Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 18 octubre |
San Lucas
Aleteia logo
home iconCultura e Historia
line break icon

Concha Espina y su extraordinaria protección y devoción a la Virgen

CONCHA ESPINA

GOBIERNO DE CANTABRIA | Unknown-CC BY-SA 4.0

Sandra Ferrer - publicado el 25/06/21

Se trata de la escritora española que a punto estuvo de ganar el Nobel

Concha Espina es uno de los nombres propios de las letras hispanas. Escritora prolija, aplaudida por la crítica y admirada por lectores y escritores de renombre, esta autora santanderina pudo vivir de su obra gracias a su talento y su capacidad de trabajo. Sintió siempre la protección de la Virgen a la que dedicaría algunos de sus textos y cuidó de sus hijos con devoción. Todo lo hizo con gran cariño y muchos fueron los premios y reconocimientos públicos que recibió. Pero ni la Academia de la Lengua Española le otorgó nunca un sillón, ni el jurado del Nobel de Literatura la eligieron en las distintas ocasiones en las que se presentó su candidatura. Con todo, las muchas ediciones en infinidad de idiomas de sus novelas han convertido a esta autora española en escritora universal.

Sus orígenes podían preconizar una vida regalada pero el destino quiso que Concha Espina tuviera que superar mil y una vicisitudes. Nació el 15 de abril de 1869 en Santander, en el seno de una familia acomodada. Ella fue la séptima de los diez hijos de Víctor Espina, administrador de minas, y Ascensión Tagle. Su madre transmitiría a su hija los valores conservadores y católicos en los que se sustentaba la familia. Concha tuvo una infancia feliz y tranquila. Ya entonces empezaba a encontrar placer en la escritura, afición que fomentaría su propia madre. Pero cuando tenía trece años, vio como la vida regalada en la que había crecido se desmoronaba con la quiebra del negocio de su padre.

Los Espina se trasladaron entonces a vivir con su abuela materna a la localidad cántabra de Mazcuerras. En aquella época, Concha ya había publicado un poema en El Atlántico; lo hizo bajo el pseudónimo Ana Coe Schnip. Azul era un poema dedicado a la Virgen, a quien siempre dedicaría sus oraciones y en quien se apoyaría en los momentos más difíciles de su vida. Un inicio que a buen seguro alegró sinceramente a Concha y a su madre, quien la ayudaba a rimar en sus primeros pasos en el mundo de la literatura. Pero pronto sufrió un nuevo revés. Esta vez muy difícil de superar. En 1891 fallecía su madre Ascensión.

Dos años después, cuando ya era una joven de veinticuatro años, Concha se casaba con Ramón de la Serna, un rico hombre de negocios con el que tendría cinco hijos, uno de los cuales no sobreviviría a la infancia. De nuevo la desgracia llamaría a su puerta cuando el matrimonio recién casado se trasladó a Chile donde Ramón tenía sus principales negocios. Tras un largo y agotador viaje por mar, se encontraron con una empresa totalmente quebrada.

La pareja aún permaneció varios años en Chile, donde nacieron sus dos primeros hijos. Concha acudía con frecuencia a la iglesia donde un día le ofrecieron un ejemplar de una publicación titulada El Porteño. El sacerdote de la iglesia era su responsable y Concha se dirigió humildemente a él con unos cuantos poemas suyos para ver si podía colaborar en dicha publicación. El sacerdote la animó entonces a contactar con otros periódicos de más tirada y así lo hizo. Al poco tiempo, ya estaba compaginando su vida como madre de dos niños pequeños y su faceta como escritora en periódicos chilenos.

En 1898, la familia regresaba a España. Para entonces, Concha ya estaba escribiendo la que sería su primera novela. La niña de Luzmela fue un éxito e impulsó su carrera como escritora profesional. Por desgracia, también despertó los celos de su marido quien, al parecer, no encajó muy bien que su esposa se hiciera famosa. En 1909, el matrimonio se separaba de mutuo acuerdo y Concha se hacía cargo de los cuatro hijos que ya había tenido. Desde entonces, y durante años, Concha Espina se convirtió en una respetada intelectual del Madrid de principios de siglo. En su casa organizó un conocido salón literario en el que acudieron grandes personalidades de las letras del momento.

Tal fue su éxito literario que Concha Espina fue propuesta en varias ocasiones para el Premio Nobel de Literatura aunque nunca llegó a conseguirlo. Tampoco la Real Academia Española le otorgó uno de sus sillones. Sin embargo, continuó cosechado éxitos que le permitieron vivir de su obra, algo poco usual en una mujer de su tiempo, y recibió un gran número de premios y reconocimientos, entre ellos, el premio Nacional de Literatura, la Medalla de Arte y Literatura de la Hispanic Society de Nueva York o la Banda de Damas Nobles de la Reina María Luisa.

Hasta prácticamente el último día de su vida, Concha Espina no dejó de escribir. Su vista se fue deteriorando pero ella no quiso nunca renunciar a la que fuera su gran pasión. A lo largo de su carrera como escritora, Concha Espina escribió novelas, cuentos, relatos cortos, artículos periodísticos y poemas. De su poemario Mis flores, extraemos este hermoso poema titulado A la Virgen de mi altar:


Imagen de dulcísima belleza
que habitas de mi altar entre las flores,
vuelta á los cielos la gentil cabeza
como para implorar de su grandeza
remedio á mis dolores.
Cuando era yo dichosa todavía
te consagré mi dicha y mis cantaresy también te buscaba y te quería¡hoy que sufro y que lloro, Madre mía,
calma tú mis pesares!
¡Oh Virgen de pureza inmaculada,
la del manto azulado como el cielo,
rayo de luz que alumbras mi jornada,
del alma que te busca contristada
suavísimo consuelo!
No sé si en el camino de la vida
habrá dolor cual mi dolor profundo;
llorando de mi madre la partida,
sólo sé que en mi alma hay una herida
que no la cura el mundo.

Concha Espina fallecía el 19 de mayo de 1955.

Links relacionados:

Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
VENEZUELA
Ramón Antonio Pérez
Cuando la vida surge del atroz abuso a joven discapacitada
2
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
3
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
Henry Vargas Holguín
¿Cuál es el pecado contra el Espíritu Santo?
6
CARLO ACUTIS, CIAŁO
Gelsomino del Guercio
«Cerró los ojos sonriendo»: así murió Carlo Acutis
7
Felipe Aquino
¿Hay pecados tan graves que no puedan ser perdonados?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.