Aleteia

¿Por qué son tan importantes los ángeles en tiempos de Covid-19?

GUARDIAN ANGEL
Comparte

Los ángeles custodios cuidan de nuestras naciones, también ante la crisis del coronavirus

Hablar de ángeles en tiempos de pandemia, ¿acaso no resulta extraño o superfluo?. Una posible respuesta es que si. No tiene sentido hablar de ángeles en estos tiempos.

Sin embargo, cuando se echa un vistazo a los discursos que saltan por aqui y por allá, el papel de los ángeles resulta protagónico. Ya hemos dedicado un artículo acerca de los ángeles y la pandemia, lo puedes leer aquí:

 

Son voces que vaticinan el fin de las naciones y propagan la idea de una sociedad alternativa, llegando al globalismo.

Es decir que, esos lazos de cultura, historia, lengua, que son los componentes que caracterizan a una nación, se vean suprimidos y eliminados artificialmente, para dar paso a entes supranacionales que intervengan, controlen y regulen naciones enteras, sin ningún tipo de vinculación cultural o histórica.

Entes supranacionales gobernadas por organizaciones burocráticas, que han resultado elefantes paquidermos, como la ONU o la OMS, y que tendrían más poder ejecutivo”, lo que les permitiría controlar y regular la economía, así como limitar la soberanía de los Estados nacionales”.

Esta concepción globalista del mundo no es nueva, ya desde los años 90 con la caída del muro de Berlin, se ha ido propagando. Una concepción globalista que se refiere a un nuevo orden mundial, a una nueva concepción del mundo y que responde a intereses de tipo político-burocráticos, y obviamente, económicos.

Ante este panorama, considero necesario el preguntarnos si nuestra fe aporta algo, ¿qué dice Dios al respecto? (dejemos eso que Dios no debe meterse en temas de política o geopolítica, y recordemos a Chesterton: “Si suprimimos lo sobrenatural, lo que nos queda es lo antinatural”) .

Dios forma naciones, las cuida, y es tanto el valor que tienen ante El que les envía un custodio para que las proteja: “Cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de Adán, fijó las fronteras de los pueblos, según el número de los ángeles de Dios” (Dt. 32,8-9).

La misma idea nos los presenta el libro de Daniel 10, 13-21, donde se habla de los ángeles custodios de las naciones de Grecia y Persia.

Este dato contenido en la Sagrada Escritura, es profundizado y enseñado por Padres de la Iglesia. San Basilio escribe en el siglo IV: “Que haya ángeles que custodian naciones enteras, esto es lo que enseñan Moisés y los profetas”. Orígenes: “Leemos en las Escrituras que hay príncipes de cada nación, y el contexto muestra bien que se trata de ángeles y no de hombres. Eusebio: “por medio de una misteriosa economía Dios ha distribuido todas las naciones entre los gobernadores invisibles de las naciones, que son los ángeles”. Y así muchos otros como Clemente de Alejandria, Dionisio Areopagita, etc.

Igualmente, en diferentes países se conmemora la fiesta de su Ángel Custodio. Portugal celebra el Ángel de Portugal el 10 de Junio, el Ángel de España, se celebra el 1 de Octubre. En Chile se encuentra el ángel de Chile en Santiago y Valparaiso; en México se encuentra el ángel de México, diferente al de la independencia, en la Catedral de Ciudad de México; en Colombia se encuentra el ángel de Colombia en la Iglesia del Voto Nacional.

De esta existencia de los ángeles de las naciones, se vislumbra una primera conclusión, y es que la nación es más que una suma de características: la nación está constituida por un principio espiritual que es el ángel que la custodia.

Recordemos que estamos hablando de criaturas puramente espirituales, lo que hace que cada ángel sea totalmente diferente a los demás. En cuanto las cosas son materiales, menor diferencia hay entre ellas: dos gotas de aceite no tienen mayor diferencia. Pero, cuanto menos una criatura esté compuesta por materia, tanto más diferente es de las otras: entre los hombres, conformados por cuerpo y alma inmortal, no solo materia, hay más diferencias que entre dos gotas de aceite,. Así, los ángeles, puros espíritus, se diferencian totalmente los unos de los otros, no hay dos ángeles iguales, ni parecidos. Esto hace que, entre otras cosas, cada ángel traiga una perfección de Dios, refleje una luz de Dios que no la va a reflejar ningún otro ángel. Pensemos en los vitrales de las catedrales antiguas que hacen pasar la misma luz del sol, pero con distinto color y tonalidad.

Lo anterior para decir, que si una nación esta conformada por un principio espiritual, que es su ángel que la custodia, así cada nación está llamada a una misión particular y específica dentro del conjunto de las demás naciones. Piensa en la misión de España a la evangelización de América, el papel en la contrarreforma; en la misión de Francia como hija primogénita de la Iglesia; y así cada nación está llamada a cumplir un papel, una misión.

En el cumplimiento de esta misión ayuda y protege el ángel custodio, pero también los demonios luchan para que las naciones se desvíen de la misión que tienen en el campo de la salvación. Pensemos en Rusia, de la que Nuestra Señora en Fátima, dijo que esparciría errores.

Pero hay más…

Los ángeles custodios de las naciones protegen lo que es propio de esa nación, impidiendo que, como ha dicho el Papa Francisco, se de una “colonización ideológica”, caracterizada por la imposición de ideas extranjeras en una cultura, y que, de acuerdo al Papa, a veces viene atada a asistencia financiera.

Pero la misión principal del ángel custodio de las naciones es la de conducir los pueblos a Dios.

De esta manera los ángeles custodios llevarán a una unicidad de cada nación, pero sin destruir su tradición y cultura, sino elevándola y poniendo la nación que le ha sido confiada a los pies de un único pastor que se da sólo en Cristo, y no en un gobierno único mundial.

Qué importancia y qué actualidad la de estos seres que custodian nuestra nación. Ante avances de un nuevo orden mundial, deshumanizador y desconocedor de tradiciones y culturas, Dios nos concede esta protección para que cada una de nuestras naciones llegue a ser lo que debe ser en el plan de salvación.

Te invito a que reces por tu nación con esta oración:

Dios eterno y omnipotente, que destinaste a cada nación a su Ángel de la Guarda, concede que por la intercesión y patrocinio del Ángel de la Argentina, seamos liberados de todas las adversidades. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.