Aleteia logoAleteia logoAleteia
lunes 04 marzo |
San Casimiro
Aleteia logo
Historias que inspiran
separateurCreated with Sketch.

Este gesto lleno de humanidad hizo hermanos a dos enemigos

FRANZ STIGLER AND CHARLIE BROWN

Public Domain

Theresa Civantos Barber - Aline Iaschine - publicado el 19/12/23

Los destinos de un piloto alemán y otro estadounidense se entrelazaron en diciembre de 1943. Mientras la vida de Charles Brown pendía de un hilo, el gesto humano de Franz Stigler le salvó a él y a sus hombres

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Esta es la historia real de Charles Brown y Franz Stigler, el primero piloto de bombarderos estadounidense y el segundo, piloto alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Pocos días antes de la Navidad de 1943, Charles Brown, un joven de 21 años, realizaba su primera misión y nada salió según lo previsto. Su avión volaba solo sobre Alemania, y el fuego enemigo había acribillado su bombardero y casi lo había destruido. La mitad de su tripulación estaba gravemente herida y el ametrallador yacía muerto en el suelo.

De repente, Charles Brown vio lo único que podía empeorar la situación: un caza Messerchmitt alemán a un metro del ala de su avión. La situación parecía desesperada y sin esperanza: Brown pensó que era el fin.

Un giro inesperado

En un momento dado, las miradas de los dos pilotos se cruzaron, entonces el piloto alemán asintió a Brown y, contra todo pronóstico, comenzó a volar por debajo del avión estadounidense para que los artilleros antiaéreos alemanes en tierra no derribaran al lento e indefenso bombardero. El piloto alemán escoltó al bombardero sobre el Mar del Norte, lejos de la frontera alemana y fuera de peligro. Echó una última mirada al piloto americano y regresó a Alemania.

«Buena suerte, estás en manos de Dios», dijo Franz Stigler, el piloto alemán. Este hombre procedía en realidad de una familia antinazi y había estudiado para sacerdote antes de la guerra. Al principio, se negó a alistarse en el ejército y solo se alistó para entrenar a otros pilotos. Sin embargo, tras la muerte de su hermano August, también piloto durante la guerra, Stigler aceptó finalmente ir al frente, motivado por la ira y la venganza.

Hay cosas peores que la muerte, y una de ellas es perder completamente tu humanidad.

Ese día, sin embargo, algo más profundo se apoderó de él. Cuando vio los ojos aterrorizados del piloto estadounidense y se dio cuenta de que no podía defenderse, supo que no derribaría su avión: «Para mí fue como si estuvieran en paracaídas. Los vi y no pude derribarlos», explicó más tarde sobre el suceso. «Hay cosas peores que la muerte, y una de ellas es perder completamente tu humanidad».

Tocando el rosario que llevaba en el bolsillo, Stigler ideó otro plan, en detrimento de sus propios intereses. Stigler no era un piloto de caza cualquiera: era un piloto de élite y todo lo que necesitaba era una victoria que le valiera la Cruz de Caballero, la más alta condecoración alemana. Además, en la Alemania nazi, si alguien le hubiera denunciado, habría sido ejecutado. Por eso no habló con nadie de ello durante muchos, muchos años.

En busca del piloto alemán

Después de la guerra, los dos hombres dejaron el ejército, se casaron y fundaron una familia. Sin embargo, este episodio, que había ocurrido años antes, quedó grabado en sus memorias. Charles Brown siguió teniendo pesadillas al respecto y, décadas después, decidió buscar al alemán que había salvado su vida y la de su tripulación.

Tras una exhaustiva investigación en los archivos militares, Brown publicó un anuncio en un boletín alemán para antiguos pilotos de la Luftwaffe, preguntando si alguien conocía al piloto.

El 18 de enero de 1990, Charles Brown recibió por fin una carta:

Querido Charles, todos estos años me he estado preguntando qué pasó con el B-17. ¿Habría sobrevivido o no?

50 años después del acontecimiento que cambió sus vidas, Franz Stigler y Charles Brown se encontraron en Florida.

Como dos hermanos

Los dos hombres se hicieron muy amigos: se visitaban a menudo, hacían viajes juntos, iban de pesca… Sus esposas también se hicieron amigas. Se visitaban con regularidad y hablaban más de una vez a la semana. Incluso contaron su historia en escuelas y reuniones de veteranos.

Un día, Charles Brown quiso demostrar a su amigo el alcance de su gratitud y organizó una reunión con los antiguos miembros supervivientes de su tripulación y sus familias ampliadas, invitando a Stigler como invitado de honor.

Su profunda amistad duró 18 años, hasta que murieron con pocos meses de diferencia en 2008. Su historia se difundió ampliamente en Estados Unidos. En la biblioteca de Charles Brown se encontró una dedicatoria de Franz Stigler en un libro sobre aviones de combate alemanes. Había escrito:

En 1940, perdí a mi único hermano luchando de noche. El 20 de diciembre, cuatro días antes de Navidad, tuve la suerte de rescatar un B-17, un avión tan dañado que era un milagro que siguiera volando.

El piloto, Charlie Brown, llegó a ser tan valioso para mí como lo fue mi hermano.

Gracias, Charlie.

Tu hermano,

Franz.

La Segunda Guerra Mundial se llevó al hermano de Stigler, pero le dio otro hermano, cincuenta años después, de una forma que nadie podía imaginar.

Tags:
segunda guerra mundial
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.