad no son iguales!

Escribió mucho sobre lo que distingue a las mujeres. Famosamente, escribió:

El alma de la mujer está formada como un refugio en el que otras almas pueden desarrollarse».

Santa Teresa Benedicta, una de las mentes más brillantes de su época y una mujer muy santa, utilizó su genio para reflexionar sobre las condiciones necesarias para el florecimiento intelectual y espiritual de la mujer. Durante muchos años, enseñó en una escuela de niñas, lo que le dio amplias oportunidades de estudiar de cerca la educación de las mujeres.

Ella describe las siguientes cualidades como capturas de la esencia del alma femenina, o gestalt.

  • Abierto y expansivo, hacia y para los demás
  • Silenciosos y tranquilos, para no extinguir a los demás
  • Cálido, para no poner en peligro vidas frágiles
  • Clara, para que nada oscuro pueda esconderse en ella
  • Autonomía, es decir, disponer de una reserva sana y prudente
  • Vacío de sí mismo (o en palabras modernas, «no narcisista»), para que otros puedan tener espacio en él y descansar en él
  • Dueña de sí misma (en palabras modernas, tener «autodominio»), lo que significa tener la disciplina para ser autosuficiente e independiente.

    La sabiduría de Edith Stein

    Aleteia entrevistó a la Dra. Marcella Linn, profesora de filosofía en la Universidad Loyola de Chicago para conocer más sobre la santa y filósofa carmelita.

    ¿Por qué es útil para las mujeres de hoy saber lo que decía Santa Edith Stein sobre la gestalt del alma femenina?

    El valor de analizar lo que dice Edith Stein sobre la gestalt del alma femenina viene de la propia Edith Stein.

    Fue una filósofa brillante y una ferviente católica. Vivió una vida rica y variada. Procedía de un hogar judío devoto, pero más tarde fue agnóstica antes de convertirse al catolicismo.

    Trabajó como enfermera antes de doctorarse con el aún célebre Edmund Husserl. Después trabajó como profesora de niñas cuando le negaron un puesto en la universidad por ser mujer (más tarde se lo negaron por ser judía). Finalmente, ingresó en la orden carmelita, menos de una década antes de su ejecución en Auschwitz.

    Su amplia experiencia vital y su observación de una gran variedad de mujeres y estilos de vida le permitieron profundizar en la naturaleza de la mujer.

    Portrait of cheerful mixed age range multi-ethnic women celebrating International Women's Day

    Cualidades y aspiraciones de Teresa Benedicta de la Cruz

    La doctora Linn explicó que es importante señalar que antes de introducir la gestalt del alma femenina, Edith Stein afirma explícitamente que está poniendo entre paréntesis las diferencias individuales, que pueden incluir tener más rasgos masculinos que la mujer típica. Dice: «No se negarán las amplias diferencias individuales [entre mujeres concretas]; en muchos casos, las mujeres indican rasgos predominantemente masculinos» (Principios fundamentales de la educación de la mujer, p. 132). Así que es posible no verse en el ideal que ella presenta por esta razón.

    Aun así, debemos reconocer que habría muy pocas mujeres que pudieran mirar el ideal y decir «sí, esa soy yo al 100%». Al fin y al cabo, es un ideal, algo que esperamos alcanzar más que algo que nos describa. Tratarlo como tal nos da una meta a la que apuntar, no un espejo a través del cual se reflejan nuestras cualidades.

    En segundo lugar, aún podemos plantearnos la pregunta de cómo avanzar hacia la meta. En El ethos de las profesiones femeninas,Edith Stein enumera los errores comunes de las mujeres y ofrece sugerencias para corregirlos. Dice que, debido a su postura natural y maternal, que valora lo «vivo, personal y completo» (p. 45), las mujeres suelen cometer tres errores.

    El primero es centrarse demasiado en sí mismas, lo que conduce a la vanidad y la murmuración. El segundo error es anhelar excesivamente el todo, de modo que descuidan el desarrollo de las capacidades individuales en favor de «mordisqueos superficiales en todos los ámbitos» (p. 47). El tercer error es absorberse en los demás hasta un punto innecesario para ayudar a su desarrollo.

    A continuación, Edith Stein sugiere remedios naturales y sobrenaturales para estos problemas. Un remedio natural es el «trabajo objetivo sólido», ya que implica reprimir una actitud excesivamente personal (p. 48). El remedio sobrenatural es la gracia (p. 48), de la que surge la necesidad de alimentarse con los santos sacramentos (p. 56).

    Stein dice: «Quien quiera conservar la vida divina continuamente dentro de sí, debe alimentarla constantemente de la fuente de donde mana sin fin: de los santos sacramentos, sobre todo del sacramento del amor.

    Para que el amor divino sea su forma interior, la vida de la mujer debe ser una vida eucarística. Solo en la relación cotidiana y confidencial con el Señor en el sagrario puede una olvidarse de sí misma, liberarse de todos sus deseos y pretensiones, y tener un corazón abierto a todas las necesidades y deseos de los demás» (p. 56).

    Tags:
    edith steinfeminidadmujersantos
    Apoye Aleteia

    Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

    • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
    • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
    • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
    • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
    • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
    • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
    • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

    Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

    ES_NEW.gif
    Oración del día
    Hoy celebramos a...




    Top 10
    Ver más
    Newsletter
    Recibe gratis Aleteia.