Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 04 marzo |
San Casimiro
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

¿Santa Teresita hará el bien en la tierra hasta el fin del mundo?

THERESE-DE-LISIEUX-TERRE-MONTAGE-ALETEIA

Montage Aleteia

Fr. Baptiste de la Asunción O.C.D. - publicado el 21/12/23

Teresita deseaba hacer el bien en la tierra en el Cielo. Y quiso sufrir con los cristianos de los últimos días, que soportarán las persecuciones del Anticristo

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

El final del año litúrgico apunta hacia el fin de los tiempos, el retorno de Cristo en la gloria después de que la Iglesia haya atravesado misteriosamente una gran persecución. ¿Tuvo la pequeña Teresa algo que ver con estos acontecimientos? Parece que lo intuía. Veamos lo que dijo tres meses antes de su muerte:

«Pero sobre todo siento que mi misión está a punto de comenzar, mi misión de hacer que Dios me ame como yo le amo, de dar mi pequeño camino a las almas. Si el buen Dios me concede mis deseos, mi Cielo lo pasaré en la tierra hasta el fin del mundo». (Cuaderno Amarillo [C.J.] 17.7.1)

Hasta que se complete la historia de la salvación

Si Teresa quería hacer el bien en la tierra, era porque deseaba seguir salvando almas desde el Cielo, mientras fuera posible hacerlo, es decir, mientras la historia de la salvación no hubiera concluido:

«Pero cuando el ángel diga: ‘El tiempo ha pasado’, entonces descansaré y podré gozar, porque el número de los elegidos estará completo y todos habrán entrado en la alegría y el descanso» (C.J. 17.7.1).

¿Podemos estar seguros de que Teresa será escuchada? ¿Podemos estar seguros de que, antes de que Cristo vuelva, seguirá siendo invocada, amada y de que su «huracán de gloria» seguirá extendiéndose? Sería pretencioso decirlo. Solo Dios conoce el final de la historia. Dicho esto, Teresa nos ofrece uno de sus principios espirituales, que nos da motivos para creer que, también en este punto, sus afirmaciones más sorprendentes se confirmarán con el tiempo:

«El buen Dios no me daría este deseo de hacer el bien en la tierra después de mi muerte; si no quisiera cumplirlo, me daría más bien el deseo de descansar en él» (C.J. 17.7.1).

WEB3 ST THERESE OF LISIEUX TAKEN BY HER SISTER CELINE DRESSED AS JOAN OF ARC Archives du Carmel de Lisieux
Santa Teresa de Lisieux disfrazada de santa Juana de Arco

El deseo de Dios

«Cuando Dios quiere realizar algo -explica Teresa-, lo hace desear y, después de purificar ese deseo, lo concede regiamente». Puesto que Jesús concedió todos los deseos de Teresa, grandes y pequeños, incluso su insólito deseo de ser médico, como escribe en el Manuscrito B (f° 2v), ¿por qué no habría de concederle también ése? ¿Es importante plantearse esta pregunta? ¿Y por qué no? Al final de los tiempos, la pequeña Teresa era muy consciente de que la Iglesia tendría que pasar por pruebas dolorosas. Incluso quería sufrir con los que tendrían que soportar las persecuciones del Anticristo:

«Cuando pienso en los tormentos que compartirán los cristianos en la época del Anticristo, siento que mi corazón da un vuelco y deseo que esos tormentos estén reservados para mí…» (Manuscrito B, f°3r.)

Y probablemente, en su lecho de sufrimiento, Teresa comulgó con estos cristianos de los últimos días. Como ella misma explicó, sus pruebas se dirigían directamente contra el Credo -¡que acabó escribiendo con su propia sangre y llevando en el corazón como signo de resistencia a la tentación! -Era contra lo que constituía el núcleo de su existencia: la adhesión a Jesús, a la Iglesia, al misterio de Dios tal como se había revelado y al que ella quería adherirse por la fe. Y grita en nombre de todos los infieles:

«Oh Señor, devuélvenos justificados… Haz que todos los que no están iluminados por la antorcha luminosa de la fe la vean brillar al fin… Oh Jesús, si la mesa ensuciada por ellos debe ser purificada por un alma que te ama, estoy dispuesta a comer allí sola el pan de la prueba hasta que te plazca introducirme en tu reino luminoso» (Manuscrito C f°6r).

La prueba final

Estos incrédulos son los de su tiempo, por supuesto. Pero quizá correspondan también a todos aquellos cristianos cuya fe ha sido sacudida y que serán seducidos por este engaño final al que se refiere el Catecismo de la Iglesia Católica:

Antes de la venida de Cristo, la Iglesia debe pasar por una prueba final que sacudirá la fe de muchos creyentes (cf. Lc 18,8; Mt 24,12). La persecución que acompaña a su peregrinación en la tierra (cf. Lc 21,12; Jn 15,19-20) desvelará el «Misterio de Iniquidad» en forma de impostura religiosa que ofrece a los hombres una aparente solución a sus problemas al precio de la apostasía de la verdad. La impostura religiosa suprema es la del Anticristo, es decir, la de un pseudo-mesianismo en el que el hombre se glorifica a sí mismo en lugar de glorificar a Dios y a su Mesías venido en carne (CIC, 675).

¿Quién puede decir que la fecundidad del apostolado celestial de la pequeña Teresa no será particularmente evidente en este momento dramático de la historia de la Iglesia? ¿Y que, después de Jesús y María, es a Teresa a quien los cristianos deberán dirigirse para conservar la «antorcha luminosa de la fe» en toda su belleza, hasta el retorno de Cristo?

Tags:
cieloTeresa de Lisieux
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.