Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

Oración para que los sacerdotes lleven a Dios en la pandemia

SPACER Z NAJŚWIĘTSZYM SAKRAMENTEM PO WARSZAWIE

fot. Wiktor Zdrojewski

Lorena Moscoso - publicado el 24/04/20

Que no les falte el coraje ¡para entregar la vida! ¡para entregarte a Ti!, ¡benditos nuestros sacerdotes!

Benditos nuestros sacerdotes, elegantemente vestidos, siervos de Dios, servidores humildes,
hechos de otra carne, tejidos desde la eternidad por las mismísimas manos de su Dios,
aquel Dios al que elevan en sus manos en cada sacrificio de la misa,

Benditas sus manos consagradas que nos llevan el pan a la boca,
aquel pan necesario, cuerpo y sangre de ese Dios
que elevado en ese altar viene a ellos para ser distribuido a esos pequeños sedientos
que, apenas entendiendo el misterio, se atreven a decir “no soy digno…”.

Señor, fortalece a tus sacerdotes, fortalece su espíritu, sus manos, su determinación,
dales Señor, lo que les pides y pídeles lo que quieras,
pídeles, sobre todo, que salgan, que salgan al encuentro de los tuyos,
que no queden escondidos, que caminen, que caminen hasta el fin,
que caminen hacia la muerte si es necesario,
porque allí mismo, ¡se encontraran con la vida de frente!

Danos Señor, sacerdotes, danos muchos de ellos,
sacerdotes santos, sabios y valientes que lleven tu alimento,
que lo entreguen en buen puerto y que no se cansen,
dales fuerza, dales coraje, dales pasión por tu ministerio,
que sepan de nuevo, que Tú eres el mayor de ellos,
que Tú mismo les enseñaste cómo compartir ese pan.

Que recuerden Señor que, estando encerrados y con miedo,
aquellos de quienes son sucesores, estaban de pie repitiéndose unos a otros “¡Hágase en memoria mía!”.

Recuérdales Padre, que en medio del miedo allí estabas Tú, alimentándolos,
que recuerden, que solo tu alimento sana, que solo Tu renuevas nuestro espíritu,
que se levanten Señor, dignos sacerdotes de negro,
que llevan la dignidad de tu túnica por los siglos de los siglos,

Llámalos como aquel día en que el silencio se quebró en sus entrañas con tu llamada para servirte,
que sepan dar la misma respuesta,
que tu voz se escuche en toda la tierra, que levante Su espíritu ¡hasta tocar el cielo!,
y que fortalezca a aquellos que ya cansados, persisten en entregar ese pan…

Muéstrales desde lo más hondo,
que allí en medio de ellos mora Tu espíritu,
que ha sido fortalecido cuando fueron consagrados a Ti,
para que sean presencia Tuya en medio de Tu pueblo.
Que nos recuerden con su andar, que Tú no nos faltas ¡y no nos faltarás nunca!

Que sepan Señor, que, en los laicos, también vives Tú,
y que estás inflamando esos corazones para recibirte ahora ¡más que nunca!

Que sepan, que Tú caminas con ellos,
que vas delante, detrás y que estas en medio de sus corazones.

Benditos Señor, todos ellos, pecadores o santos sacerdotes,
Tú quisiste tener tu linaje de sacerdotes,
que sean soldados guerreros, aunque en la carne ya estén debilitados,
que no les falte el coraje ¡para entregar la vida! ¡para entregarte a Ti!

Que todos ellos caminen con tus ángeles,
bajo el manto de tu hermosa y valiente madre, la dulcísima María…

¡Amén!

Tags:
coronavirusencasaepidemiaoracionsacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.