Aleteia logoAleteia logoAleteia
viernes 03 febrero |
San Blas
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

Entrevista con el Padre Federico Lombardi y sus años de servicio a Benedicto XVI 

Lombardi y Benedicto XVI

VINCENZO PINTO / AFP

Benedicto XVI flanqueado por Federico Lombardi responde a la prensa durante el vuelo papal a Madrid (España) en agosto de 2011

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 31/12/22

El puente entre tres sucesores de Pedro y Director Emérito de la Oficina de Prensa de la Santa Sede

Desde su puesto en la Sala Stampa de la Santa Sede, este jesuita italiano ha sido testigo de un auténtico cambio epocal: el cambio del milenio, y tres pontificados sucesivos. Vivió en primera persona la muerte de Juan Pablo II, la renuncia de Benedicto XVI y el comienzo del pontificado de Francisco. En esta entrevista, con motivo del fallecimiento de Joseph Ratzinger, el prelado comparte con Aleteia sus reflexiones sobre la trascendencia del pontificado del papa alemán.

– Cuéntenos sus impresiones de ese momento cuando Benedicto XVI, a la edad de 85 años, subió al helicóptero blanco y dejó para siempre su cargo de pontífice…

Fue un momento de gran emoción y también un momento histórico porque prácticamente nunca antes en nuestra época había renunciado un pontífice vivo. Estas son imágenes que siguen siendo históricas. Para mí, sin embargo, el momento crucial fue la declaración de renuncia de Benedicto el 11 de febrero (2013), recuerdo su declaración hecha en vivo con la sorpresa de los cardenales presentes.

Benedicto hace el anuncio de la renuncia argumentando que sus «fuerzas, para la vejez», ya no eran «adecuadas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino». ¿Cómo lo recuerda? 

Lo viví con extrema serenidad porque por un lado no lo consideré una sorpresa verdadera y total. Quienes siguieron de cerca a Benedicto XVI se dieron cuenta de que siempre cumplía su servicio de manera plena y completamente correspondiente a las necesidades, pero con un creciente cansancio físico, sobre todo para lo que podía referirse a los viajes o a las grandes celebraciones en San Pedro y, por lo tanto, él mismo reflexionaba sobre su estado de salud para poder continuar bien su tarea.

La dimisión 

– ¿Habló el Papa antes de la reunión del Consistorio sobre la dimisión?

En cuanto a la posibilidad de renunciar, para mí fue muy esclarecedor la forma en que el Papa había hablado de ello explícitamente en el libro/entrevista Luz del Mundo (2010), cuestionado por Peter Seewald. 

Cuando su salud y su fuerza eran todavía completamente normales, dijo: «Cuando un papa llega a reconocer con claridad que física, psíquica y mentalmente no puede ya con el encargo de su oficio, tiene el derecho y, en ciertas circunstancias, también el deber de renunciar«.

– Elección razonada…

En mi opinión fue una elección totalmente razonable hecha ante Dios en la oración y en la responsabilidad ante la Iglesia. Sin agitación, no por razones de miedo o debilidad espiritual, sino por razones de evaluación de su fuerza en relación con la tarea a realizar. Es un razonamiento típicamente «sensato», vivido en una atmósfera de fe que comparto totalmente.

¿Cómo se sintió personalmente al respecto?

Siempre me ha llamado la atención el hecho de que el pontificado estuvo continuamente acompañado por la reflexión espiritual y cultural de Benedicto XVI, que fue capaz de llevar al final su gran trilogía sobre Jesús.

Era admirable y extraordinario que un Papa con todos sus compromisos tuviera la capacidad y la voluntad de escribir una obra sobre Jesús. Era algo típicamente relacionado con su vocación teológica y espiritual, pero también con su compromiso como Papa de ser testigo y apoyo de nuestra fe.

Momentos difíciles

El cardenal J. Ratzinger vivió el pontificado de Juan Pablo II, incluyendo su enfermedad. ¿Podemos relacionar su renuncia con un efecto «espejo» en relación con los últimos años del pontificado de Wojtyla?

Ratzinger vivió todo el tiempo del pontificado de Juan Pablo II y también con particular intensidad todo el tiempo de su enfermedad. Por lo tanto, habrá hecho sus consideraciones.

Parece evidente que cada Papa es diferente, es él mismo, tiene su propia experiencia, y en relación con Dios vive su vocación al servicio de la Iglesia de manera personal. Ratzinger reflexionó sobre el hecho de que podría experimentar un prolongado tiempo de enfermedad, en el que el gobierno de la Iglesia se vería afectado.

Celestino V renunció después de unos meses, el 13 de diciembre de 1294, en tiempos muy difíciles para la Iglesia…

En su declaración de renuncia, Benedicto también explicó el contexto actual de la rapidez de los acontecimientos históricos, de ahí el contexto en el que se ejerce el servicio del Papa en un mundo llamado globalizado, con una necesidad continua de intervención y toma de decisiones que requiere una energía y una fuerza física y psicológica extraordinarias. 

¿Cuál fue el momento más difícil del pontificado? 

Una historia que viví con particular participación fue la de los abusos sexuales a menores, que acompañó gran parte del pontificado y sobre la cual el Papa tiene gran mérito para la historia de la Iglesia porque la enfrentó sin incertidumbre y con una gran amplitud de horizontes, tanto desde el punto de vista jurídico como pastoral.

Benedicto ha mostrado el camino: recordamos la carta a los católicos de Irlanda (19 de marzo de 2010), el reconocimiento de los crímenes de abusos y de los errores de los obispos, sobre todo comprende la gravedad del sufrimiento y actúa a través de medidas canónicas eficaces.

Crisis de los abusos

Benedicto XVI experimentó esta crisis de abuso incluso cuando era cardenal…

La crisis de los abusos ya se había empezado a manifestar al final del pontificado de Juan Pablo II, pero no con la evidencia y la claridad con que se presentó después de manera creciente y gradual.

Benedicto se encontró enfrentando casi una explosión, y lo hizo de manera sabia, veraz, valiente e incluso concreta, encontrando a las víctimas. Él sentó las bases para hacer frente a esta crisis.

Francisco siguió avanzando también desde el punto de vista jurídico, elaborando documentos importantes como el reciente «VOS ESTIS LUX MUNDI» (2019). En este sentido, reunió a los obispos del mundo en el Vaticano, y también escribió las dos cartas al pueblo de Dios.

Durante su viaje apostólico a los Estados Unidos (17 de abril de 2008), el Papa se encontró por primera vez con víctimas de abuso cometidos por sacerdotes católicos. 

Benedicto siempre ha vivido sus encuentros con las víctimas de una manera extremadamente discreta. Como una persona con un carácter muy profundo, atento y participativo, pero también reservado.

Francisco tiene manifestaciones emocionales y comunicativas más intensas. Pero Benedicto fue el primero en encontrarse con las víctimas y también de forma sistemática en sus viajes. 

Mano firme

Benedicto ha expulsado a más de 400 sacerdotes de la Iglesia por abusos…

Durante su tiempo como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe había comenzado a comprender la gravedad de estos problemas. Cuando se convirtió en Papa ya tenía una base de experiencia y conocimiento de las cosas también para tratarlas desde un punto de vista procesal y disciplinario. En este sentido, ya había comenzado en los últimos años del pontificado de Juan Pablo II.

En el caso del abuso sexual, de poder y de conciencia de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, Benedicto XVI ordenó una visita canónica y una renovación espiritual y estructural de la Orden de Legionarios…

Benedicto XVI intervino en la cuestión de los Legionarios con gran atención, firmeza y sabiduría. Tratando también de preservar lo bueno que podía haber en la vida y la dedicación de tantas personas que con buenas intenciones habían respondido a una vocación religiosa.

En los Estados Unidos y en algunos países europeos, ciertos grupos católicos ultraconservadores con recursos y motivaciones ideológicas han utilizado a Benedicto XVI, indicándolo como el único verdadero pontífice. 

Benedicto hizo su renuncia, sabía lo que hacía, lo hizo para que la Iglesia tuviera un nuevo Papa en la plenitud de sus poderes y de sus fuerzas. En cierto sentido, quería que existiera el Papa Francisco y le abrió el camino.

Legado

Benedicto no tenía ninguna intención de interferir en el pontificado de su sucesor. Las instrumentalizaciones de Benedicto contra de Francisco son posiciones sin sentido e infundadas.

¿Cómo cree que la historia recordará a Joseph Ratzinger? 

Creo que la historia lo recordará como un papa teólogo. Un servidor de la Iglesia que de ninguna manera busca ser un protagonista personal de iniciativas históricas o extraordinarias en comparación con su predecesor, que realmente había hecho una infinidad de acciones, que terminaron con un Jubileo histórico.

Benedicto no hizo durante su pontificado actos de gobierno que fueran particularmente evidentes. Él será recordado como un Papa de magisterio y continuidad en la esencia de la enseñanza de la Iglesia en relación con su predecesor (Juan Pablo II) y su sucesor (Francisco).

¿No corre Benedicto el riesgo de ser recordado sólo por su renuncia?

Es inevitable que se le recuerde por su renuncia, pero ha demostrado una profunda humildad. Después de él se abre el camino de la renuncia a un pontífice, es más fácil para los que vendrán. Ya estaba ahí antes, pero nadie la había usado.

En mi opinión es un pontificado principalmente magistral, profundo desde el punto de vista de la relación entre la fe y la cultura del mundo actual, que se convierte en un ejemplo de servicio humilde y desinteresado a Dios y a la Iglesia no vinculado a la propia persona.

Tags:
benedicto xvimuerte
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Envía tu intención a la red de 550 monasterios


Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.