Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 03 marzo |
Beata Concepción Cabrera de Armida
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Nuestros seres queridos nos acompañarán siempre

shutterstock_674340028.jpg

Shutterstock / Ground Picture

Cuidar a un ser querido hasta la muerte es muy importante.

Mónica Muñoz - publicado el 07/12/23

La muerte es inevitable y hablar del tema, aunque no nos guste, también lo es porque nos enfrentaremos, tarde o temprano, a la pérdida de nuestra gente amada

El futuro de Aleteia depende de la generosidad de sus lectores.
Para garantizar que Aleteia siga siendo y para difundir la esperanza,
haz una donación a Aleteia

DONE AHORA

Todo ser humano tiene temor a la muerte porque se trata de algo desconocido y, por supuesto, de un fin a todos nuestros apegos. Hasta nuestro Señor Jesucristo sufrió cuando perdió a su querido amigo Lázaro, como lo narra el Evangelio de san Juan:

«María llegó adonde estaba Jesús y, al verlo, se postró a sus pies y le dijo: ‘Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto’. Jesús, al verla llorar a ella, y también a los judíos que la acompañaban, conmovido y turbado, preguntó: ‘¿Dónde lo pusieron?’. Le respondieron: ‘Ven, Señor, y lo verás’. Y Jesús lloró. Los judíos dijeron: ‘¡Cómo lo amaba!'»

Jn 11, 35

La separación es inevitable

Quizá podemos pensar que los amores que tenemos en la vida serán eternos, pero eso no es cierto. Todos los seres vivos tenemos un fin, y en el caso de los humanos; es parte, también, del plan de Dios, porque con la vida que nos regala podemos ganarnos en cielo. Y en ese plan entran también las relaciones que cultivamos a lo largo de nuestra existencia.

A veces son tan profundos nuestros afectos que, cuando faltan, creemos que la vida se nos irá con ellos, sin embargo, se aprende a estar sin su presencia física. Penosamente, existen personas que no pueden dejar ir a los ausentes porque su apego emocional es excesivo. No se trata de juzgar si está bien o no, sino de entender que el que muere ha partido y su misión en esta vida concluyó, no así la de quien le sobrevive.

CHAXI

No mueren para siempre

La muerte de ese ser amado impacta a todos los que lo conocían, especialmente a su familia y amigos cercanos. Pero sucede que, cuando se le recuerda, revive en las mentes y en los corazones con tanta fuerza, que pareciera que no ha pasado el tiempo. Es así que los abuelos recuerdan a sus padres y a sus propios abuelos. Una persona piensa en alguien que falleció hace 30 años y es como si lo volviera a ver. Esa es la maravilla de la memoria con la que Dios nos ha dotado.

Y más aún como cristianos, creyentes de la resurrección, sabemos que la vida es un suspiro, como dice el Salmo 89, 48:

«Recuerda, Señor, qué corta es mi vida y qué efímeros creaste a los hombres».

Pero no será el fin. La muerte es solo el paso a la verdadera vida, ganada por nuestro Señor Jesucristo en el Calvario:

«Esta es la morada de Dios entre los hombres: él habitará con ellos, ellos serán su pueblo, y el mismo Dios estará con ellos. Él secará todas sus lágrimas, y no habrá más muerte, ni pena, ni queja, ni dolor, porque todo lo de antes pasó» (Ap 21, 3-4).

Un día volveremos a vernos, nuestra esperanza está en Jesús, el Señor, y en su promesa de vida eterna. Nos toca esforzarnos para alcanzarla con nuestras obras de fe y caridad.

Tags:
muerteresurrección
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...




Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.