Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 19 octubre |
San Juan de Brébeuf y compañeros mártires
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

Esto es lo que aprendes gracias al sufrimiento

dad hospital

LightField Studios - Shutterstock

Orfa Astorga - publicado el 28/09/21

Un padre exitoso pasa por la prueba del accidente grave de un hijo... y descubre lo que es amar de verdad. Un testimonio llegado a Aleteia

Ser médico especialista me hacía considerar que tal título, el tener un buen coche, y vivir en cierto residencial, era lo más encumbrado de mi personalidad, y me irritaba cuando alguien no se dirigía a mi hablándome de “usted”, o como “Señor Doctor”.

En ese entonces, lejos estaba de comprender que mi ser personal era irreductible a todo aquello.

Así, me había atado a un yoidealizado, que esmeradamente había construido ante los ojos de los demás, y en el que yo mismo pretendía reconocerme, mientras me comparaba constantemente para cada día ser mejor, pero… respecto de los demás.

Lo hacía, siguiendo esos derroteros de falsos autoconceptos que tan en boga están, para construir una cierta personalidad a costa del verdadero ser, y lo que se consigue en consecuencia es desarrollar serias disfunciones, y hasta psicopatologías.

Quienes así viven, pueden pensar que conocen su yo, pero en realidad no saben quiénes son, en el más trágico autoengaño. 

En mi caso, lo más lamentable era que vivía inconforme con mi hijo menor, que, a pesar de sus honestos esfuerzos, no lograba descollar en su profesión, no había logrado un posgrado, ni escalado posiciones en una importante empresa, según ese éxito al que tanta importancia daba ese… mi yo.

Inevitablemente, me frustraba, al compararlo con exitosos hijos de conocidos.

Y llegó el sufrimiento

Entonces, mi hijo tuvo un grave accidente automovilístico, con severo traumatismo cráneo encefálico, al cual sobrevivió quedando con secuelas como cambios de personalidad, déficit de la memoria y discernimiento, entre otros, y …  pronósticos de recuperación, casi sin esperanzas.

Mi hijo se convertía en una sombra a pesar de las mejores terapias, mientras yo me sumergía en el más profundo dolor.

Una tarde, por la calle, me abordo un joven de su edad, con sus facultades irreparablemente dañadas, denotando su condición de adicto a las más dañinas substancias, pidiéndome… casi exigiéndome, unas monedas.

Entonces, sintiendo misericordia por el joven, no pude evitar contemplar en mi corazón la hermosura de mi hijo antes del accidente, como un joven esforzado, honesto, de ambiciones limpias y hasta entonces, sin limitaciones físicas.

Me di cuenta, de que había dejado de reconocer y amar los esenciales dones de su persona, por mi absurdo complejos y expectativas.

Y que podía amarlo sin límites, aun cuando quedara minusválido de por vida.

Entonces el yo idealizado, cedió al yo real, y con humildad y abundantes lágrimas, pedí el milagro por mi hijo.

Amé de verdad a mi hijo

El milagro se me concedió, mi hijo se recuperó lenta pero totalmente, fue entonces que comprendí que jamás lo compararía con nadie; que lo valoraría como un ser único e irrepetible y el mayor de los dones.

Otro milagro sucedió en mi propia persona, que, hasta entonces, había sido incapaz de agradecer los maravillosos dones con que Dios me había dotado, pues también deje de compararme, para aceptarme con humildad, lo mismo en mis virtudes que en mis defectos.

A dar gracias por el maravilloso don de mi existencia, y retomar el camino de la fe.

Y gradualmente superé mis viejos traumas y complejos, en una nueva y hasta entonces desconocida forma de libertad.

Ahora, voy aprendiendo que el conocimiento de mi yo real, por acertado que sea, nunca estará a la altura del conocimiento de mi ser personal, y que este dependerá de las gracias que se me otorguen, para por amor a Dios, amar mi prójimo, como a mí mismo.

Y que todo lo demás, no tiene mayor sentido. 

El gran drama de la especie humana, consiste el desconocimiento de su ser personal, y, por ello, no comprender el amor, y fijarle limites que no existen más que en nuestro propio corazón. André Frossard

Testimonio anónimo.

En Aleteia te orientamos gratuitamente, escríbenos a consultorio@aleteia.org

Tags:
amorsentidosufrimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
4
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
5
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
6
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa a los poderosos: “Quiero pedirles en nombre de Dios…”
7
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.