Aleteia logoAleteia logoAleteia
domingo 05 diciembre |
San Juan Damasceno
Aleteia logo
Estilo de vida
separateurCreated with Sketch.

Evitar el autoengaño y apostar por hacer familia: el sendero del amor

Evgeny Atamanenko | Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 16/11/21

Más allá de los que nos "vende" la sociedad como placentero, el verdadero amor implica la capacidad de comprometer la vida entera

En la caja de aquel supermercado, unas adolescentes ojeaban algunas revistas, imposibles de no ver en la espera de la fila. Sus portadas mostraban a sonrientes personajes famosos en sus nuevos matrimonios, al igual que las últimas noticias sobre sus crisis de relación o rupturas, en una cauda de miserias humanas y destrucción de sus relaciones familiares.

Y como absurda paradoja, en sus mismas páginas, contenidos acerca del “arte del amor”, en términos de la exaltación de la sexualidad o el más burdo erotismo.

Su propuesta se sustenta solo en lo sensorial, emocional y psicológicamente compensatorio de carencias afectivas, con la pretensión de “orientar” la unión entre varón y mujer. Más lamentable aun, lo hacen con argumentos que promueven la ausencia de todo compromiso que no sea el establecido por las voluntades de quienes hoy lo sostienen, y mañana, lo desconocen.

En nuestra experiencia clínica, bien sabemos que tal propuesta excluye los contenidos psíquicos y espirituales del modo íntimo de sentir y de sentirse, de conocer y conocerse; de querer y de quererse, propios de la comunión entre personas. Al no dar o recibir esta acogida, ellas mismas se condenan a llevar en sí algo incompleto, a menudo, sin saberlo.

Una encrucijada

Esta pseudo cultura de una sociedad erotizada plantea una encrucijada sobre la sexualidad, en la que existen solo dos caminos: el del autoengaño por una mentalidad hedonista, o el del verdadero amor que conduce a un varón y una mujer, a unirse en el auténtico amor conyugal, y ser y hacer familia.

DZIECIŃSTWO
La auténtica madurez se encuentra en el darse.

El camino del autoengaño

Un camino marcado como algo verdadero, presentado con los mil insidiosos matices del poder de la sensualidad, como lo más natural.

Los hay quienes, al tomarlo, tras los desencantos de una vida superficial, han sabido rectificar muchas veces sin sustraerse a los costos. Otros, que se adentraron por este hasta un punto sin retorno, terminaron utilizando a los demás, o siendo utilizados como víctima o victimario.

Personas cuyas relaciones suelen durar lo que dura la valía sensual, propia, o del otro, en su utilidad y delectación, mientras se adentran en desequilibrios de personalidad, por una maltrecha afectividad y una sexualidad desintegrada.

Un camino en el que, sintiéndose auténticamente libres, en realidad son esclavos de sus sensaciones y estados psicosomáticos, mientras viven en una sedienta soledad, por la que necesita renovar constantemente los objetos “amados”. Así, se despersonalizan yendo de aventura en aventura con tinte de relaciones honestas, cuando para ellos son solo placenteros amoríos, unos ocultos, otros notorios.

Siempre fieles a sus deseos, es decir, a sí mismos, pero nunca a una persona en su concreta realidad, en un verdadero compromiso de amor.

Existen muchas vidas ordinarias así, otras supuestamente “extraordinarias”. Estas alimentan los banales comentarios de tantos medios, que se lucran con su ostentosa miseria afectiva. Sus máximas representaciones, suelen ser personajes de vida pública, como políticos, artistas, deportistas y ricos famosos, que dejan un rastro oscuro en sus historias familiares.

El camino del verdadero amor

En cambio, el verdadero camino del amor que lleva a ser familia y hacer familia, está marcado siempre por la madurez. Esta se va alcanzando, cuando se vive con rectitud de intención en el amor personal.

Un camino de luz, en el que la razón y la inteligencia se imponen sobre el egoísmo de las tendencias sensibles, para obrar el bien hasta la abnegación y el sacrificio como el verdadero sello del buen amor.

FAMILY
Ser y hacer familia en todo tipo de circunstancias es lo que nos hará felices.

Entonces para quien es y hace familia, el camino de la madurez es:

La verdadera libertad al andar en verdad.

La madurez de la libertad al vivir responsablemente.

La madurez de la responsabilidad al aprender a amar haciendo felices a los demás.

Es la madurez de ese amor al adquirir la capacidad de comprometer la vida entera.

Y la madurez de ese compromiso al ser fiel en todas las circunstancias de la vida, viviendo en comunión con los seres amados.

Un camino por el que transitan tantas personas cuyas vidas no son noticia ni tema de revistas en boga pero que, siendo felices, son y hacen familia. Aportan desde la sencillez de sus vidas, verdadero valor a la sociedad.

Por Orfa Astorga de Lira

En Aleteia te orientamos gratuitamente, consúltanos escribiendo a: consultorio@aleteia.org

.

Tags:
amor de parejaAmoris laetitiacompromisofamiliamatrimonio
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.