Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 12 abril |
San Estanislao de Cracovia
home iconEspiritualidad
line break icon

Encuentra el agua y la libertad en el desierto espiritual

DUNES DESERT

Denis Burdin I Shutterstock

Luisa Restrepo - publicado el 27/02/21

Un bello relato de un monje ermitaño para descubrir que Dios no ama el esfuerzo por el esfuerzo, sino que lo que mide es el amor con que las cosas se hacen

La Cuaresma nos invita a la privación y al sacrificio, pero no siempre nuestro modo de entenderlo, es necesariamente el modo como el Señor nos invita a vivirlos.

Pensamos que cruzar el desierto con Jesús implica vivir la sed, el despojo, la soledad y el abandono. Pero el desierto es también una fuente, una liberación, un lugar donde podemos estar llenos y profundamente acompañados.

Cada uno, en esta Cuaresma, está llamado a ir a los desiertos de su corazón, pero no de una forma negativa, vista desde la privación; puede también hacerlo desde la mirada de un Dios que siempre quiere ser el agua viva.

Sri Lanka
Oliver Sjöström | Unsplash

El desierto de mi corazón puede ser una sed inmensa que está clamando por beber de esa agua; puede ser una soledad abrumadora que esté gritando presencia; o experimentarse como un abandono que no es vacío sino intimidad; también puede significar un despojarnos de todo aquello que esclaviza el corazón y le impide ser libre.


PUSTYNIA

Te puede interesar:
Cuaresma: El Espíritu devuelve la esperanza a quien vive «desiertos»

El monje y su estrella

“La leyenda dorada de los Padres del Desierto cuenta la historia de aquel viejo monje que todos los días debía cruzar un largo arenal para ir a recoger la leña que necesitaba para el fuego. En los días de verano, cuando el sol ardía, el camino se hacía interminable para el anciano monje. Por fortuna, en medio del arenal surgía un pequeño oasis en cuyo centro saltaba una fuente de agua cristalina que mitigaba los sudores y la sed del eremita. Hasta que un día el monje pensó que debía ofrecer a Dios ese sacrificio: nunca más se inclinaría hacia la fuente y regalaría a Dios el sufrimiento de su sed. Y al llegar la primera noche, tras su sacrificio, el monje descubrió con gozo que en el cielo había aparecido una nueva estrella, brillante, tan alegre como la fuente a la que había renunciado. Desde aquel día el camino se le hizo más corto al monje. El sudor era casi una alegría. Renunciar a la fuente se había vuelto sencillo, porque el gozo de ver «su» estrella encenderse cada noche en el cielo era mucho más intenso que la sed que el sol del camino producía. Y el monje se habituó al descubrimiento diario de aquella estrella que le testificaba que Dios estaba contento con él. Hasta que un día tocó al monje hacer su camino junto a un joven novicio. El muchacho, cargado con los pesados haces de leña, sudaba y sudaba. Y cuando vio la fuente no pudo reprimir un grito de alegría: «Mire, padre, una fuente». En un segundo cruzaron mil imágenes por la mente del monje: si bebía, aquella noche la estrella no se encendería en su cielo; pero si no bebía, tampoco el muchacho se atrevería a hacerlo. Y, sin dudarlo un segundo, el eremita se inclinó hacia la fuente y bebió. Tras él, el novicio, gozoso, bebía y bebía también. Pero mientras le miraba beber, el anciano monje no pudo impedir que un velo de tristeza cubriera su alma: aquella noche Dios no estaría contento con él y no se encendería su estrella. Pero nada dijo de esta tristeza. Porque eso habría entristecido también al muchacho. Y al llegar la noche el monje apenas se atrevía a levantar los ojos al cielo, que hoy le parecería vacío. Lo hizo, al fin, con la tristeza en el alma. Y sólo entonces vio que aquella noche en el cielo se habían encendido no una, sino dos estrellas. Aquel día entendió el monje esa frase evangélica que dice que Dios ama más la misericordia que todos los sacrificios. Entendió que Dios no ama el esfuerzo por el esfuerzo, sino que lo que mide es el amor con que las cosas se hacen. Descubrió que el hacer feliz al prójimo es más meritorio que todas las privaciones. Supo que uno no debe mortificarse nunca mortificando a los demás. Vio que en el alma de los hombres se encienden tantas estrellas como hombres amamos” (José Luis Martín Descalzo, Razones para vivir).

El desierto es un lugar de vida (aunque parezca paradójico).

Porque nos hace ver con mucha claridad nuestra sed que necesita ser regada, nuestra soledad que nos invita a una intimidad más profunda y, sobre todo, nos hace experimentar la misericordia de un Dios que nos permite estar en el desierto para que podamos ver resplandecer sus estrellas en el firmamento.


PUSTYNIA

Te puede interesar:
¿Cómo ver a Dios en el desierto de mi vida?

Tags:
desiertomisericordiamonjesed
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MIRACLE
Maria Paola Daud
Mateo se perdió en el mar… ¡y apareció en brazos de papá!
2
QUEEN ELIZABETH WEDDING
Adriana Bello
Las bodas de titanio de la reina Isabel II y el príncipe Felipe
3
MIGRANT
Jesús V. Picón
El niño perdido y hallado en pleno desierto que invita a reflexio...
4
SATAN SHOES
Adriana Bello
Las zapatillas de Satanás no son un juego
5
ALICE BATTENBERG
Adriana Bello
La monja de la realeza
6
Attentat Indonésie
Agnès Pinard Legry
Este héroe evitó una masacre en la catedral esta Semana Santa
7
Archbishop Georg Gänswein
I.Media
Gänswein: Benedicto XVI esperaba vivir solo unos meses después de...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.