Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
martes 24 noviembre |
San Clemente I
home iconEspiritualidad
line break icon

Parálisis mundial: ¿Qué sentido tiene?

PUSTA KLASA

Feliphe Schiaroli/Unsplash | CC0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 24/03/20

A causa del coronavirus todos los planes de la agenda caen de golpe... cada uno debe encontrar el por qué y sobre todo el para qué

La cuarentena que se me impone me ayuda a tomar conciencia de muchas cosas.

La primera es darme cuenta de que mis actos tienen repercusiones. Mi salud no es sólo mía, afecta al resto. Soy responsable. Cuido especialmente a los débiles, a los más vulnerables.

De repente poseo todo el tiempo del mundo. Puedo aburrirme, puedo perder las horas que poseo. Sólo tengo eso, mucho tiempo.

Ya no voy corriendo de un lado para otro. Puedo detenerme. Dejo de mirar mi celular y miro a los otros. Busco en este tiempo de pausa al Dios que se detiene junto a mí, en mi hogar. Eso me da paz.

No camino yo solo. No estoy solo, aunque lo parezca mirando mi vida de reclusión. No puedo salir, me quedo en casa.

Nunca antes me habían prohibido dar un paseo, salir a la calle, ponerme a andar. Nunca antes tenía que tener un motivo para salir, casi que lo tenía que tener para estar en casa.

Cambian las circunstancias. Cambia todo. No entiendo mucho el sentido del sinsentido. Una parálisis a nivel mundial. No es local, todo está globalizado.

La amenaza de la muerte. La angustia por la situación económica personal y de tantos a mi alrededor. El miedo en medio de mi soledad. Cuando la creatividad tiene que ponerse en marcha.

Cuarenta días de desierto hasta la Pascua. Veo la luz en medio del claroscuro de la vida. Es como siempre. Pero ahora de forma acentuada.

Me siento perdido con todo el tiempo del mundo en mis manos. Me da miedo aburrirme, o perder el sentido de la vida. El espacio se reduce. Las paredes me aprisionan.

Quiero salir, huir, escaparme. ¿De mí mismo? Muchas veces sí, es una huida hacia delante. Huyo de mis sombras, de mis propios temores. Huyo de mi propio yo con el que tengo que convivir y compartir la vida.

En medio de la noche de mi vida se me invita a alegrarme y confiar. Porque el Señor está conmigo y me sostiene, me sosiega. Rezo:

«El Señor es mi pastor, nada me falta.Por prados de fresca hierba me apacienta. Hacia las aguas de reposo me conduce, y conforta mi alma; me guía por senderos de justicia, en gracia de su nombre. Aunque pase por valle tenebroso, ningún mal temeré, porque tú vas conmigo; tu vara y tu cayado, ellos me sosiegan».

Quieren que me alegre cuando no veo motivos de alegría. No hay brotes verdes que me hablen de esperanza. Sólo la noche, la soledad, las calles vacías, los colegios sin niños, los locales cerrados.

Nadie caminando por los parques. No hay coches, ni prisas. Y me piden que me alegre porque estoy llamado a ser luz:

«Porque en otro tiempo fuisteis tinieblas; mas ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz; pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad».

No quiero que la tiniebla de la desesperanza me abrume y hunda en la tristeza. No lo quiero. Mi vida es mucho más grande. Es más plena.

Estoy llamado a vivir con alegría este tiempo de oscuridad, de noche, de desvelo. ¿Qué puede hacer mi alma con tantas incertidumbres?


shutterstock_367162847-Jacob_09

Te puede interesar:
Descubre una gran oportunidad que te da esta crisis mundial

La vida es muy larga, me repito, es eterna. Y como desde lo alto de un monte vislumbro un nuevo amanecer. Seguro que seré distinto cuando pase la noche.

Al menos no quiero seguir igual que antes, esa es mi tentación. Quiero que algo haya cambiado. Mis prioridades, mis elecciones, mis gustos, mis deseos.

Quiero que mi corazón sea más grande. Y mi pasión por la vida más poderosa. Quiero vivir de forma más solidaria. Entender que los que importan son los que se quedan conmigo cuando la noche viene y sólo me queda vivir recluido.

Los que permanecen a mi lado cuando se apagan los focos de la fiesta. Los que no me abandonan cuando soy contagioso y puedo complicar la vida a los demás.

Por un momento compruebo que valgo por lo que soy y no tanto por lo que hago, por lo que tengo. Porque no puedo hacer lo que sé hacer y todos los planes de mi agenda caen de golpe abismándome en el vacío.

No hago nada. O mejor, no tengo nada que hacer. Y mi alma se siente incómoda, tan acostumbrada a producir, a gustar, a lograr, a conseguir.

Una soledad recluida, una vida sin esperanza. ¿Cuándo acabará todo esto? ¿Cuándo empezará realmente? No lo sé. No hay fechas. No puedo decidir yo el día.

No tengo el poder de abrir las puertas que dan a la calle. Surge el miedo y la angustia. Sobreviviré en medio de tantas vicisitudes. Una canción del Dúo dinámico, Resistiré, me da esperanza, es un rayo de luz, un grito de alegría:

«Cuando pierda todas las partidas, Cuando duerma con la soledad, Cuando se me cierren las salidas, y la noche no me deje en paz. Cuando sienta miedo del silencio. Cuando cueste mantenerme en pie. Resistiré, erguido frente a todo. Me volveré de hierro para endurecer la piel. Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte. Soy como el junco que se dobla, pero siempre sigue en pie. Resistiré, para seguir viviendo. Soportaré los golpes y jamás me rendiré. Y aunque los sueños se me rompan en pedazos. Resistiré. Cuando el mundo pierda toda magia. Cuando mi enemigo sea yo. Cuando me apuñale la nostalgia. Y no reconozca ni mi voz. Cuando me amenace la locura».

https://www.youtube.com/watch?v=1P08l7iG1Kw

En tiempos de noche, cuando los sueños se rompen, me levantaré para seguir luchando, confiando. En medio de mi soledad miro hacia delante, hacia los lados.

Algo habré aprendido. Al final del túnel hay una luz que da esperanza y alegría. Algo habrá cambiado.

Mi corazón en la Pascua tendrá otros colores, otra luz. Veré con otros ojos, tendré otra mirada y otros sueños. No seré el mismo cuando me levante de mi lecho. No seré el mismo, Dios me habrá cambiado cuando salga. Lo sé, estoy seguro.

Tags:
coronavirusencasasentido
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
HANDSOME,MAN,DRIVING
Philip Kosloski
10 pequeñas oraciones para cuando pasas frent...
LaFamilia.info
Los 7 hábitos de las parejas que funcionan bi...
VIRGIN OF MERCY
Philip Kosloski
Ponte bajo el manto de la Virgen María con es...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.