Aleteia

El legado de Pedro Casaldáliga, defensor de la Amazonía y los pobres de Brasil

NATIVES
Wilfred Paulse-(CC BY-NC-ND 2.0)
Comparte

Un obispo de origen español, cuya muerte a los 92 años -dada a conocer este 8 de agosto- conmueve al país sudamericano y a quienes dan la vida por las necesidades de los pueblos originarios

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Hace unos días su muerte había sido desmentida, pero en las últimas horas finalmente se confirmó. El obispo emérito de São Felix do Araguaia (Brasil) ha fallecido, se anunció este 8 de agosto, a causa de una neumonía con derrame pulmonar que no pudo superar. Sucedió en la Unidad de Cuidados Intensivos de la Santa Casa Batatais (San Pablo).

Pero este claretiano español ha dejado un verdadero legado no solo por su defensa de los derechos de los pueblos de la Amazonía, sino porque además siempre se puso del lado de los más pobres de Brasil e incluso hasta reconocido por su labor de escritor y poeta (tiene decenas de obras sobre antropología, sociología, ecología).

Nacido en la provincia de Barcelona en el año 1928, su gran vida y corazón estuvo puesto en Brasil, país al que llegó en 1968 como claretiano, siendo el Estado de Mato Grosso (Amazonía) donde fundó una misión. Recién en 1970 fue designado como obispo titular de São Felix do Araguaia. Pero desde un comienzo su férreo compromiso por los más vulnerables, en contra de los grandes intereses devastadores de la «casa común», se hizo latente a través de su obra y testimonio.

Esta situación ha generado de alguna manera que su vida no haya estado exenta de amenazas de muerte. Por ejemplo, el recordado 12 de octubre de 1976, en Ribeirão Cascalheira (Mato Grosso). En aquella oportunidad le había llegado la información de que dos mujeres estaban siendo torturadas en la comisaría local. Inmediatamente, Pedro se acercó hasta el lugar con el sacerdote jesuita João Bosco Penido Burnier, instancia cargada de discusión y agresión. 

Pero sobre todas las cosas, una de sus grandes marcas, de esas cosas por las que más se lo recuerda, tiene que ver con haber sido artífice en Brasil de la Comisión Pastoral de la Tierra y  ha ayudado a fundar el Consejo Misionero Indígena. 

Pero actividad que ha desempeñado como obispo se destaca por diversas características, tal cual recuerda a esta hora la propia Iglesia en Brasil:

  • Evangelización, vinculada a la promoción humana y la defensa de los derechos humanos de los más pobres;
  • Creación de comunidades eclesiales de base con líderes que sean levadura entre los pobres;
  • Encarnación en la vida, en las luchas y esperanzas del pueblo;
  • Estructura participativa y corresponsable en la diócesis.

En 2000, fue galardonado con el título de Doctor Honoris Causa por la Universidad Estatal de Campinas. El 13 de septiembre de 2012 recibió idéntica distinción de la Pontificia Universidad Católica de Goiás.

Don Pedro, que padecía la enfermedad de parkinson, presentó su dimisión en 2005, año en el que el Papa Juan Pablo II aceptó su renuncia al gobierno pastoral de San Félix.

Así lo recuerda la propia Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) que junto al legado de este obispo, reproducido en detalles aquí, emitió el siguiente comunicado:

«Don Pedro marcó su vida por la solidaridad hacia los más pobres y sufrientes, haciendo de su ministerio, su poesía y su vida un canto solidario. Preocupado por ‘no tener nada, no llevar nada, no pedir nada, callar y, sobre todo, no matar nada’, contempla ahora al Dios de la Vida, a quien buscaba servir en cada pobre, en cada sufriente»

Por estas horas son múltiples los reconocimientos y repercusiones hacia el también llamado «obispo del pueblo». Recemos por su descanso eterno.

 

 

Puedes seguir la misa de exequias aquí:

 

 

 

También te puede interesar: La Amazonía y su gente

 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.