Aleteia

Oración a la Virgen de los Milagros de Roma

VIRGIN
Maria Paola Daud | Aleteia
Comparte

«Oh Madre de la gracia divina, Virgen poderosa, auxiliadora de los cristianos, en ti esperamos y no estaremos confundidos…»

Hoy te traemos esta oración a la Virgen de los Milagros, imagen muy querida en Roma, a la cual dedicaron una de las “Iglesias gemelas” que se encuentran en el centro de la ciudad. Lleva ese nombre en honor a un milagro que ocurrió el 20 de junio de 1525:

Un niño jugaba a las orillas del Tíber mientras esperaba a su madre que lavaba la ropa. En un descuido cayó al río, y su madre desesperada invocó a la imagen de la Virgen pintada en los muros al costado del río.

Milagrosamente el niño fue rescatado por dos valientes jóvenes que se encontraban en el lugar.

Luego, el niño relató que una bella dama vestida de blanco y muy similar a la imagen existente en el muro, lo había mantenido en el agua hasta que llegó la ayuda.

 

Oh Santísima Virgen, Madre de Dios y Madre nuestra,

que en esta Iglesia eres venerada bajo el glorioso título de los Milagros,

nosotros tus devotos indignos, postrados a tus pies,

te otorgamos nuestro humilde y filial respeto.

Y llenos de confianza en tu poderosa y noble intercesión,

te pedimos que mires piadosamente

las muchas necesidades espirituales y temporales de tus hijos.

¡Oh! Gran Virgen, que con tu santa imagen obraste tantos prodigios,

muévete a compasión de nuestras miserias,

dígnate de mostrar cuán grande es tu poder en el Cielo

y tu bondad para con nosotros en la tierra.

En particular, te pedimos, oh Santa María de los Milagros,

que defiendas la santa Iglesia,

que protejas su augusta Cabeza,

que conviertas a los pecadores,

que consueles a los enfermos,

que asistas a los moribundos,

que lleves el refrigerio a las almas del purgatorio,

y que implores por todos nosotros aquellas gracias

que nos son más necesarias para nuestra salvación eterna.

Bendice, oh Madre adorable y admirable, nuestra oración

y nosotros bendeciremos tu bondad para siempre.

Oh Madre de la gracia divina, Virgen poderosa,

auxiliadora de los cristianos, en ti esperamos y no estaremos confundidos.

(Tres Avemarías)

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.