Aleteia

El padre Pedro, un polaco que llega en barca a los indígenas de la Amazonía

Brazil Missionary
Aid to the Church in Need
Comparte

Este sacerdote atiende 35 comunidades que viven en plena selva bajo dos importantes amenazas

El polaco Piotr Szewior se convirtió en Brasil en «el padre Pedro». Habla portugués y su trabajo como sacerdote consiste en atender una parroquia de la ciudad de Tefé, situada en medio de la selva amazónica, al oeste del país.

Pero además de estas personas, el padre Pedro se encarga de 35 comunidades indígenas que viven en el área de Tefé. Por las condiciones geográficas de la zona, se tarda 3 meses en recorrerlas.

Son comunidades que viven conservando sus costumbres y su cultura, pero al mismo tiempo han descubierto la fe católica y la transmiten en sus familias.

Este sacerdote, el padre Pedro, es quien les lleva la palabra de Dios y quien les administra los sacramentos. Cuando llega a cada comunidad, es una fiesta: bautiza a los bebés, une en matrimonio a los novios, administra la Unción de los Enfermos a los que lo necesitan… La Eucaristía llega así a cada poblado.

Es dura la vida de estos indígenas es dura de por sí,  pero además, como el Papa Francisco señala, son sometidos por la injusticia de grandes propietarios que están abusando de los recursos naturales de la Amazonia.

Las comunidades indígenas están indefensas ante el avance de los que destrozan la selva y a eso se añade otro peligro: el de perder la verdadera fe porque se les acercan predicadores pentecostales «que prometen una vida mejor y más fácil», explica.

Para mantener viva la llama de la fe, es preciso viajar por el río. De ahí que sea fundamental que el padre pueda ahora viajar en una barca que le llegó gracias a Ayuda a la Iglesia Necesitada, también conocida como Ayuda a la Iglesia que Sufre (internacionalmente ACN).

La barca con la que puede ahora viajar el padre Pedro es un Regalo de Fe, un donativo que personas de todo el mundo hacen como forma de colaborar con la labor de la Iglesia hasta en los rincones más escondidos de los cinco continentes.

Esta Navidad, el Regalo de Fe que cada uno pueda hacer, servirá para que Dios esté en el corazón de muchos y en  el de sus familias. ¿Existe un regalo mayor que la fe?

Puedes hacer tu “Regalo de fe” en esta Navidad ofreciendo tu donativo a ACN: 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.