Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 27 enero |
Santa Ángela de Mérici
Aleteia logo
Desde Roma
separateurCreated with Sketch.

El Papa: Dios visita el desierto de nuestros corazones

GREECE-VATICAN-RELIGION-POPE-AFP

Photo by ANDREAS SOLARO / AFP

Ary Waldir Ramos Díaz - publicado el 05/12/21

En este segundo domingo de adviento, el Papa Francisco reflexionó sobre el desierto y la conversión recordando la figura de san Juan Bautista

Tras una mañana marcada por su discurso en Lesbos, el papa Francisco ha celebrado una misa en la Sala de Conciertos Megaron de Atenas, donde ha instado a los fieles a «convertirse» durante el periodo de Adviento, el 5 de diciembre de 2021.

Francisco subrayó dos aspectos del Evangelio de hoy sobre la figura de san Juan Bautista: el lugar donde se encuentra —el desierto— y el contenido de su mensaje —la conversión.

El Papa explica que la Palabra de Dios no se presenta – según el evangelista Lucas –  a personajes famosos: Tiberio, Poncio Pilato, el rey Herodes y a otros “líderes políticos” de entonces y religiosos, Anás y Caifás (cf. Lc 3,1-2). 

En cambio la palabra fue dada a san Juan, “un hombre desconocido y solitario”, en el desierto, no en un Palacio o en un Templo (Lc 3,2). 

El desierto 

El Señor prefiere la pequeñez y la humildad”, dijo el Papa. Y señaló que era un mensaje “reconfortante”: “Dios, hoy como entonces, dirige la mirada hacia donde dominan la tristeza y la soledad”. 

En su última misa pública de su viaje -la segunda después de la celebrada el 3 de diciembre en el estadio de Nicosia, en Chipre-, el Papa fue recibido por unos 2.000 católicos de los ritos latino, bizantino y armenio. 

Alrededor de 900 personas estuvieron presentes en la prestigiosa sala de conciertos con el gran órgano en el escenario y un millar siguieron el evento desde otra sala.

Dios “a menudo no logra llegar hasta nosotros mientras estamos en medio de los aplausos y sólo pensamos en nosotros mismos”

El Señor, afirmó, “llega hasta nosotros sobre todo en la hora de la prueba; nos visita en “en nuestros desiertos existenciales”. Ahí nos visita el Señor”. 

El Señor llega donde “a menudo no es acogido por quien se siente exitoso, sino por quien siente que ya no puede seguir”. Y llega con palabras de cercanía, compasión y ternura. 

Pues, Dios viene en el desierto de nuestra vida “para alcanzarnos en nuestra pequeñez que ama”.  Entonces, dijo que “la cuestión no es ser pequeños o pocos, sino abrirse a Dios y a los demás”. 

Entretanto – sostuvo – “no tengan miedo de la aridez, porque Dios no la teme, y es allí donde viene a visitarnos”. 

En su homilía, el jefe de la Iglesia católica quiso iluminar a los fieles sobre el significado de la conversión, ya que los cristianos han entrado en el tiempo de Adviento y se acercan a la Navidad. 

GREECE-VATICAN-RELIGION-POPE-AFP

La conversión

“Hablar de conversión puede suscitar tristeza; nos parece difícil de conciliar con el Evangelio de la alegría”. 

Pero, el Papa insistió que “esto sucede cuando la conversión se reduce a un esfuerzo moral, como si fuera sólo un fruto de nuestro esfuerzo”

“El problema está justamente ahí: en basar todo en nuestras propias fuerzas; ahí también anidan la tristeza espiritual y la frustración”. 

El Papa ha usado el griego para explicar con la etimología del verbo evangélico que es: “convertirse”, metanoéin

“Está compuesto por la preposición metá, que aquí significa más allá, y del verbo noéin, que quiere decir pensar.”

Convertirse, entonces, es pensar más allá, es decir, ir más allá del modo habitual de pensar, más allá de los esquemas mentales a los que estamos acostumbrados”

Instó a salir de la “pretensión de autosuficiencia”. “O en esos esquemas cerrados por la rigidez y el miedo que paralizan. 

Dios nos ayuda a salir de la mediocridad

Convertirse, entonces, significa, sostuvo el Papa , “no prestar oído a aquello que corroe la esperanza, a quien repite que en la vida nunca cambiará nada”. 

Convertirse, dijo, es “rechazar el creer que estamos destinados a hundirnos en las arenas movedizas de la mediocridad”. 

Convertirse “es no rendirse a los fantasmas interiores, que se presentan sobre todo en los momentos de prueba para desalentarnos y decirnos que no podemos, que todo está mal y que ser santos no es para nosotros”. 

“No es así, porqué está Dios. Es necesario fiarse de Él, porque Él es nuestro más allá, nuestra fuerza”, añadió.

Dios es el agua para nuestro desierto

La conversión, sostuvo es dejar “el primer lugar a Él”. Dios “cura nuestros miedos, sana nuestras heridas, transforma los lugares áridos en manantiales de agua”.

Pidamos la gracia de la esperanza” a Jesús e invitó a que pidamos a “nuestra Madre Santísima que nos ayude a ser, como ella, testigos de esperanza, sembradores de alegría a nuestro alrededor.” 

La “esperanza no desilusiona jamás, no sólo cuando estamos contentos y estamos juntos, sino cada día, en los desiertos donde vivimos. Porque es allí que, con la gracia de Dios, nuestra vida está llamada a convertirse y a florecer”. 

El Obispo de Roma animó a pedir esta “gracia” al Señor para aceptar esta “verdad”, concluyó. 

Al final de la celebración, el Papa Francisco agradeció la acogida recibida en el país en vísperas de su partida. Mañana», dijo, «dejaré Grecia, pero no los dejaré a ustedes…Les llevaré en mi memoria y en mi oración”.

Tags:
advientocorazóndesiertooraciónpapa francisco
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

ES_NEW.gif
Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.