Aleteia

Oración para rezar antes de unas elecciones

© Shutterstock
Comparte

«Que gobernantes y políticos promuevan siempre el bien común y la justicia para todos…»

Oramos a Dios,
en primer lugar, para que gobernantes y políticos
promuevan siempre el bien común y la justicia para todos,
y no se dejen llevar por el interés particular o partidario;
esto es que promuevan
“el conjunto de aquellas condiciones de la vida social
que permiten a los grupos y a cada uno de sus miembros
conseguir más plena y fácilmente su propia perfección”;
para que sean defensores del matrimonio natural
como comunidad de vida y amor conyugal,
lugar natural del nacimiento de nuevas vidas,
y de la familia, fundamentada en el matrimonio natural,
célula básica de la sociedad;
y para que respeten y garanticen el derecho originario y prioritario
que asiste a los padres para educar a sus hijos según sus convicciones más profundas.

Rezamos para que nuestros gobernantes y políticos
protejan siempre el don más precioso que tenemos sobre la tierra
que es la vida humana en todas sus fases,
cuya dignidad y valor deben ser reconocidos y escrupulosamente garantizados,
y para que fomenten el cuidado de la naturaleza, don de Dios para el hombre.

Pedimos a Dios, Padre de todos los hombres,
para que quienes rigen los destinos de nuestro pueblo
sean artífices de la paz, la convivencia, la concordia
y el progreso de todos los españoles [bolivianos, chilenos,…, cada uno en su país, n.d.e.]
así como de la acogida e integración
de los que por diversas razones viven entre nosotros
procedentes de otros pueblos en busca de una vida mejor y más segura.

Rogamos a Dios
para que nuestros gobernantes y políticos
garanticen y defiendan la libertad religiosa individual
y de las Iglesias y confesiones religiosas,
que permita a las personas poder ejercitar y vivir su fe
en privado y en público sin coacción y menosprecio
y a la Iglesia católica poder ejercer su misión
de anunciar el Evangelio y servir a Dios
dando a conocer a todos al Señor y Dios de la historia
que da la salvación y la vida,
que transforma los corazones haciendo mejores ciudadanos
defensores y constructores de una humanidad más fraterna.

Elevamos nuestra plegaria a Dios
para que nuestros gobernantes y políticos
tengan un especial cuidado con los que sufren por cualquier circunstancia.

Reconocemos sinceramente el valor del trabajo
y la dedicación de los políticos y de nuestros gobernantes,
necesarios e imprescindibles para nuestra sociedad.
Por ello suplicamos a Dios
para que pongan todo su empeño en cuidar los destinos de las personas,
de las familias, los grupos y toda la nación
sobre los que están llamados a ejercer su autoridad
al servicio de una sociedad verdaderamente democrática y libre.

 

Oración propuesta por los obispos de la provincia eclesiástica valentina ante las elecciones que se celebran en España el 10 de noviembre

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.