Aleteia

¿Qué hace el escudo del Athletic de Bilbao en una Iglesia del siglo XIII?

ATHLETIC
Joan-(CC BY 3.0) / Facebook-Lord Foto
Comparte

Una bella historia que hace que muchos vayan a Trujillo para ver esta curiosidad

La Iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo, en la provincia de Cáceres, es una iglesia románica del siglo XIII y tiene una historia marcada por reconstrucciones y reformas. Posiblemente en la misma zona se encontraba la mezquita alhama de Torgiela musulmana que se utilizó hasta el siglo XIII y durante la reconquista cristiana se consagró a Nuestra Señora de la Asunción (1232). Posteriormente fue reconstruida y ampliada en los siglos XV y XVI.

TRUJILLO
Shutterstock | celli

En ninguna de estas reformas y construcciones se plasmó el escudo del Athletic de Bilbao, puesto que el club (aunque tiene una gran historia), aún no existía. Sería en 1972 cuando un cantero de la localidad decidiría dejar constancia de cuál era su equipo favorito.

La Torre de la Iglesia, llamada torre de Julia sufrió los terremotos de Lisboa (Portugal) de 1521 y 1755. Su estructura no aguantaba más y el ayuntamiento decidió demoler parte de la tierra en el siglo XIX. En 1972 comenzarían la reconstrucción de la torre y Antonio “Serván” el Rana finalizaría la obra con un juego de cantero: plasmar el escudo de su equipo favorito en uno de los 52 capiteles.

La historia es muy conocida por la zona, aunque como toda buena historia también tiene misterios, leyendas, bulos y algún que otro invento. Algunos dicen que el cantero lo realizó porque la obra la iba a inaugurar Franco. Otros afirman que se le dijo al cantero que diseñara de forma original los 52 capiteles y como se quedó sin ideas “tiró” de lo primero que tenía a mano: un escudo en el que había trabajado meses antes.

Sea como fuere el pequeño escudo de un equipo de fútbol en una Iglesia del siglo XIII no ha dejado indiferente a nadie. Una historia que rescata la “LIGA” y en la que Antonio Serván “El Rana” muestra lo vivido en esos días en los que fue investigado por el consejo de ministros de Franco y finalmente conoció al ídolo futbolístico que tanto idolatraba.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.