Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

¿Qué tienen en común la cruz de san Antonio y la de san Francisco?

TAU
Comparte

¿Quién inventó realmente la famosa cruz Tau?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La cruz que distingue tanto a san Antonio Abad y a San Francisco de Asís es la famosa Cruz Tau o también llamada Crux Commisa.

Esta cruz  tiene la forma de letra “T”. El nombre de esta letra en griego es Tau, por eso se la conoce con ese nombre. En la numeración griega la letra tau significaba 300. Por eso algunos Padres de la Iglesia interpretaron el número 300 en el Antiguo Testamento como prefiguración de la cruz de Cristo.

Tanto san Antonio, fundador del movimiento eremítico, que vivió en los siglos III y IV y san Francisco de Asís que vivió en el siglo XII, tomaron esta cruz como distintivo para sus órdenes.

Según la Leyenda Aurea, san Antonio llevaba siempre un bastón con la forma de una Tau. Más tarde en el siglo XII la orden de los caballeros del hospital de San Antonio, “los hospitalarios” que se dedicaban a tratar los peregrinos enfermos de lepra, peste o sarna, tomaron como vestimenta, hábitos negros con una cruz TAU en medio. En el Camino de Santiago se encuentran numerosos testimonios que se refieren a esta orden.

TAU

Quizás por eso en esta misma época en la que vivió san Francisco de Asís se pensaba que la Tau te protegía de la peste y la gente lo solía llevar como un amuleto.

Pero para el pobrecito de Asís esta cruz tenía un significado mucho más fuerte. Era su sello, el signo revelador de una convicción espiritual profunda de que sólo en la cruz de Cristo está la salvación de todo hombre.

Entre los manuscritos autógrafos de Francisco generalmente firmaba con la “Tau” un ejemplo lo podemos encontrar en su célebre “Bendición a fray León”, reliquia que se conserva en la Basílica de San Francisco de Asís.

TAU
Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.