Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
viernes 23 abril |
San Jorge
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Miras o ves? ¿Te queda capacidad de concentración?

By Charly Morlock/Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 03/12/19 - actualizado el 03/12/19

Cuántas cosas suceden sin que nos demos cuenta... Estar atento es un don de Dios

Hoy hay tantas personas, adultos, jóvenes y niños, a las que se les diagnostica un déficit de atención. No logran concentrar la atención en lo que están haciendo. No se concentran y no rinden. Viven dispersos saltando de una cosa a la otra sin profundizar.

Esta actitud interior es la que debilita el alma. No ser capaz de concentrarme en lo que hago y en las personas que tengo junto a mí me hace daño.

Estar atento es un don de Dios. Atento a lo que sucede a mi alrededor. Atento a lo que les ocurre a las personas a las que quiero. ¿Soy capaz de observar con atención todo lo que sucede cerca de mí?

young boy looking outside
By Ollyy/Shutterstock

Pienso en tantas cosas que suceden sin que yo me dé cuenta.

Vivo distraído, perdiendo el tiempo, concentrado en cosas que no tienen valor. Pero no miro a Dios, ni miro a las personas. No me preocupo del que sufre.Vivo pensando en mis cosas, en estar yo bien.


MAN IN THE CITY

Te puede interesar:
6 maneras de desconectarse de las distracciones y estar más atento

El Adviento me pone en camino hacia el que me necesita. Todo lo que hago por Él son obras de la luz, no de la noche. No vivo angustiado pensando en la venida de Jesús.

Sé que Él, cuando venga, me va a encontrar dedicado a las cosas de su Padre. Atento a la vida, no centrado en mí y en mis cosas.

WREATH
SHUTTERSTOCK

Quiero vivir despierto a las necesidades que veo a mi alrededor. Es importante mi mirada. No quiero vivir sumido en sueños, dedicado a cosas sin valor.

Quiero estar atento como María. Ella guardaba todas las palabras que escuchaba en su corazón. María me enseña a mirar la vida de la misma manera.




Te puede interesar:
El Papa Francisco pide que las familias «vean menos TV y hablen más» en la mesa

Hay una diferencia notable entre ver y mirar. Veo cosas que suceden, pero pasan y desaparecen o yo sigo de largo. Cuando miro retengo, miro con toda el alma. Miro con el corazón.

Miro involucrándome con la persona a la que miro. Miro el alma a través del cuerpo. Miro la vida de la persona en su globalidad y me comprometo. Así mira María. Así mira Jesús. Así quiero mirar yo, reteniendo todo en mi alma y meditándolo en mi corazón.




Te puede interesar:
¿Qué misterio esconden los ojos de la Virgen de Guadalupe?

Mirar así es lo que salva a las personas. Muchos simplemente ven. Son pocos los que miran de verdad. Me gustaría ser de los que miran y guardan para siempre en el alma.

Tags:
atenciónconcentración
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
2
Juan Daniel Escobar Soriano
¿Por qué un católico no puede pertenecer a la masonería?
3
SPANISH FLU
Bret Thoman, OFS
Lo que Padre Pío vio en la Gripe Española de 1918
4
Claudio de Castro
Un alma desde el Purgatorio clama: “¡Ayúdame!”
5
Salvador Aragonés
La gran preocupación del Papa (y de la que no hablan los medios)
6
PADRE PIO
Philip Kosloski
Cuando Padre Pío rezaba por alguien, decía esta poderosa oración
7
couple
Anna Gebalska-Berekets
La receta «irresistible» del Padre Pío para un matrimonio feliz
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.