Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 05 agosto |
La Virgen de las Nieves
home iconCultura e Historia
line break icon

¿Son verídicas las cartas de Poncio Pilato al emperador Tiberio y al rey Herodes?

HEROD AND PONTIUS PILATE

"Wellcome Library, London" - CC BY 4.0

Luis Santamaría - publicado el 26/04/21

En realidad, breves escritos apócrifos que exculpan al prefecto romano que condenó a muerte a Jesús

Como sucede siempre que se divulgan documentos antiguos en torno a Jesucristo que no están en la Biblia, algunas presentaciones superficiales –buscando sensacionalismo y, con él, audiencia– tienen buen cuidado de no aclarar del todo las cosas que ya se conocen después de muchos años de investigación académica.

Por eso, de vez en cuando salen a relucir evangelios apócrifos u otros textos que, o bien por contener relatos legendarios piadosos que buscaban completar las muchas lagunas de información del Nuevo Testamento, o bien por incluir doctrinas gnósticas para dar “otra versión” de la figura y la enseñanza de Jesús, pueden llevar a la confusión.

Entre ellos, llama mucho la atención que existan algunos escritos atribuidos a Poncio Pilato, prefecto romano de Judea entre los años 25 y 36 d.C. y, por tanto, en ese cargo en el momento de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Es muy curioso que, por ejemplo, nos encontremos con una supuesta correspondencia del mandatario con el emperador Tiberio o con el tetrarca Herodes Antipas… ¡hablando sobre Cristo!

Estos escritos tienen su importancia y su antigüedad… pero se incluyen en la gran colección de textos que rodean al Nuevo Testamento y que nunca fueron aceptados por la comunidad cristiana: existen evangelios apócrifos, hechos de los apóstoles apócrifos, epístolas apócrifas y hasta apocalipsis apócrifos.

Muchos de ellos han sido traducidos al español por la Biblioteca de Autores Cristianos (también en edición bilingüe).

Otra mirada a la pasión y muerte de Cristo

Entre las decenas de apócrifos que conocemos, que se ordenan por su contenido y temática, hay una categoría de textos dedicados a los acontecimientos de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Aunque los cuatro evangelios canónicos dan bastantes detalles sobre lo que sucedió, algunos cristianos de las primeras comunidades no se habrían conformado con lo recibido de la tradición apostólica, añadiendo relatos de su propia cosecha.

Aquí tenemos que ubicar, en primer lugar, la llamada Carta de Poncio Pilato dirigida al emperador romano acerca de Nuestro Señor Jesucristo. Se desconoce la fecha de composición y sólo se conservan manuscritos latinos no originales. El texto que más se ha divulgado, por su estilo “parece delatar una refundición tardía, que probablemente tuvo lugar en la época del Renacimiento”, según explica su traductor al español, Aurelio de Santos Otero.

Las excusas de Pilato

En esta carta Pilato elogia a Jesús ante Tiberio, diciendo que el crucificado era “piadoso y austero”, “legado de la verdad” y “un justo inmune de toda culpa”. El prefecto echa la culpa de su muerte a los judíos, “cuyas instigaciones seguí de mal grado y por temor”, tal como se excusa, apuntando a “la confabulación de todos los escribas, jefes y ancianos”. Además –aclara–, sus discípulos hacen el bien a todo el mundo.

Existe otra supuesta carta de Poncio Pilato, que lleva por título Relación del gobernador Pilato acerca de Nuestro Señor Jesucristo, enviada a César Augusto a Roma. Se conserva en griego y en varias lenguas orientales, sería del siglo VII, y en ella el prefecto también considera a Jesús inocente, excusándose de su condena a muerte, que sería achacable sólo a los líderes judíos. 

La sorpresa crece cuando hallamos una supuesta Carta de Tiberio a Pilato, escrita en griego. En ella el emperador romano se dirige a su subalterno con dureza, en estos términos:

«por cuanto tuviste la osadía de condenar a muerte a Jesús Nazareno de una manera violenta y totalmente inicua… vas tú mismo a ser conducido a mi presencia, cargado de cadenas, para que presentes tus excusas y rindas cuentas de la vida que has entregado a la muerte sin motivo alguno».

Para completar el panorama, se conservan dos cartas que se habrían intercambiado Poncio Pilato y Herodes Antipas, tetrarca de Galilea y Perea entre los años 4 a.C. y 39 d.C. Una correspondencia escrita en griego (y con versiones siríacas) difícil de traducir por su mala redacción y con elementos de origen medieval, por lo que nos encontramos ante unos escritos tardíos. Una vez más, Pilato aparece como el bueno de la película.

Valor histórico, pero simple literatura

Para terminar, cabe preguntarse por qué, si fueron escritos por cristianos, y supuestamente movidos por una buena intención, la Iglesia no aceptó estos documentos en el “canon” del Nuevo Testamento.

Y está claro: las primeras comunidades, que mantenían con todo el cuidado la tradición oral recibida de los apóstoles –y que ya se iba poniendo por escrito en diversos lugares–, no podían aceptar relatos ficticios que no respondían a la verdad de los hechos históricos, de su lectura desde la fe y de su predicación.

Nos sirven como un buen ejemplo de literatura de su tiempo con propósitos piadosos, y para conocer las leyendas que circulaban entre los creyentes, pero no para conocer lo que sucedió realmente.

En otro texto apócrifo semejante, leemos que, presentándose ante Octavio en Roma, Pilato habría dicho: «¡Oh emperador!, yo no soy culpable de esto; los incitadores y responsables son la turba de los judíos». El mensaje siempre es el mismo: simpatía hacia Pilato (y el imperio) y acusación al pueblo judío.

Además, hay que tener cuidado de no confundir los escritos que hemos comentado con otros atribuidos al prefecto romano más conocido de la Historia. El más importante se titula Hechos de Pilatos (también conocido como Actas de Pilatos o Evangelio de Nicodemo). Algunos expertos lo datan en el siglo II y otros en el IV. Un texto muy posterior, es el Evangelio de la muerte de Pilatos, de época tardomedieval.

Tags:
arqueologiabibliaevangelioliteratura
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MADELEINE PAULIAC
Sandra Ferrer
La doctora que ayudó a dar a luz a unas monjas violadas
2
Redacción de Aleteia
Explosión en Líbano: Encuentran el cuerpo de un joven agarrado a ...
3
FERMIN SOSA
Jesús V. Picón
Mexicano al otro lado del mundo, ciclista y dice que sin miedo al...
4
Gaudium Press
10 enseñanzas del cura de Ars tras sus combates con el demonio
5
VIRGIN
Ary Waldir Ramos Díaz
¿Por qué el Papa es tan devoto de la Virgen del Silencio?
6
ST IGNATIUS,LOYOLA
Philip Kosloski
Aquí están las 8 reglas de san Ignacio para el discernimiento
7
Chiara Santomiero
¿Qué es el «Perdón de Asís»?
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.